Arroz marinero con crema de espinacas

El arroz con crema de espinacas y frutos del mar no solo es un plato ligero y nutritivo, sino que también destaca por su delicioso sabor.

El arroz marinero con crema de espinacas es un plato muy sencillo de preparar y que, además, puede disfrutarse como almuerzo o como cena. Por lo general, se trata de un plato con un aspecto un tanto más embellecido que otras preparaciones que componen nuestro menú semanal. Por eso se tiende a servir con mayor frecuencia en ocasiones especiales que a diario.

La siguiente receta de arroz marinero con crema de espinacas reúne el buen sabor de los frutos del mar con el de ciertos vegetales, como vienen a ser en este caso las espinacas y la cebolla (o, si lo preferimos, chalotas). Y para ello, no será necesario recurrir a el típico salteado de espinacas con ajo.

Arroz marinero con crema de espinacas

Los frutos de mar indicados en esta receta pueden sustituirse por otros, según nuestras preferencias. No hace falta proceder al pie de la letra en este aspecto.

Sin embargo, en caso de que introduzcamos algunas variantes, o que deseemos añadir más frutos de mar, tenemos que tener siempre en cuenta el tiempo de cocción de cada uno de ellos. Tampoco podemos obviar la forma de sazonarlos para conseguir una buena comida.

Ingredientes

 

  • 1 guindilla verde
  • Aceite de oliva virgen
  • 2 chalotas
  • 1 cucharadita de jengibre molido (5 g)
  • ¼ vaso de vino blanco (50 ml)
  • 2 ½ tazas de espinacas frescas (100 g)
  • ¼ vaso de leche (50 ml)
  • 3 cucharadas de crème fraîche o crema fresca (45 ml)
  • 2 tazas blanco de arroz de grano redondo (300 g)
  • Frutos de mar: 8 langostinos, 1 calamar, 1 cola de rape…
  • Condimentos: pimiento picante, sal, pimienta negra
  • Agua (cantidad necesaria)

¿Lo sabías? 13 razones para usar jengibre a diario

Preparación

  1. Primeramente, lavamos y limpiamos los frutos de mar. Cabe destacar que el calamar debe quedar picado en trozos pequeños mientras que la cola de rape puede quedar en trozos de tamaño mediano.
  2. Una vez tengamos pelados los langostinos, colocamos las cabezas y las cáscaras a hervir en una olla con agua y sal. Dejamos que se cuezan durante 25 o 30 minutos y luego procedemos a colar el caldo resultante. Reservamos.
  3. Aparte, pelamos y picamos las chalotas en rodajas de un grosor inferior a 2 centímetros (aproximadamente).
  4. Colocamos al fuego una paella o una cazuela, con un poco de aceite de oliva y, una vez esté bien caliente, procedemos a pochar las chalotas.
  5. Una vez se hayan pochado las chalotas, añadimos la guindilla, los trozos de calamar y el vino blanco. Cuando el vino esté a punto de secarse completamente, añadimos el arroz y lo tostamos un poco antes de añadir el caldo de los langostinos.
  6. Dejamos que la paella llegue a su punto de ebullición y a continuación, bajamos un poco el fuego y dejamos cocer todo durante 10 o 12 minutos. Luego, espolvoreamos el jengibre por encima y removemos para integrarlo al resto de los ingredientes.
  7. Lavamos las espinacas, las cortamos por la mitad y las cocemos en una olla con la cantidad de agua justa para cubrirlas (no más, porque obtendríamos un caldo demasiado aguado).
  8. Una vez estén listas las espinacas, las trituramos con la batidora en su propio caldo junto con la leche y la crema fresca. Batimos hasta conseguir que cuaje y se convierta en una crema ligera. Añadimos una pizca de sal.
  9. Vertemos la crema de espinacas en la paella junto con los trozos de rape. Mezclamos bien con ayuda de una cuchara de madera y dejamos cocer un poco más (sin dejar que el grano se llegue a pasar).
  10. Aparte, en una sartén engrasada con apenas un poquito de aceite de oliva, cocinamos los langostinos a la plancha.
  11. Servimos el arroz y añadimos por encima los langostinos y, si lo deseamos, una pizca de pimiento picante.

Descubre: ¿Qué crema de verduras es la más saludable?

Variantes y recomendaciones

Como habremos podido notar, el arroz marinero con crema de espinacas viene a tomar cierta inspiración tanto de la paella española tradicional como del arroz a la marinera venezolano. En sus versiones más gourmet se le suele preparar con condimentos y salsas japonesas, con lo cual, el platillo queda con una sazón mucho más exótica (y también más salada).

Para acortar el tiempo de preparación del plato, muchas personas optan por preparar su arroz marinero con arroz verde en lugar de preparar el arroz por una parte y la crema de espinacas por otro. Y lo cierto es que de esta forma también se obtiene una comida muy gustosa, pero también vendrá a ser un platillo más seco. Así, si optamos por esta alternativa, conviene añadir ciertos ingredientes jugosos, como por ejemplo, algunos tomates cherry o bien, una salsa para pescado (según nuestra preferencia).