Arteterapia en piedras: nueva técnica para aliviar el estrés

Valeria Sabater · 5 septiembre, 2016
Para obtener mejores resultados a la hora de llevar a cabo la terapia de pintar piedras es conveniente que busquemos aquellas de superficie lisa. Los cantos rodados son una opción perfecta

Es muy posible que te haya sorprendido… ¿Qué es eso de pintar piedras?

En nuestro espacio, ya te hemos hablado en numerosas ocasiones sobre los beneficios de colorear para combatir el estrés.

Pintar mandalas, dibujar o escribir son ejercicios catárticos, creativos y relajantes que siempre nos hacen sentir bien: que liberan la mente.

Nos entretenemos, ejercitamos la imaginación, la flexibilidad mental, centramos la atención y, casi sin saber cómo, los problemas se relativizan.

Ahora bien, en este caso vamos a ir un poco más allá. Si en algún momento has escuchado eso de que “menos da una piedra”, ahora lo verás de otro modo. Porque una piedra puede dar mucho de sí.

Pintar piedras puede ser todo un universo de posibilidades, de bellezas y de fabulosos momentos compartidos contigo mismo y con tus capacidades artísticas.

A continuación, te proponemos descubrir este divertido entretenimiento, esta nueva terapia antiestrés.

Pintar piedras: un arte que te beneficiará

Muchas personas pintan piedras mientras meditan, mientras llevan a cabo un profundo acto de relajación mediante el que conectar con uno mismo.

Al igual que nos hemos habituado a colorear mandalas para sumergirnos en esos mundos circulares, ahora, utilizaremos otra superficie. Las piedras.

Toma nota de qué necesitas para llevar a cabo este arte y qué fabulosas sugerencias tienes a tu alcance.

Materiales que necesitas

piedras-cortesía

En primer lugar, debemos tener en cuenta que no nos valen todas las piedras. Necesitamos, además, un tipo de pintura muy especial y materiales adecuados para que el resultado sea el esperado.

Toma nota de lo que necesitas y no te preocupes: el material es más barato de lo que crees.

Descubre también 20 ideas creativas para organizar tus zapatos

No todas las piedras valen

  • Los expertos en este arte suelen utilizar las típicas piedras de río o como se dice comúnmente, “los cantos rodados”.
  • Como ya sabemos, la erosión del agua nos regala rocas de superficie plana ideales para llevar a cabo nuestras creaciones.

Pinturas

  • En lo que se refiere a las pinturas, puedes utilizar las acrílicas para superficies porosas.
  • Asimismo, es importante que busques rotuladores acrílicos opacos. Los normales que utilizan los niños en el colegio no nos sirven, porque no cubren ni tampoco duran.
  • Sin embargo, los que son opacos logran un acabado perfecto en las piedras y nos sirven para dibujar. Elige aquellos que tengan punta fina, de unos 0,7 mm.

Barniz

Para que el acabado sea perfecto necesitas un barniz especial. Busca en tu tienda de bricolaje el barniz vitrificador ultrabrillante. Los colores lucirán de forma llamativa, el brillo será precioso y, además, tu creación durará mucho más.

Pinceles

Utiliza un pincel plano. Te permitirá una mejor movilidad y facilidad para crear.

Qué tipo de creaciones puedo hacer con las piedras

Como-pintar-piedras-mandala

Mandalas

Puedes crear aquello que te dicte tu imaginación. Lo más común es hacer mandalas, en especial, porque resultan muy relajantes. Como ya sabes, este tipo de creaciones artísticas basadas en círculos nos aportan múltiples beneficios:

  • Nos ayudan a concentrarnos.
  • Expanden nuestra conciencia.
  • Nos conectan con nosotros mismos.
  • Relativizamos tensiones y problemas cotidianos.
  • Nos permiten desarrollar  la autoaceptación.
  • Nos hacen sentir bien.

Para pintar mandalas, solo tienes que seguir las clásicas secuencias circulares. Empieza con un círculo central y, luego, “expándete”.

Te recomendamos leer también los beneficios que tiene para los niños pintar mandalas

Pintar animales en piedras

piedras-pintadas-gatos

Queda claro que lo que pintemos en nuestras piedras dependerá, sin duda, de nuestra maña y nuestra experiencia artística.

  • No obstante, a veces se empiezan las cosas de casualidad y al cabo de un tiempo, descubres que eres todo un artista en el tema.
  • Si te atreves a pintar animales, recuerda empezar creando antes una base en la piedra. Píntala de un color para después, crear los matices que den forma al animal en cuestión.

El secreto está en aprovechar las líneas de la propia piedra.

Figuras divertidas

piedras_pintadas_

Tienes mil opciones, mil posibilidades. El único límite lo pone tu imaginación y el tamaño de la propia roca.

  • No obstante, ten en cuenta que hay un color que nunca falla a la hora de pintar en piedra: el blanco.
  • A veces, basta con dibujar un sol, una flor, un corazón o una flecha y ya tienes una creación magnífica y original.
  • Además, recuerda que es una tarea sensacional que puedes compartir con tus hijos. Además, si el resultado es bueno, conseguirás un obsequio enternecedor que puedes regalar a tus amigos o familiares.

Como puedes ver, la terapia de pintar piedras es tan sencilla como divertida (además de económica). Si sumas el coste total de las pinturas, los pinceles y el barniz no llegarás ni a los 20 euros.

Descubre también cómo crear tu propio organizador de pendientes

Sin embargo, todo lo que te puede aportar lo compensa. Sin que te des cuenta, esta afición puede convertirse en una “adicción”.