Articulación del tobillo

La articulación del tobillo contiene otras articulaciones, además de una compleja red de ligamentos, tendones y músculos. Se trata de una verdadera obra de ingeniería.

La articulación del tobillo es el punto en donde se unen el pie y la pierna. Su principal función es la de garantizar una adecuada transmisión de fuerzas hacia el pie, tanto en posición vertical como durante la locomoción.

El pie es el punto más distal de las extremidades inferiores. Conforma la base que sustenta el aparato locomotor. Posee una biomecánica muy especial. Gracias a ella pasa de ser una estructura rígida a flexible, o viceversa, en función de las características del terreno.

La articulación del tobillo es una parte fundamental en ese engranaje. Se dice que es una de las más congruentes del organismo. Esto quiere decir que opera de forma muy exacta. Si su morfología es la correcta, contribuye decisivamente a mantener la bóveda de la planta del pie, a realizar los movimientos de extensión y flexión y a la estabilidad corporal.

Características de la articulación del tobillo

Características de la articulación del tobillo

La articulación del tobillo se compone de dos grandes partes. La primera es una pieza superior, compuesta por la tibia y el peroné. Es un bloque que tiene un agujero en la parte inferior, en forma de cilindro. La segunda es la pieza inferior, la cual está compuesta solamente por el astrágalo, que soporta el segmento cilíndrico.

Hay que aclarar que la articulación del tobillo está compuesta por dos articulaciones que son independientes entre sí. Una es la articulación tibioperonea inferior y la otra, la tibioperoneoastragalina. Sus características son las siguientes:

  • Articulación tibioperonea inferior. Permite que entren en contacto la zona inferior de la tibia y el peroné. Así mismo, hace posible que estos dos huesos se separen durante los movimientos de extensión y flexión del pie. De igual manera, facilita el movimiento de rotación del peroné.
  • Articulación tibioperoneoastragalina. Es la articulación más importante del tobillo. Conecta los segmentos inferiores de la tibia y el peroné con el astrágalo. Como pone en contacto tres huesos, se dice que es una articulación troclear. Esta articulación se constituye por una “mortaja” que forman la tibia y el peroné. En dicha “mortaja” penetra el astrágalo.

Hay otra articulación de menor relevancia que se denomina articulación subastragalina. Esta, a su vez, está formada por dos articulaciones de menor magnitud: las astragalocalcaneas anterior y posterior.

Los ligamentos

Los ligamentos

La articulación del tobillo está altamente coaptada, es decir, todos sus componentes están muy unidos. Aunque sean independientes, logran funcionar como si fueran una sola estructura gracias a la mortaja tibioperoneoastragalina y a la red de ligamentos que la envuelven.

En la articulación del tobillo se encuentran dos sistemas de ligamentos. El primero está compuesto por los ligamentos laterales externo e interno. El segundo, por los ligamentos anterior y posterior. Estos últimos son complementarios. Los principales ligamentos de estos dos grupos son:

  • Ligamento lateral interno. También se le llama “ligamento deltoideo”. Está en la zona interna del tobillo. Une al astrágalo y al calcáneo con la tibia.
  • Ligamento lateral externo. Une al astrágalo y al calcáneo con el peroné. Tiene tres secciones o “fascículos”. Se localiza en la zona lateral de la articulación del tobillo.
  • Ligamentos de la sindesmosis. Mantienen la unión entre la tibia y el peroné en la parte extrema de ambos huesos. Son dos: el anterior y el posterior. Permiten mantener un cierre adecuado sobre la mortaja.

Otros ligamentos importantes son el peroneoastragalino, anterior y posterior, y el calcáneoperoneo.

Movimientos del tobillo

Movimientos del tobillo

La articulación del tobillo permite la realización de seis diferentes tipos de movimientos. Estos son:

  • Flexión dorsal. Es el movimiento que permite doblar los dedos hacia la tibia, reduciendo el ángulo entre ambos. También se le llama dorsoflexión.
  • Flexión plantar. Es el movimiento opuesto al anterior. Aumenta el ángulo entre la parte superior del pie y la tibia. Es el que se realiza cuando se suben escaleras. También se llama plantarflexión.
  • Aducción. Es el movimiento de la suela del pie hacia afuera.
  • Abducción. El movimiento de la zona anterior del pie hacia fuera.
  • Pronación. Movimiento de la suela del pie hacia afuera.
  • Supinación. Es el movimiento de la suela del pie hacia adentro.

La mayor parte de los movimientos en la articulación del tobillo se presentan cuando hay apoyo total, durante la marcha. La amplitud del movimiento varía entre un individuo y otro. Depende de la configuración ósea, la flexibilidad de los músculos y la estabilidad de los ligamentos.

  • Sous Sánchez, J. O., Navarro Navarro, R., Navarro García, R., Brito Ojeda, E., & Ruiz Caballero, J. A. (2011). Bases anatómicas del tobillo. Canarias Médica Y Quirúrgica.
  • Angulo, A. T., & Álvarez, A. (2009). Biomecánica de la extremidad inferior. Exploración de la articulación del tobillo. Reduca (Enfermería, Fisioterapia y Podología.
  • Guillodo, Y. (2012). El tobillo del deportista. EMC - Tratado de Medicina. https://doi.org/10.1016/S1636-5410(12)63418-7