Suplementos para conservar las articulaciones

Hector Siller · 4 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 4 enero, 2019
La buena salud articular es fundamental para nuestro bienestar. En este artículo te mostramos algunos sumplementos para conservar las articulaciones.

Las articulaciones permiten el movimiento hacia diferentes ángulos. Además, proporcionan soporte mecánico a la estructura ósea. Conservar las articulaciones en buen estado, es importante para gozar de una buena salud en general.

En el cuerpo humano hay 205 huesos que se encuentran conectados con, por lo menos, otro hueso. Esta conexión se realiza a través de las articulaciones. Ellas permiten que el movimiento fisiológico sea suave y fluido. Según su ubicación dentro del cuerpo humano proporcionan estabilidad y movimiento.

Antes de hablar de suplementos para conservar las articulaciones es imprescindible, primero, entender la importancia que tienen en el cuerpo humano. Sin ellas no se tendría movimiento alguno. Esto haría al cuerpo humano físicamente inflexible.

¿Cómo funcionan las articulaciones?

Su funcionamiento depende del nivel de movimiento que realice. A continuación te mostramos las tres categorías bajo las cuales se clasifican:

De reducida o nula movilidad

Conservar las articulaciones para gozar de buena salud

Las articulaciones con nula movilidad cuentan con mayor estabilidad. Permiten unir fuertemente los huesos entre sí, por ello su movimiento es nulo o casi nulo.

Por ejemplo, las ubicadas en el cráneo se unen en un tejido fibroso que impide el movimiento de los huesos adyacentes. De esta forma protegen al cerebro.

Visita este artículo: Tratamiento para fortalecer los huesos y las articulaciones

De movimiento reducido

El tejido conectivo fibroso permite la unión con los huesos, en este caso, con un movimiento muy reducido. Este tiene como función principal soportar el peso del cuerpo. Con esto proporciona apoyo y estabilidad al mismo.

  • Por ejemplo, la tibia y el peroné son huesos con limitado espacio entre sí que proporcionan estabilidad cuando el cuerpo está de pie.
  • Las articulaciones de la columna vertebral permiten movimientos reducidos. Cuando funcionan en conjunto, dan la flexibilidad necesaria para que el cuerpo pueda adquirir diferentes posturas.

Con amplios rangos de movimiento

Hormigueo en las articulaciones

Estas articulaciones no unen entre sí a los huesos de manera directa. Existe un líquido lubricante que encierra la superficie articular y que permite a la movilidad.

Las articulaciones con amplios rangos de movimiento son menos estables. La mayoría de ellas se ubican en el esqueleto que conforma las extremidades del cuerpo (brazos, piernas, manos y pies) o esqueleto apendicular. Su función hace posible el actuar muscular sobre los huesos.

Los ligamentos

Los ligamentos son estructuras formadas de tejido fibroso que cumplen con la función de unir y estabilizar los huesos en las articulaciones. Interconectan huesos adyacentes en una articulación. Así, permiten y facilitan el movimiento que delimitan las direcciones anatómicas naturales. A su vez, restringen los anormales, impidiendo lesiones.

Los cartílagos

Los cartílagos del cuerpo

El cartílago proporciona el movimiento entre los huesos. Actúa como un amortiguador que evita el contacto de algún hueso con otro. A los cartílagos los envuelve la cápsula articular, la cual se refuerza con los ligamentos. Estos (el cartílago y los ligamentos) trabajan en conjunto para unir los huesos en las articulaciones.

Conservar las articulaciones del desgaste

Las actividades que producen un alto impacto articular provocan el trabajo constante de este sistema. Por consiguiente, producen desgaste de los cartílagos y ligamentos.

El cartílago es quien sufre de mayor desgaste. Este se degrada, haciéndose cada vez más fino, lo que provoca un molesto dolor causado por el rozamiento de los huesos. Puede, inclusive, llegar a incapacitar la flexibilidad de la articulación.

No se tiene por qué esperar a que el dolor aparezca para conservar las articulaciones. Es necesario tomar conciencia de la importancia de la salud articular y cómo esta repercute en la vida cotidiana.

El desgaste tiene prevención y mejora cuando le anteceden hábitos saludables de vida. Controlar el peso, realizar ejercicio y seguir una dieta equilibrada son, sin duda, consejos de gran ayuda. No obstante, si en realidad se quiere recuperar la estructura articular, debemos alimentarla.

Lee también: Colágeno, la proteína de la salud para tus articulaciones

Suplementos para conservar las articulaciones

Glucosamina

Glucosamina para conservar las articulaciones

Uno de los mejores suplementos que existen para conservar las articulaciones es la glucosamina. Nuestro cuerpo ya produce este componente natural, que se encuentra alrededor de las articulaciones dando soporte al cartílago.

A medida que se envejece, los niveles de glucosamina decaen y producen una rotura gradual en la articulación. Por este motivo es importante ingerirla.

Se puede obtener de los crustáceos, como los cangrejos o langostas. También es posible obtenerla a partir de suplementos alimenticios que se venden en tiendas naturistas.

Condroitina

El sulfato de condroitina se compone de una cadena de azúcares alternos que ayudan en la construcción y reparación del cartílago. La condroitina generalmente se extrae del cartílago animal.

MSM

El MSM, o metil sulfonil metano es una fuente natural de azufre con importantes propiedades que fortalecen y mantienen el tejido articular.

Es importante que si tienes alguna dolencia en las articulaciones, visites a tu doctor antes de comenzar a tomar suplementos. La buena salud articular es fundamental para nuestro bienestar general y poder disfrutar de una mayor calidad de vida.

  • Agut Fuster, M. À., Fornés, M. J. A., Rodríguez, À. F., Martínez, M. J. R., Biosca, J. D. C., & Martínez, J. M. V. (2007). Calcificación de cartílagos auriculares en la insuficiencia suprarrenal. Acta Otorrinolaringologica Espanola. https://doi.org/10.1016/S0001-6519(07)74904-X
  • Anderson, J. W., Nicolosi, R. J., & Borzelleca, J. F. (2005). Glucosamine effects in humans: A review of effects on glucose metabolism, side effects, safety considerations and efficacy. Food and Chemical Toxicology. https://doi.org/10.1016/j.fct.2004.11.006
  • Barclay, T. S., Tsourounis, C., & McCart, G. M. (1998). Glucosamine. Annals of Pharmacotherapy. https://doi.org/10.1345/aph.17235
  • Bernab, A., Navarro, A., & Jos, F. (2010). Tejido Cartilaginoso. Concepto y Generalidades. Células Del Tejido Cartilaginoso: Condroblastos y Condrocitos. Matriz Cartilaginosa. Tipos de Cartílago: Hialino, Elástico y Fibroso. Articulaciones: Estructura Histologica. https://doi.org/10.1182/blood-2004-09-3641
  • Cilveti Gubía, S., & Idoate García, V. (2001). Posturas Forzadas. Ministerio de Sanidad y Consumo.
  • Frank, C. B. (2004). Ligament structure, physiology and function. Journal of Musculoskeletal Neuronal Interactions. https://doi.org/10.1097/01.jsa.0000173231.38405.ad
  • Golanó, P., Vega, J., de Leeuw, P. A. J., Malagelada, F., Manzanares, M. C., Götzens, V., & van Dijk, C. N. (2016). Anatomy of the ankle ligaments: a pictorial essay. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy. https://doi.org/10.1007/s00167-016-4059-4
  • Towheed, T., Maxwell, L., Anastassiades, T. P., Shea, B., Houpt, J. B., Welch, V., … Wells, G. A. (2009). Glucosamine therapy for treating osteoarthritis. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD002946.pub2
  • Santos, C. V. (2009). Sulfato De Condroitina. Monografia.