11 artículos que deben estar en tu botiquín de primeros auxilios

A pesar de que no es bueno automedicarse, es conveniente que siempre tengamos algunos productos y fármacos básicos en nuestro botiquín de primeros auxilios

En ocasiones no hay tiempo para acudir al médico de cabecera. ¿Cuántas veces has tenido gripe y tu doctor no estaba disponible hasta la semana siguiente? ¿Cuántas te has cortado cocinando y has tenido que taponar la herida en el mismo momento?

Por situaciones como estas, debes tener un botiquín de primeros auxilios completo.

Los problemas de salud que necesitarás tratar en casa en un primer momento serán, sobre todo, catarros, trastornos digestivos, accidentes con cuchillos, quemaduras, dolores articulares y jaquecas.

Así, para  atajar estas complicaciones te sugerimos los siguientes artículos.

Anota los elementos básicos en cualquier botiquín de primeros auxilios

1. Antiséptico

Es imprescindible tener un desinfectante en caso de que te cortes, ya que es muy peligroso tener heridas abiertas en contacto con cualquier posible fuente de bacterias.

Estas pueden empeorar la llaga hasta puntos de máxima gravedad, por lo que es fundamental contar con este material.

antiséptico

2. Tiritas

Una vez que hayamos aplicado el antiséptico, lo ideas es tapar la zona. Para ello es conveniente contar con diferentes tamaños y modelos para las distintas partes del cuerpo.

Hoy en día hay disponibles tiritas para los dedos de los pies, de las manos, nariz…

3. Gasas

Son útiles en el caso de que la herida sea grande, pero también resulta conveniente tenerlas en tu botiquín de primeros auxilios para poner el antiséptico sobre la misma. Al venir herméticamente cerradas, nos aseguramos de que están libres de gérmenes.

4. Esparadrapo

Es una herramienta a la que recurriremos cuando empleamos gasas para tapar las magulladuras y adherirlas a la piel, así como para cerrar de manera segura los vendajes.

5. Vendaje

Este está indicado para las lesiones de mayor envergadura, en especial para las que tienen que ver con los huesos.

Inmovilizar los miembros lastimados puede evitar que un esguince o una rotura se compliquen más de la cuenta. Incluso, es apropiado para fabricar un primer cabestrillo, que nos aliviará el dolor en el trayecto a urgencias.

primeros-auxilios

6. Tijeras y pinzas

No estamos hablando de cualquier tijera, sino que deberíamos optar por las de uso médico, ya que vienen preparadas para este fin. Lo mismo sucede con las pinzas.

Para la conservación de ambos utensilios, reservaremos un espacio especialmente limpio, aunque antes de guardarlas las hayamos desinfectado.

7. Termómetro digital

Los médicos recomiendan esta tipología por encima de los tradicionales de mercurio por su toxicidad.

Además, se trata de un instrumento muy cómodo que además, de decirnos de un modo exacto cuál es nuestra temperatura corporal, nos avisa de cuándo ha terminado de tomar la medida.

También presenta la ventaja de que existen clases diferentes para colocarlos en la frente o en el oído, lo cual se agradece mucho cuando se trata de niños o de adultos que se encuentran muy débiles.

8. Los analgésicos antifebriles no pueden faltar en un tu botiquín de primeros auxilios

Como sabemos, los procesos gripales u otros virus no se curan. Sin embargo, lo que sí está en nuestro poder es calmar los síntomas.

De entre todos ellos, los más molestos son la fiebre y los dolores articulares. Así, podremos reducir y controlar dichas incomodidades con medicamentos como el paracetamol.

9. Antiinflamatorios

Con frecuencia padecemos dolores de cervicales, cuello, garganta… para lo cual precisamos de la ayuda de un antiinflamatorio ya que, a diferencia de los analgésicos anteriores, este actúa sobre la causa específica.

Con ello, acortamos la duración de los mismos.

No obstante, si tenemos estos padecimientos con mucha asiduidad, lo más recomendable es ir al médico de cabecera para que nos haga una revisión completa y nos indique cuáles son los pasos que debemos dar para mejorar.

antiinflamatorios

10. Antieméticos para las náuseas y vómitos

No podemos olvidar añadir los antieméticos en nuestro botiquín de primeros auxilios.

Los vómitos suelen aparecer de forma repentina y, si no los detenemos, derivarán en una deshidratación e incluso en la formación de contracturas musculares en la zona del abdomen.

11. Antiácidos

A medida que vamos cumpliendo años se hace más difícil digerir determinados alimentos y preparaciones. En consecuencia, aparece cierta pesadez de estómago, junto con reflujos ácidos, que constituyen un obstáculo para trabajar o simplemente para conciliar el sueño.

Gracias a estos elementos tendrás un botiquín de primeros auxilios ideal y estarás preparado para cualquier contingencia.

¿Se te ocurre algún otro?

Te puede gustar