Artroscopia de rodilla: ¿cuáles son sus beneficios?

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
29 marzo, 2019
Gracias a la artroscopia de rodilla, el médico cirujano es capaz de ver la articulación en su totalidad mientras opera.

La artroscopia de rodilla es un procedimiento quirúrgico utilizado en traumatología y cirugía ortopédica. Con esta técnica se facilita el diagnóstico y se tratan muchos problemas y enfermedades localizadas en el interior de la articulación.

En España se utiliza habitualmente desde los años setenta. Por esta razón, a pesar de realizarse ya desde hace años, aún está considerada como una técnica nueva en continuo avance y expansión.

Hay que tener en cuenta que, a pesar de ser un método mucho menos invasivo que otros, la artroscopia de rodilla es un procedimiento quirúrgico. Por este motivo, solo deben llevarlo a cabo cirujanos especialistas en traumatología y cirugía.

La imagen que ofrece se recoge gracias a una cámara y solo es necesaria una mínima incisión que apenas deja cicatriz. Se trata de un método poco invasivo que permite reducir los tiempos de ingreso hospitalario. En la mayoría de los casos, los pacientes reciben el alta el mismo día, facilitando la recuperación.

Indicaciones de la artroscopia de rodilla

Mujer con dolor de rodilla
Esta técnica permite visualizar el interior de la rodilla de una forma mínimamente invasiva.

Son varios los problemas o lesiones en los que se utiliza esta técnica tan útil. Las enfermedades de diverso tipo y los traumatismos pueden dañar diferentes partes de la articulación como:

  • Hueso
  • Cartílago
  • Ligamentos
  • Meniscos
  • Tendones
  • Músculos

Quizás te interese leer: Endoscopia: ¿para qué sirve y cómo funciona?

Lesión ligamentosa

La lesión de ligamento cruzado es una de las lesiones que precisan artroscopia de rodilla para obtener un diagnóstico preciso. La lesión se puede dar tanto en el ligamento anterior como en el posterior.

El ligamento cruzado anterior es el ligamento aislado con una función de estabilidad importante. Su denominación se debe a que cruza con otro ligamento llamado ligamento cruzado posterior, que tiene una dirección antero-posterior y medio lateral.

Esta lesión es el problema intraarticular más frecuente y suele producirse por una torsión lateral de la pierna. Además, si se asocia a la rotura de menisco interno y de ligamento lateral interno, se denomina tríada. Es muy frecuente en futbolistas.

En una persona joven, medianamente activa, con molestias y sensación de fallo, hay que reconstruir el ligamento. Esto se debe a que a medio plazo suele provocar una degeneración precoz de la articulación y predispone a lesión de los meniscos.

Lesión meniscal

Mujer con dolor de rodilla
Las lesiones en el menisco suelen ser una de las indicaciones principales para emplear esta técnica, tanto en su diagnóstico como en su reparación.

El menisco es un fibrocartílago que tiene funciones importantes dentro de la rodilla como:

  • Amortiguación
  • Protección del cartílago
  • Mejorar el funcionamiento de la articulación

A veces, cuando se da una lesión limpia, reciente y periférica, se puede suturar el menisco. Hay dos tipos de sutura: en su totalidad con una artroscopia de rodilla, o mixta, menos frecuente.

Con una artroscopia de rodilla también se pueden realizar los trasplantes de menisco que proceden de los donantes de tejidos.

Desgaste o degeneración del cartílago articular.

El cartílago es una capa nacarada de baja fricción que recubre la parte articular de fémur, tibia y rótula de la rodilla. La causa más común de las lesiones de cartílago es la artrosis.

Sin embargo, son más los desencadenantes de esta situación. También pueden provocarla osteocondritis disecante, infecciones, problemas metabólicos o traumatismos, entre otras. Según la edad, la actividad y las expectativas del paciente, existen varias técnicas quirúrgicas para reparar o reconstruir el cartílago.

Lee: ¿Cuál es la diferencia entre artritis y artrosis?

Beneficios de la artroscopia de rodilla

Atroscopia de rodilla
Gracias a esta técnica el tiempo de hospitalización se reduce, facilitando una pronta recuperación del paciente.

La ventaja de esta técnica frente a otros procedimientos quirúrgicos habituales es que el cirujano es capaz de ver la articulación en su totalidad. Esto lo consigue gracias a un pequeño instrumento denominado artroscopio.

Otra de las ventajas de la artroscopia de rodilla es que solo es necesario realizar incisiones muy pequeñas. Así, normalmente esta técnica conlleva una reducción del tiempo de la estancia en el hospital y una rápida recuperación.

Muchos de los pacientes que se someten a una artroscopia de rodilla pueden abandonar el centro médico el mismo día en el que se operan. A su vez, al ser pequeñas incisiones, se consigue un mejor resultado estético, sobre todo en zonas expuestas del cuerpo.

Pero no debes olvidar que los pacientes sometidos a una artroscopia de rodilla pueden hacerlo debido a diferentes lesiones o patologías. Por ello, las condiciones particulares previas van a condicionar su estancia en el hospital y su tiempo total de recuperación. En definitiva, no todos los pacientes van a responder igual ante esta cirugía.

  • Arabia, J. J. M., & Arabia, W. H. M. (2009). Lesiones del ligamento cruzado anterior de la rodilla. Iatreia. https://doi.org/10.5455/medarh.2014.68.350-352
  • Castiella-Muruzábal, S., López-Vázquez, M. A., No-Sánchez, J., García-Fraga, I., Suárez-Guijarro, J., & Bañales-Mendoza, T. (2007). Artroplastia de rodilla. Rehabilitacion. https://doi.org/10.1016/S0048-7120(07)75532-9
  • Gicquel, P. (2009). Artroscopia en el niño. EMC – Técnicas Quirúrgicas – Ortopedia y Traumatología. https://doi.org/https://doi.org/10.1016/S2211-033X(09)71601-9