“No más víctimas por asbesto”. Colombia pide la prohibición de este agente tóxico

Valeria Sabater 19 junio, 2016
El problema del asbesto o amianto es que los síntomas de intoxicación tardan en aparecer, por lo que cuando dan la cara la enfermedad puede estar ya en fases avanzadas

Es muy posible que el nombre, por sí solo, no te diga nada. Ahora bien, el asbesto es un pequeño enemigo letal que todos debemos conocer.

Hace referencia a un grupo de minerales de fibras largas y delgadas muy presente en los materiales de construcción.

Hasta hace unos años era muy utilizado en aislamientos térmicos. Era el “fibrocemento” favorito para construir casas, naves industriales, calderas, fábricas…

Ahora bien, este elemento invisible, inhalado de forma gradual, acaba siendo mortal.

Es un proceso lento pero irreversible, en el cual se adhiere a los pulmones creando pequeñas cicatrices, hasta que aparece el mesotelioma, un tipo de cáncer que afecta las membranas que recubren los pulmones o el abdomen.

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF)  advirtieron ya de sus consecuencias, hasta que, poco a poco, numerosos países han prohibido su utilización.

Incluso la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomendó en 1986 sustituir el asbesto por otros materiales menos nocivos.

A pesar de su prohibición, uno de los países que más está sufriendo sus efectos es Colombia.

La población ve cada día cómo el gobierno defiende la inocuidad del asbesto o el amianto mediante hábiles “malabarismos legales” con los que seguir manteniendo su producción, mientras las personas siguen falleciendo.

Hoy en nuestro espacio queremos hablarte de este enemigo invisible que muchos de nosotros podemos tener muy cerca sin saberlo.

El asbesto, algo más que un mineral

Hay quien lo tiene claro. En Colombia, las empresas fabricantes de asbesto son un auténtico “lobby”. Tanto es así que, cada vez que se ha intentado prohibir su producción, los grandes empresarios han recurrido a todo un arsenal jurídico para mantener su producción.

asbestos s

El principal argumento que suelen aportar es que no hay datos concluyentes de que el asbesto sea realmente nocivo. Grandes firmas como “Eternit”, una de las plantas de fibrocemento con más poder en los mercados, señala lo siguiente en su defensa:

Descubre la historia de la niña que con 11 años ha salvado a su abuelo tras un infarto

  • Dentro del asbesto se incluyen hasta 114 agentes. Para ellos, la clave está en utilizarlos de manera segura en todos los procesos de elaboración de productos de consumo masivo.
  • De entre esos agentes ,el que ellos dicen utilizar es crisotilo, el cual está regulado y permitido en más de 140 países. Los más nocivos, según afirman, son los anfíboles; de ahí que los hayan sustituido por crisotilo.

Ahora bien, lo que queda claro es que ninguna de estas empresas va a dejar de utilizar el asbesto o amianto como materia prima.

Es barato y una pieza clave para fabricar vehículos, aires acondicionados, pinturas, para la producción de tejas, edificios, tanques de agua

Hasta el momento, la mayoría de mecanismos legislativos para “tumbar” al asbesto han sido frenados por hábiles artimañas, dejando que la población siga inhalando ese enemigo tan cercano, tan letal…

Cómo actúa el asbesto

Cabe concretar algo importante:  el contacto directo y puntual con el amianto o asbesto no supone apenas riesgo para la salud.

Conoce también cómo cuidar tu piel de la contaminación

El problema es la cercanía prolongada, su inhalación y el hecho de que, con el tiempo, esas fibras se desprenden del material y pasan al aire, siendo fácilmente respirables.

Algo tan común como estar en contacto con una zona donde existan derribos de material de construcción eleva el riesgo de forma notable. Esto es lo que sucedió, por ejemplo, con el ataque al World Trace Center el 11 de septiembre de 2001.

Tras la caída de las Torres Gemelas, cientos de toneladas de asbesto quedaron en suspensión. A día de hoy, las muertes y los diagnósticos de mesotelioma maligno siguen apareciendo.

victima asbestos

Uno de los casos que acaba de salir a la luz en Colombia es el de Ana Cecilia Niño. Con 41 años y una niña pequeña, debe hacer frente a este tipo de cáncer.

Ana Cecilia vivió 17 años en Sibaté, en un bonito barrio donde pasó una infancia y adolescencia ideal si no hubiera sido porque justo al lado de su casa, tenía a un silencioso enemigo:  la planta de fibrocemento de la empresa Eternit.

Conoce 8 alimentos cancerígenos que debes dejar de consumir

Bastaron apenas dos décadas para que sus pulmones quedaran tocados, para que, de forma lenta y progresiva, fuera creándose la enfermedad en su interior: el mesotelioma maligno, al que hace frente cada día con quimioterapia mientras lucha por dar voz a una realidad evidente: el asbesto mata.

Efectos que puede causar el asbesto o amianto

Los síntomas asociados a las enfermedades originadas por el asbesto tardan entre 20 o 30 años en aparecer. Los primeros indicios serían los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Presión en el pecho
  • Cansancio
  • Dolor en el pecho al respirar
  • Tos continua
  • Perder peso sin saber por qué
asbesto

Según nos explican los médicos, los síntomas pueden acelerarse si la persona es fumadora.

No obstante, el mesotelioma maligno es un tipo de cáncer devastador que, en caso de no recibir tratamiento, puede hacer que el paciente fallezca antes de un año.

A día de hoy son más de 50 países los que han regulado la utilización de asbesto o amianto en la industria de la construcción.

Sin embargo, Colombia sigue siendo uno de los principales países productores. De ahí que sus ciudadanos libren una batalla particular para que finalmente deje de estar presente este enemigo letal.

Esperemos que así sea, porque todos merecemos un medio ambiente más puro y más sano donde vivir en paz, en armonía con la naturaleza y no con tantos intereses económicos de por medio.

Te puede gustar