Así como hay cosas que pasan por algo, hay otras que por algo, no pasan

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Abel Verdejo el 28 octubre, 2018
Cuando ocurren cosas no siempre son fruto del azar o del destino, muchas veces pasan porque nos hemos esforzado, porque hemos trabajado para conseguirlas o porque era el momento oportuno.

Hay cosas que, efectivamente, pasan por algo. Porque nos hemos esforzado, porque hemos dado todo nuestro ser para alcanzar ese logro tan ansiado y el destino nos ha dado por fin aquello que soñábamos.

Ahora bien, en el otro lado de la moneda también están esas otras cosas que no suceden porque no era el momento, porque la situación no era la propicia o porque la suerte -o la mala suerte- así lo ha querido.

Resulta curioso ver como la vida está siempre suspendida en esta esa extraña balanza donde en ocasiones todo encaja y por momentos todo parece estar al revés.

Esperamos tantas cosas en nuestro día a día que a veces tenemos la sensación de que nada avanza, que nada llega y que el destino se ha olvidado de nosotros. Ahora bien, es necesario enfocar las cosas desde otra perspectiva.

Somos responsables de nuestra existencia, si queremos algo debemos salir a buscarlo. El destino y la suerte nos pueden acompañar muy de vez en cuando, pero somos nosotros mismos con nuestra actitud y voluntad quienes nos alzamos como auténticos artesanos de nuestros senderos vitales.

¡Te invitamos a reflexionar sobre ello!

Las cosas que pasan “por algo”

Estamos seguros de que alguna vez te habrás visto en esta misma situación: un compañero de trabajo, un vecino o un amigo te comenta la suerte que tienes en tu vida y lo bien que te van las cosas.

Te recomendamos leer: 5 signos de que sales con un narcicista

Nosotros, con tranquilidad respondemos que más que “suerte” en realidad es “esfuerzo cotidiano y voluntad”. Porque no todas las cosas pasan sin que sepamos por qué, la mayoría de las veces somos nosotros mismos quienes las propiciamos con nuestra dedicación.

las cosas pasan arboles

La mala suerte y la buena suerte

¿Existe la buena y la mala suerte? Como todo en la naturaleza, hay un pequeño porcentaje supeditado al azar o a lo incontrolable que siempre escapa a nuestra voluntad.

No podemos evitar contraer determinadas enfermedades, sufrir accidentes ni tampoco podemos “controlar” las reacciones o los deseos de las personas que nos rodean.

  • La buena suerte y la mala suerte existen, pero en una pequeña probabilidad que hemos de aceptar y asumir. No obstante, el resto de cosas que pasan a nuestro alrededor tienen un origen que sí podemos controlar.
  • Ahora bien, lo que sucede en muchas ocasiones es que no somos plenamente conscientes de “nuestra capacidad de control y elección”.
  • Los psicólogos nos hablan del “locus de control interno o externo”. Las personas con un locus de control externo son las que atribuyen todo lo que les ocurre a la casualidad o a la voluntad de otras personas.
  • Presentan ese tipo de indefensión donde si algo falla se atribuye a factores externos, nunca a esa falta de inversión personal.
  • No es lo adecuado, las personas debemos aprender a desarrollar un control interno donde vernos como responsables de nuestra propia vida.

Solo así aprenderemos de los errores y entenderemos que muchas de las cosas buenas que nos pasan es porque las merecemos.

mujer flor

Las cosas que no pasan “por algo”

Queremos ser felices y no lo conseguimos. ¿Existe quizá una fuerza negativa e invisible que me lo impide? En absoluto, la infelicidad tiene siempre orígenes muy concretos que hay que saber identificar.

Si hay cosas que no pasan es por algo. Quizá porque existe alguno de estos factores que debemos saber afrontar y gestionara a nuestro favor.

El miedo

Se trata de  la principal raíz de la infelicidad y el que apaga cualquier oportunidad de que “pase algo” nuevo, algo bueno y enriquecedor.

  • El miedo nos corta las alas y nos impide reaccionar. Además, tampoco podemos olvidar que quien tiene miedo a algo delega en los demás. Es entonces cuando empezamos a desarrollar ese locus de control externo del que hablábamos al inicio.

Te recomendamos leer: “hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo”

La indecisión

  • Todos nosotros hemos experimentado en algún momento la indecisión. Esa actitud apagada y temerosa en la que dejamos de actuar y de “promover” cambios a nuestro alrededor.
  • La vida, poco a poco se convierte en esa película que pasa ante nuestra ventana, pero en la cual nosotros nunca somos protagonistas.

Si hemos llegado a ese punto de nuestro ciclo vital donde tenemos la sensación de que nada pasa, nada cambia y nada ocurre, tal vez sea el momento de salir fuera y hacer “que las cosas pasen”.

mujer con mariposas

El peligro de esperar demasiado

Cuando esperamos demasiado se pierden las esperanzas y las ilusiones. Los trenes pasan y los perdemos todos.

La felicidad no es algo que uno espera como quien aguarda el amanecer, la felicidad se crea y se siente, y para ello, hay que empezar a darle forma desde nuestro propio interior. Hay que dejar de esperar.

Derriba temores, apaga incertidumbres, aléjate de quien te quiere “quieto”, maleable y solícito. El bienestar necesita movimiento y que vayamos más allá de nuestras rutinas y de nuestras zonas de confort. Atrévete a conseguir que tus sueños “ocurran”.

  • Domínguez V. El miedo en Aristóteles. Psicothema. 2003.
  • Hui C-CH. Locus of control. Int J Intercult Relations. 1982.
  • Visdómine-Lozano JC, Luciano C. Locus de control y autorregulación conductual: Revisiones conceptual y experimental. International Journal of Clinical and Health Psychology. 2006.