Astenia de origen circulatorio, ¿qué es?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 15 mayo, 2019
Carmen Martín · 19 mayo, 2019
La astenia dificulta la vida del individuo, haciendo que sus tareas cotidianas se hagan cada vez más pesadas.

Astenia es el término médico que se utiliza para la fatiga. Proviene del griego, donde a significa sin, y sthenos significa fuerza. Se caracteriza por una debilidad generalizada y prolongada del organismo. Lo que la diferencia de una fatiga normal es que la astenia no ocurre después de un esfuerzo y no desaparece con el reposo.

Se caracteriza por una sensación de falta de energía y motivación, de agotamiento o cansancio. La astenia puede provocar pérdida de la memoria, o una disminución de la concentración.

Es importante destacar que no es sinónimo de somnolencia. Somnolencia y apatía pueden ser consecuencia del cansancio tras un esfuerzo o falta de descanso. Cuando la fatiga no se alivia durmiendo bien, y con poco estrés, debe ser valorada médicamente.

Tipos de astenia

En el 50 % de los casos de astenia, no existe una verdadera debilidad muscular. Es decir, se trata de un síntoma percibido por el individuo. Por tanto, la mitad de los casos son de origen psíquico. Suele estar causada por una depresión subyacente, ansiedad o un estado de estrés crónico. Sin embargo, los síntomas son muy reales. Pueden dificultar mucho la vida de la persona.

Cualquier persona que sufra astenia tendrá que esforzarse más por seguir su rutina. El trabajo, los estudios, las tareas del hogar, etcétera, se complican. Al final, la motivación disminuye de manera considerable.

Cuando la astenia es orgánica, puede ser el síntoma de numerosas patologías. Sus causas pueden ser, entre otras:

  • Causas cardiovasculares: nos centraremos en ellas.
  • Infecciones: cualquier infección, como la hepatitis o la tuberculosis, pueden causarla.
  • Causas neurológicas: como la enfermedad de Parkinson o las miopatías.
  • Cáncer: tanto los tumores malignos como su tratamiento (quimioterapia y radioterapia) pueden originar astenia.
  • Problemas endocrinos o metabólicos: el hipotiroidismo, la diabetes, la malnutrición, etcétera.
  • Causas hematológicas: la astenia es frecuente en personas con anemia o leucemia.

Del mismo modo, puede estar causada por la ingesta de tóxicos. El consumo de alcohol, e, incluso, algunos medicamentos, provocan astenia usualmente.

Quizá te interese: 5 remedios que te ayudan a disminuir el cansancio muscular

Astenia cardiovascular

Sistema cardiovascular

La astenia es frecuente en los pacientes con insuficiencia cardíaca. En la insuficiencia cardíaca, el corazón no bombea sangre en cantidades suficientes. Por ello, los músculos no consiguen toda la energía que sería deseable.

Estas personas sienten dificultad para realizar esfuerzos. Incluso, puede tratarse de una tarea sencilla, como caminar. En estos casos, se experimenta una sensación de ardor. La parte afectada, deja de poder contraerse. Además, la astenia también puede ser resultado de hipertensión arterial. También de algún trastorno cerebrovascular.

En el caso de la insuficiencia cardíaca, es importante que el paciente se mantenga activo. Para ello, aunque sea complicado, debe realizar ejercicio físico. Se recomienda caminar, nadar, e incluso, montar en bicicleta. Si los síntomas se acentúan durante el ejercicio, se puede parar. Sin embargo, una vez recuperada, la persona debe seguir con la actividad.

De hecho, actualmente existen Unidades de Rehabilitación Cardíaca. Permiten ayudar a los pacientes con insuficiencia cardíaca a realizar progresivamente esfuerzos mayores. De este modo, se busca mantener la forma física y la salud del paciente.

Podría gustarte: Combate el cansancio crónico con remedios naturales

Astenia neurocirculatoria

Se trata de un tipo concreto de astenia. Es un trastorno psicosomático en el que predominan los síntomas cardiovasculares. Suele aparecer en mujeres y personas sometidas a estrés. Se produce un desequilibrio del sistema nervioso autónomo. Por ello, pueden aparecer palpitaciones, taquicardia, disnea y vértigo. También puede darse dolor precordial.

Cuando la astenia es neurocirculatoria, el origen es psicógeno. Por ello, aunque los síntomas sean cardiovasculares predominantemente, no se desarrollan enfermedades cardíacas. Cuando desaparece el estrés o la ansiedad, disminuyen los síntomas.

Diagnóstico

Para diagnosticar la astenia lo más importante es realizar una debida historia clínica. El médico debe saber cuáles son los síntomas y cuando ocurren exactamente.

Análisis de orina

En primer lugar, lo ideal es hacer un análisis de sangre y de orina. También pueden ayudar técnicas de imagen como la resonancia magnética o la ecografía. Del mismo modo, se utilizan mucho los electrocardiogramas. Todas estas pruebas ayudarán a encontrar la causa subyacente, si existe.

En conclusión

Si te sientes cansado y débil de manera continua debes acudir al médico. Podría tratarse de un síntoma de una patología que desconoces. El facultativo te ayudará a descartar las posibles causas y establecerá un tratamiento que te ayude, si es posible.

  • Astenia, ¿realmente tienes esta afección? (n.d.). Retrieved May 6, 2019, from https://www.recursosdeautoayuda.com/astenia/
  • Astenia crónica. (n.d.). Retrieved May 6, 2019, from https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/astenia-cronica
  • Astenia: definición, síntomas, tratamiento y causas. (n.d.). Retrieved May 6, 2019, from https://www.esgentside.com/astenia/astenia-definicion-sintomas-tratamiento-y-causas_art5527.html
  • Insuficiencia Cardiaca: ¿qué es la Astenia? Definición - Insuficiencia Cardiaca para Pacientes. (n.d.). Retrieved May 6, 2019, from http://www.insuficiencia-cardiaca.com/insuficiencia-cardiaca/sintomas-insuficiencia-cardiaca/54-sintomas-astenia-cansancio-insuficiencia-cardiaca.html