¿En que consiste la ataxia cerebelosa aguda?

Marcos Pedrosa 22 febrero, 2018
Identificar la causa de la ataxia cerebelosa es clave para decidir si es necesario o no un tratamiento.

La ataxia cerebelosa aguda consiste en la aparición brusca de movimientos musculares descoordinados fruto de algún tipo de lesión en el cerebelo. El cerebelo es el área del cerebro que se encarga de controlar el movimiento muscular, el equilibrio y la coordinación.

A pesar de que esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad, la ataxia cerebelosa aguda es predominante en niños de alrededor de 3 años. La mayoría de los casos son autolimitados y no suele necesitar tratamiento.

Etiología de la ataxia cerebelosa aguda

Etiología de la ataxia cerebelosa aguda

Algunas de las causas que favorecen la aparición de esta enfermedad son las siguientes:

  • Presencia de abscesos en el cerebro.
  • Uso de determinados medicamentos. La ataxia es a veces un efecto secundario de algunos fármacos como pueden ser los barbitúricos o las benzodiazepinas. Este tipo de ataxia suele ser la más fácil de manejar puesto que cuando desaparece la sustancia, la situación se revierte.
  • Alcohol. El abuso del alcohol puede alterar la absorción de algunas vitaminas y con ello precipitar la aparición de ataxia cerebelosa aguda.
  • Exposición a insecticidas.
  • Hemorragias cerebrales. Una de las causas más frecuentes es el traumatismo craneoencefálico y las hemorragias posteriores que puede conllevar.
  • Accidentes cerebrovasculares. Entre ellos podemos destacar los trombos, los cuales favorecen la aparición de isquemia al alterar el flujo circulatorio del cerebelo. En función del tiempo que persista la alteración las consecuencias pueden o no ser reparables.
  • Administración de vacunas.
  • Herencias genéticas.
  • Tumores cerebrales. La presencia de éstas masas de células pueden alterar la funcionalidad del cerebelo haciendo que aparezca algún tipo de patología como puede ser la ataxia.

Esta patología aparece frecuentemente en niños en las semanas posteriores a alguna infección vírica. Entre los virus que son capaces de producir ataxia cerebelosa aguda tenemos al virus de la varicela (el más comúnmente asociado), el coxsackie, el virus de Epstein Barr o el virus ECHO.

Ciertos métodos diagnósticos que se utilizan para confirmar la existencia de ataxia cerebelosa aguda son las tomografías computerizadas (TACs), las resonancias magnéticas y la punción raquídea.

Ver también: Fisiología del cerebelo

Sintomatología

Sintomatología

Los síntomas que con más asiduidad aparecen en la ataxia cerebelosa aguda son los siguientes:

  • Disartria. Consiste en la aparición de dificultades para articular las palabras, lo que desemboca en un modo de hablar muy entrecortado.
  • Nistagmos o movimientos oculares rápidos y descoordinados.
  • Marcha inestable y dificultad para caminar.
  • Náuseas y vómitos.
  • Síntomas de depresión y ansiedad.

Este tipo de ataxia afecta a su vez a los movimientos del cuerpo desde el cuello hasta la cadera pero también aquellos relacionados con las extremidades.

La ataxia cerebelosa aguda es la principal causa de ataxia en la infancia (40% de los casos).

El pronóstico de la enfermedad suele dependen de la causa. De esta manera, si se trata de una infección viral lo conveniente será que el paciente se recupere por completo sin necesidad de tratamiento.

No obstante, si la causa está relacionada con accidentes cerebrovasculares o hemorragias cerebelosas, puede que la enfermedad sea irreversible.

Te recomendamos leer: 8 advertencias que te da tu cuerpo antes de un infarto cerebral

Tratamiento

Algunos fármacos

La ataxia cerebelosa aguda tiende a desaparecer con el tiempo. No existe un tratamiento específico para la ataxia cerebelosa aguda, pues suele desaparecer por sí sola a los pocos meses de su inicio. Si se prescribe algún tratamiento, este dependerá normalmente de la causa subyacente:

  • Cirugía y anticoagulantes suelen utilizarse cuando la ataxia ha aparecido fruto de una hemorragia o un accidente cerebrovascular.
  • Antibióticos si la ataxia es concomitante con una infección bacteriana.
  • Corticoides para reducir la inflamación del cerebelo.

Para intentar mejorar la coordinación se indican algunas benzodiazepinas como pueden ser el clonazepam; la amantadina, la gabapentina o la buspirona, de carácter ansiolítico.

Así mismo, otro factor que puede ser interesante incluir en el tratamiento es la rehabilitación. Esta, junto con la fisioterapia y la terapia ocupacional, pueden ayudar a la recuperación de la postura y algunos movimientos.

Marcos Pedrosa

Farmacéutico. Leer, escribir e imaginar son mis tres pilares. Buscando constantemente aquello que me llene, promoviendo la salud y tratando siempre de mejorar.

Ver perfil
Te puede gustar