Atorvastatina: ¿para qué sirve?

10 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La atorvastatina, al igual que las demás estatinas, debe su eficacia en la prevención de las enfermedades cardiovasculares a la capacidad que tiene de inhibir de forma selectiva y competitiva a la enzima responsable de la síntesis de colesterol.

La atorvastatina es un medicamento que pertenece a la familia farmacológica de las estatinas. Estos medicamentos son ampliamente utilizados para disminuir los niveles de colesterol, con el fin de prevenir las enfermedades cardiovasculares, así como para tratar la dislipidemia.

El exceso de colesterol es un factor de riesgo de la aparición de este tipo de enfermedades, que son la principal causa de muerte en los países desarrollados. No obstante, no debemos olvidar que el colesterol es una sustancia imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo, ya que es el precursor de numerosas hormonas.

Por lo tanto, es fundamental mantener los niveles de colesterol en márgenes normales. Un déficit del mismo también puede desencadenar graves consecuencias para la salud. Por ello, es muy importante seguir estrictamente las pautas de tratamiento que establezca el médico en cada caso.

Aprendiendo más sobre las enfermedades cardiovasculares

enfermedades cardiovasculares

Como bien hemos comentado, la atorvastatina tiene como objetivo prevenir las enfermedades cardiovasculares en aquellos pacientes que presenten una elevación de los niveles de colesterol por encima de lo considerado normal.

Las enfermedades cardiovasculares son un conjunto de patologías que representan la primera causa de muerte en los países desarrollados. Entre ellas, podemos hablar de:

  • Hipertensión cardiovascular.
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Infarto de miocardio.
  • Apoplejía o enfermedad cerebrovascular.
  • Enfermedad vascular periférica.

Sin duda, el desarrollo de estas enfermedades está asociado a una serie de factores de riesgo que aumentan las probabilidades de padecerlas. Entre estos factores de riesgo, que siempre debemos evitar, encontramos:

  • Tabaquismo: el hábito tabáquico no acarrea más que acumulación de tóxicos y enfermedades para la salud. Los fumadores tienen el doble de probabilidades de sufrir un tipo de enfermedad cardiovascular que una persona no fumadora.
  • Sedentarismo: la población de los países desarrollados tiende cada vez más a realizar menos actividad física. Al igual que ocurre con el tabaco, una falta de ejercicio aumenta al doble las probabilidades de sufrir este tipo de enfermedades.
  • Malos hábitos alimenticios.

¿Cómo ejerce la atorvastatina su efecto en el organismo?

La atorvastatina, al igual que las demás estatinas, debe su eficacia en la prevención de las enfermedades cardiovasculares a la capacidad que tiene de inhibir de forma selectiva y competitiva a la enzima responsable de la síntesis de colesterol.

En concreto, nos estamos refiriendo a la enzima hidroximetilglutaril-coenzima A (HMG-CoA) reductasa. Se trata de la enzima responsable de convertir de la HMG-CoA a mevalonato, que es el precursor de los compuestos esteroles, como lo es el colesterol.

De esta forma, al inhibir la HMG-CoA reductasa, la atorvastatina también reduce las cantidades de mevalonato y, por consiguiente, la cantidad de colesterol que se almacena en el hígado.

Además, cabe destacar que este mecanismo también afecta a la regulación de los receptores de las LDLs, que es el conocido como ‘colesterol malo’, y a la captación de estas lipoproteínas de la circulación.

La consecuencia final de todos estos procesos es la reducción de ‘colesterol malo’ o LDL. La eficacia del tratamiento todavía se sigue estudiando en diferentes estudios y ensayos clínicos.

Lee también: El infarto agudo de miocardio

Reacciones adversas del tratamiento con atorvastatina

estrechamiento de los vasos sanguíneos, colesterol en sangre

A pesar de ser un fármaco bien tolerado, no está exento de producir una serie de efectos adversos. Se entiende como efectos adversos como todos aquellos eventos que se producen de forma indeseada y no intencionada con el tratamiento de un fármaco.

Las reacciones adversas que se han descrito con la administración de atorvastatina han sido leves y se han normalizado por sí solas. En este sentido, entre las más frecuentes, podemos mencionar:

  • Problemas gastrointestinales, como estreñimiento, diarrea, flatulencias, dispepsia o dolor abdominal.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Insomnio.

Por otra parte, también hay una serie de reacciones adversas que se han observado y que representan a las reacciones adversas poco frecuentes del tratamiento con atorvastatina. No obstante, no todas se deben necesariamente al tratamiento con este medicamento. Estas son, entre otras, las mencionadas a continuación:

Descubre: Cómo detectar y prevenir la trombosis venosa profunda

Conclusión

La atorvastatina es un medicamento que pertenece a la familia de las estatinas. Principalmente, es utilizado para la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

No obstante, no debes olvidar que la mejor prevención es seguir unos hábitos de vida saludables, como realizar deporte a diario, tener una alimentación equilibrada y evitar los hábitos tóxicos, como el tabaco.

  • Goes, P., Lima, A. P. S., Melo, I. M., Rêgo, R. O. C. C., & Lima, V. (2010). Effect of Atorvastatin in radiographic density on alveolar bone loss in wistar rats. Brazilian Dental Journal. https://doi.org/10.1590/S0103-64402010000300003
  • Fernández de Bobadilla, J., Moreno, R., Fernández, C., Martínez García, A., Sánchez Maestre, C., & Ezpeleta Echevarri, D. (2009). Efecto del tratamiento intensivo con atorvastatina frente a dosis estándar de estatinas en el riesgo de ictus de pacientes con enfermedad coronaria previa. Metaanálisis de cinco ensayos aleatorizados con 25.709 pacientes. Revista de Neurología. https://doi.org/10.33588/rn.4811.2009069
  • Soler, A., Deig, E., Guil, J., Rodríguez-Martín, M., Guelar, A., & Pedrol, E. (2006). Eficacia y tolerancia de la atorvastatina en el tratamiento de la dislipemia secundaria a tratamiento antirretroviral. Medicina Clinica. https://doi.org/10.1157/13091265