Aumenta tus defensas con mermelada de mandarina casera

Valeria Sabater · 4 abril, 2014
La mermelada de mandarina es una forma deliciosa de fortalecer nuestras defensas y aportarles un extra de vitaminas A, B9 y C. También nos ayudará a tener menos dolores musculares

Nuestro sistema inmunitario a veces sufre por el cambio del tiempo, por el estrés, o por una dieta deficitaria. Todo esto siempre acaba alterando nuestra salud. Mantener en un nivel óptimo nuestras defensas es una necesidad diaria. Solo así haremos frente a muchas enfermedades y tendremos una mejor calidad de vida.

¿Qué tal si lo conseguimos mediante una sabrosa mermelada de mandarina? A continuación te detallamos los pasos a seguir, así como la importancia de tener unas buenas defensas.

La mandarina es una excelente fuente de vitamina C. También dispone de vitamina A, ácido fólico y menos azúcares que la naranja.

Es por tanto un aliado natural y asequible para que vayas elevando tus defensas de una forma sencilla y a la vez sabrosa. La receta de la mermelada de mandarina tampoco tiene excesivas complicaciones. Es fácil de hacer y tú y toda tu familia os podéis beneficiar.

¿Cómo saber si me han bajado las defensas?

Cómo saber si me han bajado las defensas

Síntomas

  • Hay épocas a lo largo del año que nos sentimos un poco diferentes y no sabemos por qué. Nos levantamos con cansancio y con dolor de cabeza. Nos sentimos débiles y de mal humor.
  • Pueden salirnos pupas en los labios, e incluso aparecer más resecos.
  • Cualquier herida tarda más en cicatrizar.
  • Somos más proclives a coger resfriados y gripes.
  • El cabello está más frágil.
  • Tenemos más dolores musculares sin saber cómo, sin haber realizado ejercicio físico o esfuerzos particulares.

¿Por qué nos bajan las defensas?

  • Una mala alimentación es sin duda un efecto directo para que bajen nuestras defensas. Si nos limitamos a consumir alimentos industriales por el motivo que sea, poco a poco nuestros nutrientes irán bajando y acabaremos enfermando.
  • El tener unos kilos de más, es en ocasiones otro factor determinante. La presenciad de grasas en el organismo afecta a nuestra salud. También aparecen las inflamaciones, nos bajan las defensas, etc. Por tanto, es imprescindible que no cojamos mucho peso y que no acumulemos grasas.
  • La falta de ejercicio y el sedentarismo son otro elemento clave para que disminuyan las defensas. Cuando nuestro cuerpo se oxigena, cuando la sangre fluye con más ligereza, cuando suben nuestras endorfinas, etc. Todo ello se traduce en un sistema inmunitario más fuerte y resistente frente a las enfermedades.
  • El estrés, la ansiedad, los problemas emocionales. Son dimensiones que también afectan a nuestras defensas. Nos debilitamos y nuestro organismo se llena de toxinas. Entonces, aparece la hormona del estrés, el cortisol, un elemento que afecta a nuestro sistema inmunitario.
  • El dormir menos horas de las adecuadas también es un factor negativo para nuestra salud y nuestras defensas. El cuerpo necesita recuperarse del trabajo diario. Si no obtenemos esa recuperación física y psíquica, los efectos recaen también en nuestro sistema inmunitario.

Receta de la mermelada de mandarina para subir las defensas

Receta de la mermelada de mandarina para subir las defensas

Ingredientes

  • 400 gramos de mandarinas peladas
  • La piel rallada de una mandarina
  • El jugo de medio limón
  • 1 taza de azúcar (200 g)

Preparación

  • Para empezar, rallar las mandarinas, excepto una que la usaremos para rallar su piel. De ese modo la mermelada tendrá un sabor más intenso. Retirar también la piel blanca de los gajos y las pepitas si las tuvieran.
  • Despues, rallar la piel de la mandarina. Si no quieres rallarla puedes hacer tiras muy finitas. Aportan sabor y decoran la muy bien la mermelada.
  • Una vez tengas ya preparados todos los gajos de la mandarina y sin pepitas, llevarlas a la olla. Entonces, añadir el jugo de limón con la piel rallada de la mandarina. En este paso hay quien pasa primero todo el contenido por la batidora para obtener una pasta más fina. Esto es porque es posible que los gajos de la mandarina no se deshagan del todo en la cocción. Hazlo como tú desees.
  • Ya en la olla, es la hora también de añadir el azúcar. Lo normal es añadir entre el 45 y el 65% de azúcar por el peso de esta fruta. Nosotros hemos puesto la mitad (400 gramos de mandarina, 200 gramos de azúcar). Pero tú misma puedes ajustar las medidas como desees. Te recordamos que a pesar de todo, esta mermelada quedará un poco amarga gracias a las tiras que hemos añadido de la piel. Si no deseas este sabor, puedes prescindir de ella.
  • A continuación, poner a calentar la olla a fuego medio e ir removiendo para que no se pegue el contenido. La cocción dura aproximadamente 30 minutos. No obstante, ve probando la mermelada para ver si está a tu gusto.
  • Por último, dejar reposar la mermelada 15 minutos. Después, llevarla a unos tarros ya esterilizados.

Últimas indicaciones

  • Para la mejor conservación de la mermelada, recuerda cerrar bien el bote y hervirlos en agua y bocabajo durante 20 minutos. De este modo se mantendrán en buenas condiciones durante más tiempo para que la consumas y cuides de tus defensas.
  • Puedes tomarla cada día junto a una tostada integral en tus desayunos.

Cortesía imagen Mas de Canicati.

  • Dantzer, R., O’Connor, J. C., Freund, G. G., Johnson, R. W., & Kelley, K. W. (2008). From inflammation to sickness and depression: When the immune system subjugates the brain. Nature Reviews Neuroscience. https://doi.org/10.1038/nrn2297
  • Jiang, X. R., Zhang, H. J., Wang, J., Wu, S. G., Yue, H. Y., L�, H. Y., … Qi, G. H. (2016). Effect of dried tangerine peel extract supplementation on the growth performance and antioxidant status of broiler chicks. Italian Journal of Animal Science. https://doi.org/10.1080/1828051X.2016.1222246
  • Londoño-Londoño, J., Lima, V. R. de, Lara, O., Gil, A., Pasa, T. B. C., Arango, G. J., & Pineda, J. R. R. (2010). Clean recovery of antioxidant flavonoids from citrus peel: Optimizing an aqueous ultrasound-assisted extraction method. Food Chemistry. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2009.05.075