¿Aumentan los casos de varicela en primavera?

22 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La varicela suele mostrar brotes epidémicos en primavera e invierno. ¿Cuáles son sus causas? ¿Qué tiene que ver la temperatura? En este espacio queremos resolver estos interrogantes.
 

La varicela es una enfermedad muy común que se da, sobre todo, en niños pequeños. Por eso, muchos padres están al tanto de los menores en épocas como el invierno y la primavera, donde los casos de esta enfermedad parecen incrementar. ¿Por qué aumentan los casos de varicela en primavera?

La dinámica de la expansión de la varicela puede parecer contraintuitiva, pues, exceptuando la alergia y alguna otra patología, la mayoría de enfermedades estacionales suelen mostrar picos en otoño e invierno.

Datos sobre la varicela

Antes de saber por qué los casos de varicela tienden a incrementar durante la primavera, es necesario conocer un poco al causante de esta molesta enfermedad. Veamos a continuación más datos al respecto.

  • La varicela es una enfermedad causada por el virus varicella-zoster. Este patógeno cuenta con una molécula de ADN bicatenario y está genéticamente relacionado con el virus del herpes simple.
 
  • Según el portal de salud de la Comunidad de Madrid, la varicela es una enfermedad clásica de la infancia, y a menos que se vacunen, casi todos los niños pasan por ella antes de la adolescencia.
  • Este virus se transmite solo de persona a persona, ya sea por contacto directo con las erupciones cutáneas que causa o mediante toses y estornudos. Es bastante contagioso, y se ha detectado que del 80 al 90 % de los que comparten rutina con un enfermo pueden llegar a contraerlo.
  • El síntoma característico de esta patología es la aparición de ampollas por todo el cuerpo, las cuales suelen producir mucho picor.

Una vez conocido el virus causante, vamos a profundizar en un artículo científico que trata de dilucidar la relación entre la expansión de la varicela con cambios en la temperatura.

Datos sobre la varicela
El virus varicella-zoster es el causante de la varicela. La enfermedad afecta, en especial, a los niños.
 

También te puede interesar: ¿Por qué se propaga más la gripe en invierno?

El efecto de la temperatura en la varicela

En el año 2012 se publicó un interesante estudio en la revista médica Journal of the American Academy of Dermatology  en lo referente al tema en cuestión.

  • En un hospital de China se contabilizaron el número de visitas diarias de enfermos por varicela y herpes-zóster entre los años 2008 y 2010. Se registraron un total de 3520 enfermos de varicela y 6614 de herpes-zóster.
  • A diario, de una estación meteorológica cercana al hospital, se recogieron variables climáticas, tales como las temperaturas máximas y mínimas, temperatura media y humedad media.
  • Se utilizaron modelos estadísticos para predecir la relación entre ambas variables (número de contagios y el clima).

Los resultados son, cuanto menos, contraintuitivos. Se observó que, por cada grado aumentado en la temperatura media, el número de pacientes por varicela disminuía un 1.33 %, pero los de herpes zóster aumentaban en un 2.18 %.

Las relaciones entre ambos parámetros son muy complejas, pues ambas enfermedades están relacionadas. Al fin y al cabo, el herpes zóster se trata de una reactivación del virus de la varicela.

 

Para saber más: Todo lo que debes saber sobre la varicela en bebés.

Varicela y primavera: posibles explicaciones

Estos resultados pueden resultar muy confusos. Se ha observado que la varicela es estacional y, en muchos lugares ha mostrado picos altos durante la primavera.  Por ello, que su incidencia se reduzca al aumentar la temperatura es cuanto menos extraño. Aún así, hay ciertas reservas para tener en cuenta frente al presente estudio. A continuación las detallamos.

  • El periodo de incubación de la varicela es de 10 a 21 días. Es posible que el mecanismo de transmisión se encuentre a máximos niveles a finales de invierno, pero no empiecen a aparecer síntomas hasta bien entrado el primer mes primaveral.
  • El estudio fue realizado en un solo hospital, por lo que los resultados no han de tomarse como realidades inamovibles.
 
  • Otras investigaciones proponen que las dinámicas de transmisión del herpes zóster y la varicela pueden verse afectadas por los calendarios de vacunación.
Varicela y primavera: posibles explicaciones 
Algunos estudios sugieren que, durante la primavera, aumentan los casos de varicela. Sin embargo, no hay evidencias sólidas para explicar con precisión esta relación.

La incidencia del herpes-zóster y la temperatura

Aún así, el equipo de investigación trata de esclarecer por qué el herpes-zóster sí mostró una correlación positiva con el aumento de temperatura. Al respecto, se determinó lo siguiente:

  • El herpes-zóster permanece latente tras la expresión en forma de varicela en el cuerpo del enfermo. El sistema inmune puede verse afectado por cambios repentinos de temperatura, bajando así su eficacia. Esta eficacia mermada podría dar una oportunidad al virus de reactivarse durante la primavera.
 
  • La combinación de las altas temperaturas e incidencia de rayos solares ultravioleta podrían inducir a la supresión de la inmunidad a nivel celular. Esto facilita al virus expresarse.

La respuesta más clara a la pregunta propuesta es que no se tiene del todo claro por qué la varicela muestra ciertos picos en primavera.

A pesar de que parece ser que el aumento de temperatura disminuye su transmisión, dinámicas con la reactivación del herpes-zóster, calendarios de vacunación y cambios de hábitos humanos pueden trastocar mucho este cuadro epidemiológico.

 
  • Varicela, Wikipedia. Recogido a día 7 de mayo en https://es.wikipedia.org/wiki/Varicela.
  • Varicela, comunidad de Madrid. Recogido a día 7 de mayo en https://www.comunidad.madrid/servicios/salud/varicela.
  • Yang, Y., Chen, R., Xu, J., Li, Q., Xu, X., Ha, S., … Kan, H. (2015). The effects of ambient temperature on outpatient visits for varicella and herpes zoster in Shanghai, China: A time-series study. Journal of the American Academy of Dermatology73(4), 660–665. https://doi.org/10.1016/j.jaad.2015.07.015