El autismo o trastorno del espectro autista

María Eugenia Thomas · 6 enero, 2018
El autismo o trastorno del espectro autista (TEA), se refiere a una serie de características condicionadas por la conducta de un individuo.

El autismo o trastorno del espectro autista (TEA) se refiere a una serie de características condicionadas por la conducta de un individuo para desarrollar habilidades sociales, comunicación no verbal, comportamientos repetitivos, así como por fortalezas y diferencias únicas.

El autismo es un trastorno neurológico complejo. Una persona con trastorno del espectro autista pierde la capacidad de relacionarse y comunicarse con otras. 

Los signos más evidentes de autismo suelen presentarse alrededor de los 3 años de edad. Si tu hijo manifiesta algún retraso de desarrollo asociado al autismo, sugerimos buscar orientación profesional cuanto antes, pues la intervención temprana es importante.

Síntomas del trastorno del espectro autista

Los síntomas del trastorno del espectro autista varían en presentación y gravedad. Los individuos con autismo pueden evidenciar una discapacidad intelectual, aunque algunos otros tienen una inteligencia normal.

Síntomas del autismo

También pueden tener alteraciones motoras, trastornos del sueño, convulsiones, disfunción inmune y alteraciones sensoriales. No siempre estas características se presentan en todos los casos. Es por eso que una evaluación profunda es crucial.

  • 6 meses de edad: no muestra sonrisas sociales u otro tipo de expresiones alegres dirigidas a las personas. Mantiene un contacto visual limitado o inexistente.

  • 9 meses: no hay intercambio de sonidos vocales u otra comunicación no verbal.

  • 12 meses: ausencia de balbuceos. No sonríe. Sigue sin manifestar sonidos vocales. No utiliza gestos para comunicarse como señalar. No responde al nombre cuando se le llama.

  • 16 meses: se mantiene sin palabras.

  • 24 meses: no hay frases significativas de dos palabras. Algunos en esta edad, pierden cualquier balbuceo o habilidad social que hayan adquirido con anterioridad.

Posibles señales de autismo a cualquier edad

Señales autismo

  • La persona prefiere estar sola y evita el contacto visual.
  • Repite palabras y frases una y otra vez (ecolalia).
  • No comprende los sentimientos de otras personas.
  • Se altera fuertemente por pequeños cambios en la rutina.
  • Permanece no verbal o presenta retardo en el desarrollo del lenguaje.
  • Presenta comportamientos repetitivos tales como balancearse o girar.
  • Tiene reacciones inusuales y a menudo bruscas e intensas a sonidos, sabores, texturas, luces y colores.

Visita este artículo: Trastorno límite de la personalidad

¿Se puede prevenir el autismo?

Aunque no se conoce la causa exacta del autismo, algunos casos están relacionados con la exposición a sustancias químicas durante el embarazo. Por lo tanto, es de vital importancia evitar tomar medicamentos durante el embarazo sin prescripción médica. También, es esencial evitar consumir bebidas alcohólicas durante el embarazo.

Los expertos aún no están seguros de todas las causas del autismo. Se conoce que existen múltiples causas en vez de sólo una. Un número de circunstancias diversas, que incluyen factores ambientales, biológicos y genéticos, forman las bases para el autismo y lo hacen más propenso a padecerlo.

En una familia con un niño autista, la probabilidad de tener otro hijo con autismo es de 5 por ciento. Los científicos sospechan que un gen o genes defectuosos pueden hacer que una persona sea más propensa a desarrollar autismo cuando también hay otros factores presentes, como un desequilibrio bioquímico, un virus o falta de oxígeno al nacer.

Otras de las causas potenciales del autismo son las toxinas ambientales, que incluyen a los pesticidas y los metales pesados como el mercurio. Es posible que las personas con autismo, o aquellos propensos a desarrollarlo, sean más sensibles a estas toxinas que otras.

Diagnóstico

Diagnóstico autismo

No se conocen las causas del TEA. Las investigaciones sugieren que los genes y algunos factores ambientales juegan un rol importante.

Durante los chequeos regulares, el pediatra examina el desarrollo del niño. Si encuentra signos de TEA, tendrá lugar una evaluación más exhaustiva. Esta incluye una serie de exámenes y evaluaciones para llegar a un diagnóstico definitivo.

El autismo se diagnostica según las directrices establecidas en el manual de la American Psychiatric Association. Según este manual, un diagnóstico de autismo implica deficiencias en estas áreas:

  • Comunicación.
  • Interacción social.
  • Patrones repetitivos de comportamiento e intereses.

El tipo y el grado de los síntomas del autismo cae en el llamado “espectro del autismo”. Por lo tanto, se considera con autismo aquellos niños con deficiencias severas, así como los que se ven afectados ligeramente.

Los bebés con TEA no se dejan mimar, no quieren o pretenden no necesitar el contacto físico. No manifiestan apego por los padres ni ansiedad ante los desconocidos.

Descubre: El apego infantil y su importancia en la vida adulta

A medida que crecen, tienen respuestas inusuales a experiencias sensoriales, como reacciones violentas ante algunos sonidos y a la forma en que lucen algunos objetos. Estos síntomas pueden ser leves o graves, y serán diferentes entre un niño y otro.

Cada niño evidenciará patrones de comunicación, sociales o conductuales de manera individual pero que se ajustan al diagnóstico general del trastorno del espectro autista.

Tratamiento

Antes de decidir acerca del tratamiento de un niño con autismo, los padres deberían investigar todas las opciones disponibles. Los tratamientos educativos son base fundamental de los programas de apoyo para ayudar a identificar como responderá el niño.

Aun no se ha logrado definir un tratamiento para curar el TEA. Sin embargo, existen medicamentos que producen avances significativos en el desarrollo del niño. Se estima que esto le permitirá manejarse de forma independiente en su vida adulta, aunque la mayoría de los casos no lo logra.

Resulta de vital importancia trabajar con un profesional que tenga experiencia en TEA. Se debe vigilar de cerca los avances y reacciones del niño mientras se le suministran los medicamentos para verificar posibles reacciones secundarias.

Tipos

Tipos de tratamiento

Existen varios tipos de tratamiento. El entrenamiento con pruebas discretas, la terapia con vitaminas y antilevadura, la comunicación asistida, la musicoterapia, la fisioterapia y la integración sensorial, entre otros. Normalmente, los tipos de tratamiento suelen dividirse de la siguientes maneras:

  • Enfocado en relación al comportamiento y la comunicación.
  • Medicina complementaria y alternativa.
  • Medicamentos tradicionales.
  • Enfocado en torno a la alimentación.

En general, la dieta libre de gluten y caseína produce una mejora de los comportamientos autistas, los síntomas fisiológicos y las habilidades sociales en los niños con síntomas gastrointestinales o con diagnósticos de alergia alimentaria.

La eficacia de la dieta sin gluten aún no está comprobada. Los estudios indican que solo una parte de niños diagnosticados con TEA se benefician de la eliminación del gluten y caseína de la dieta.

La microbiota intestinal como esperanza

Estudios recientes efectuados por la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos, han demostrado una significativa mejora de los síntomas asociados al trastorno del espectro autista a través de la normalización de la flora intestinal. El incremento de la variabilidad de las bacterias de la microbiota intestinal mejora algunos de los trastornos gastrointestinales y del comportamiento.

Los síntomas conductuales y problemas gastrointestinales suelen ir unidos y de ambos se obtuvo avances importantes al tratarlos en un grupo de pacientes entre 7 y 16 años. Este grupo de niños con TEA fue sometido a trasplante fecal y su tratamiento subsiguiente.

Al finalizar la investigación, que duró 8 semanas, se encontró un cambio positivo en los síntomas gastrointestinales y los síntomas neurológicos en general de estos pacientes.

Investigaciones anteriores establecieron que los niños con TEA tienen menos diversidad bacteriana en general. Quizás por la cantidad de antibióticos que les suministran en los primeros años de vida.

La transferencia de la microbiota o trasplante fecal, se efectúa al procesar las heces de los donantes sanos y la detección de virus y bacterias causantes de enfermedades, antes de introducirlo en el tracto gastrointestinal del paciente.

En la actualidad no existe un tratamiento farmacológico para el trastorno del espectro autista. Este estudio se encuentra en etapa experimental y ha generado una luz de esperanza para casos de TEA.