El autismo o trastorno del espectro autista

6 enero, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
El autismo o trastorno del espectro autista (TEA), se refiere a una serie de características condicionadas por la conducta de un individuo.

El autismo o trastorno del espectro autista (TEA) se refiere a una serie de características condicionadas por la conducta de un individuo para desarrollar habilidades sociales, comunicación no verbal, comportamientos repetitivos, así como por fortalezas y diferencias únicas.

El autismo es un trastorno neurológico complejo. Una persona con trastorno del espectro autista pierde la capacidad de relacionarse y comunicarse con otras. 

Los signos más evidentes de autismo suelen presentarse alrededor de los 3 años de edad. Si tu hijo manifiesta algún retraso de desarrollo asociado al autismo, sugerimos buscar orientación profesional cuanto antes, pues la intervención temprana es importante.

Síntomas del trastorno del espectro autista

Síntomas del autismo

 

Los síntomas del trastorno del espectro autista varían en presentación y gravedad. Los individuos con autismo pueden evidenciar una discapacidad intelectual, aunque algunos otros tienen una inteligencia normal.

También pueden tener alteraciones motoras, trastornos del sueño, convulsiones, disfunción inmune y alteraciones sensoriales. No siempre estas características se presentan en todos los casos. Es por eso que una evaluación profunda es crucial.

  • 6 meses de edad: no muestra sonrisas sociales u otro tipo de expresiones alegres dirigidas a las personas. Mantiene un contacto visual limitado o inexistente.
  • 9 meses: no hay intercambio de sonidos vocales u otra comunicación no verbal.
  • 12 meses: ausencia de balbuceos. No sonríe. Sigue sin manifestar sonidos vocales. No utiliza gestos para comunicarse como señalar. No responde al nombre cuando se le llama.
  • 16 meses: se mantiene sin palabras.
  • 24 meses: no hay frases significativas de dos palabras. Algunos en esta edad, pierden cualquier balbuceo o habilidad social que hayan adquirido con anterioridad.

Visita este artículo: Trastorno límite de la personalidad

Diagnóstico

trastorno del espectro autista

No se conocen las causas del TEA. Las investigaciones sugieren que los genes y algunos factores ambientales juegan un rol importante.

Durante los chequeos regulares, el pediatra examina el desarrollo del niño. Si encuentra signos de TEA, tendrá lugar una evaluación más exhaustiva. Esta incluye una serie de exámenes y evaluaciones para llegar a un diagnóstico definitivo.

El autismo se diagnostica según las directrices establecidas en el manual de la American Psychiatric Association. Según este manual, un diagnóstico de autismo implica deficiencias en estas áreas:

  • Comunicación.
  • Interacción social.
  • Patrones repetitivos de comportamiento e intereses.

El tipo y el grado de los síntomas del autismo cae en el llamado “espectro del autismo”. Por lo tanto, se considera con autismo aquellos niños con deficiencias severas, así como los que se ven afectados ligeramente.

A medida que crecen, tienen respuestas inusuales a experiencias sensoriales, como reacciones violentas ante algunos sonidos y a la forma en que lucen algunos objetos. Estos síntomas pueden ser leves o graves, y serán diferentes entre un niño y otro.

Cada niño evidenciará patrones de comunicación, sociales o conductuales de manera individual pero que se ajustan al diagnóstico general del trastorno del espectro autista.

Tratamiento

trastorno del espectro autista

Antes de decidir acerca del tratamiento de un niño con autismo, los padres deberían investigar todas las opciones disponibles. Los tratamientos educativos son base fundamental de los programas de apoyo para ayudar a identificar como responderá el niño.

Aún no se ha logrado definir un tratamiento para curar el TEA. Sin embargo, existen medicamentos que producen cambios significativos. Se estima que esto le permitirá desenvolverse de forma independiente en su vida adulta, aunque la mayoría de los casos no lo logra.

Resulta de vital importancia trabajar con un profesional que tenga experiencia en TEA. Se debe vigilar de cerca los avances y reacciones del niño mientras se le suministran los medicamentos para verificar posibles reacciones secundarias.

En todo caso, la terapia psicología de orientación cognitiva-conductual es fundamental. Los profesionales cognitivos trabajan en lo que se viene denominando teoría de la mente.

Por otro lado, desde el conductismo y el aprendizaje, se le enseñan al niño habilidades básicas y avanzadas para desenvolverse en su día a día.

Lee también:El síndrome de Down: ¿qué es?

Conclusión

El autismo, también conocido como trastorno del espectro autista hace referencia a un conjunto de síntomas o signos que afectan a la capacidad cognitiva, así como a las habilidades sociales y a otras actividades de la vida cotidiana del niño.

Hablamos de niños porque estos síntomas aparecen normalmente cuando el paciente tiene aproximadamente 3 años de edad. Por ello, es fundamental para los padres que estén atentos al comportamiento de su hijo/a y que busquen orientación profesional cuanto antes.

De esta forma, se podrá intervenir de forma temprana, lo cual tendrá una buena repercusión en el desarrollo del niño/a.