Autolesiones en adolescentes: ¿Cómo afrontarlo?

Elena Martínez Blasco · 22 marzo, 2019
La acción de hacerse daño, de manera intencionada, es lo se conoce como 'autolesión'. Se trata de un síntoma de un problema mayor, no es un trastorno en sí mismo. 

Las autolesiones en adolescentes son, por desgracia, cada vez más frecuentes. Factores como la situación familiar, el contexto social o el uso excesivo de las nuevas tecnologías han contribuido a aumentar el número de casos.

A continuación reflexionaremos sobre esta problemática que debe prevenirse a tiempo, ya que podría llevar a situaciones de más gravedad. También indagaremos en las causas de las autolesiones en adolescentes y las posibles formas de afrontarlas.

Autolesiones en adolescentes

Las autolesiones en adolescentes pueden indicar un problema mayor.

Las autolesiones en adolescentes son una problemática a nivel familiar y social. No solo por el hecho en sí, sino porque también pueden considerarse como una señal de alarma temprana de un posterior intento de suicidio, si la cuestión no se trata de la manera adecuada, o de un trastorno mental.

Existen varios factores que pueden promover la autolesión en los jóvenes. Sin embargo, es importante señalar que, independientemente del conjunto de factores, todos los casos deben tratarse con ayuda profesional apenas se detectan. Solo un profesional puede indicar cuáles son las mejores vías para afrontar el problema y darle una buena solución.

¿Qué factores familiares están relacionados con las autolesiones en adolescentes?

Los estudios muestran algunos factores familiares que pueden influir en las autolesiones en adolescentes; serían los siguientes:

  • Abuso físico o sexual.
  • Casos de suicidio en la familia.
  • Trastornos psicológicos en familiares directos.
  • Familias disfuncionales o desestructuradas.
  • Problemas de comunicación y vínculo emocional entre padres e hijos. Entornos en los que predominan la ira, la irritabilidad y los arrebatos emocionales.

Lee también: Las emociones que no gestionas, te controlan

Abordar la angustia emocional del adolescente

Las autolesiones en adolescentes deben atenderse a tiempo.

Los factores mencionados conllevan al desequilibrio emocional de los jóvenes y, por tanto, a la autolesión. Entonces, el hecho de hacerse daño vendría a ser una forma (errónea) de intentar reducir la gran angustia que sienten.

En muchos casos, las señales pueden ser tan sutiles que es difícil identificarlas a simple vista. No obstante, si se consigue hacerlo, será imprescindible no dejarla pasar por alto. Una buena forma de cuidar este aspecto consiste en hacernos algunas preguntas.

  • ¿Se respetan, comprenden e incentivan las expresiones emocionales del adolescente? Porque en ocasiones la familia podría sentirse abrumada ante unas expresiones demasiado frecuentes e intensas.
  • ¿O por el contrario son los progenitores los que aumentan la angustia del hijo con una excesiva crítica o implicación?
  • ¿El adolescente podría estar buscando la manera de llamar la atención de los padres a sus necesidades emocionales? ¿O tal vez para evitar las demandas de los progenitores?

Ante estas situaciones familiares, la investigación sugiere que cuanto más rechazo o presión existe por parte de sus progenitores, más enfado y frustración siente el adolescente. Es por ello que toma la problemática como un desafío y muestra todavía más oposición a cualquier propuesta.

Lee también: Reflexiones para padres

El entorno social y las nuevas tecnologías

Además del contexto familiar, hay otros factores que también influyen en los casos de autolesiones en adolescentes. Hay que tener en cuenta la vulnerabilidad emocional en esta etapa de cambio tan importante.

El adolescente no es solo más sensible a la situación familiar, sino también a su entorno social. En este sentido, también hay una actitud de rebeldía ante las normas y de imitación con algunos compañeros. Esto facilita que las autolesiones sean algo seductor para ellos, una »moda».

Por último, no podemos olvidarnos del papel de las nuevas tecnologías. El uso excesivo de estas puede llevar al adolescente a idealizar una vida virtual en la cual predomine la violencia, por ejemplo.

¿Cómo abordamos las autolesiones en adolescentes?

Recomendamos en gran medida el apoyo profesional para averiguar cuáles son los factores que están afectando a los jóvenes, así como las particularidades de su personalidad. Cada vez existen más campañas y programas de prevención a nivel educativo y médico que invitan a acudir a un psicólogo.

Hay que tener en cuenta que en algunos casos podría haber un trastorno mental. No obstante, el aumento de los casos de autolesiones en adolescentes demuestran que, la mayoría de las veces, se trata de una gran dificultad para gestionar las propias emociones. Por ello, lo más importante es solicitar ayuda profesional y seguir sus indicaciones.

Para acabar, los padres no deben olvidar que el hijo que se autolesiona está sufriendo y lo que más necesita es comprensión y afecto. Escucharle, tenderle la mano y mantener la serenidad en todo momento. Como hemos visto, otro tipo de actitudes solo causarán más rechazo y oposición por su parte, algo que dificultará la ayuda que se le quiera brindar.

  • Crowell, S. E., Baucom, B. R., McCauley, E., Potapova, N. V., Fitelson, M., Barth, H., … Beauchaine, T. P. (2013). Mechanisms of Contextual Risk for Adolescent Self-Injury: Invalidation and Conflict Escalation in Mother-Child Interactions. Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology. https://doi.org/10.1080/15374416.2013.785360
  • Wills, T. A., & Yaeger, A. M. (2003). Family Factors and Adolescent Substance Use: Models and Mechanisms. Current Directions in Psychological Science. https://doi.org/10.1046/j.0963-7214.2003.01266.x
  • Crowell, S. E. (2010). Self-injurious behaviors among adolescent females: A biosocial approach. Dissertation Abstracts International: Section B: The Sciences and Engineering.
  • Lovell, S., & Clifford, M. (2016). Nonsuicidal Self-Injury of Adolescents. Clinical Pediatrics. https://doi.org/10.1177/0009922816666854
  • Wedig, M. M., & Nock, M. K. (2007). Parental expressed emotion and adolescent self-injury. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. https://doi.org/10.1097/chi.0b013e3180ca9aaf