Automasaje para eliminar la celulitis

1 junio, 2014
Para darnos el masaje utilizaremos la yema de los dedos y los nudillos. Siempre en dirección ascendente, incidiremos más en la zona de los muslos, por ser la más problemática

Lo sabemos, no hay nada más molesto y antiestético que la celulitis. También sabemos que para la este problema no existen milagros y en ocasiones la única solución es pasar por un quirófano.

Pero te garantizamos que a través de unos buenos ejercicios, masajes y una correcta alimentación, podemos reducir su incidencia y suavizar su presencia. Así que ¿y si aprendemos a darnos un buen masaje anticelulítico?

Visita este artículo: Rutina de 15 minutos para quemar grasa

Paso 1: una buena crema anticelulítica casera

soin-minceur-anticellulite-comment-preparer-un-savon-au-cafe2

Casi todas las mujeres padecemos de celulitis. Esa retención de líquidos y grasa acumulada en glúteos y muslos en forma de piel de naranja. La celulitis distorsiona nuestra imagen y es también un problema de salud donde la circulación empieza a verse dificultada.

¿Qué podemos hacer? ¿Someternos a una operación, gastarnos grandes cantidades de dinero en cremas? Imposible, nuestra economía no está para ello. Así que el primer paso es aprender a realizar nuestra propia crema anticelulítica. Te aseguramos que es muy fácil de hacer y efectiva si somos constantes en su aplicación, toma nota:

Ingredientes

  • Una cucharada del café que hayas usado esa mañana. Si utilizas café de cápsulas coge dos ya usadas y vacíalas en un bol.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Una cucharada de aceite de almendras.
  • El jugo de medio limón.

Lee también: Cómo potenciar solo con agua tus remedios anticelulíticos

Preparación

Es muy fácil. El café es un excelente tónico y un maravillosos exfoliante que va a reactivar la circulación en las zonas críticas. Hay quien lo utiliza también para elaborar cremas para reducir tripa, así que, como ves, va a ser excelente para la celulitis. Combinado con el jugo ácido del limón su poder de acción será mayor.

Lo primero que haremos es mezclar todos los ingredientes en un bol. Puede que la mezcla conseguida te parezca algo extraña, pero te aseguramos que es muy efectiva.

Ahora, en el mismo bol, incluye un poco de tu propio gel de ducha, el que usas habitualmente. Recuerda que si tienen una acción hidratante será mucho mejor. Remuévelo bien y tenlo a punto para el segundo paso, es decir, nuestro masaje anticelulítico.

Paso 2: Masaje para reducir la celulitis

celulitis

Los masajes  son los mejores aliados para mejorar nuestra circulación sanguínea y reactivar el drenaje linfático. ¿Y cómo negarlo? No hay nada más relajante a la vez que estimulante que uno de estos masajes.

Ya sea en las piernas, la cabeza o el cuello… alivia dolores, tensiones, rigideces musculares, permitiéndonos, además, evitar la retención de líquidos y bajar el nivel de hormonas del estrés. No lo dudes, si diariamente te realizas este masaje en tus muslos verás como poco a poco reduces la incidencia de la celulitis.

Pero eso sí, has de ser constante, realizarlo por la mañana y por la noche todos los días. ¿Empezamos pues?

Pasos previos al masaje anticelulítico

Lo primero es darnos una ducha, la piel debe estar limpia y libre de impurezas. Lo ideal es que en la zona de las piernas y las pantorrillas te dejes caer un chorro de agua fresca, para así reactivar la circulación en caso de que tengas varices.

Vamos ya a la zona de los músculos. A mano tendrás ya la crema de café y aceites que antes hemos elaborado, a la cual le habrás añadido un poco de tu gel hidratante para ducha. Ponte una buena parte de crema anticelulítica en las manos para ir calentándola.

No te pierdas: Consejos para dar masajes relajantes

Técnica del masaje

Empezaremos el masaje de abajo arriba, es decir, desde las pantorrillas hasta la zona de los muslos. Lo ideal es ir siempre en dirección hacia el corazón siempre ascendente, favoreciendo así la circulación. Vamos a incidir más en la zona que va desde la rodilla hasta los muslos, ya que es ahí donde se concentra nuestra celulitis.

Los movimientos deben ser largos y lentos, y luego vamos subiendo hacia el estómago, en el caso de que también tengas un poco de grasa acumulada aquí. Pero recuerda, en nuestra tripa el masaje será circular y suave. Procura que no te falte la crema de café mientras haces el masaje.

En este automasaje utilizaremos la palma de las dos manos y también los nudillos. Es importante, ya que con los nudillos y las yemas de los dedos podremos ejercer un poco más de fuerza y un poco de presión (pero ojo, no debemos sentir dolor).

Los movimientos serán largos y circulares, efectuando algún que otro pellizco en la piel, recogiéndola y luego estirándola con ayuda del índice y el pulgar. Es muy efectivo. 

Si hay alguna zona a la que no puedes llegar o donde te es difícil efectuar correctamente el masaje, puedes ayudarte de un cepillo de madera específico para los masajes en las piernas. Son adecuados y favorecen la circulación.

Como ves se trata de un masaje muy fácil de hacer, pero la clave está en ser constantes: mañana y tarde todos los días. Intenta seguir una dieta sana donde no falten los líquidos, los antioxidantes y las frutas, y realiza también algo de ejercicio al día, aunque sea media hora. ¿Qué tal si empezamos hoy mismo?

Te puede gustar