Automasaje para eliminar la celulitis

Valeria Sabater·
25 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu al
25 Octubre, 2020
Si bien la celulitis es un proceso del cuerpo que se debe combatir por medio de antibióticos recetados y hábitos saludables, puedes complementar la rutina con un automasaje.

La celulitis es una condición que resulta incómoda para algunas personas. Sin embargo, aunque para tratarla lo mejor es acudir a un profesional médico, también se pueden complementar las terapias recomendadas con un estilo de vida saludable y un automasaje para combatir la celulitis.

¿Quieres saber cómo realizarlo? Te enseñamos los pasos a seguir. ¡Toma nota!

Combatir la celulitis con un buen masaje

Hoy te vamos a mostrar cómo realizar un automasaje que sirva como aliado para combatir la celulitis. Asegúrate de reservar unos cuantos minutos para dedicártelos a ti misma. Además, así permitirás que los productos utilizados penetren mejor y hagan un mayor efecto.

Paso 1: una buena crema anticelulítica casera

La retención de líquidos y la grasa acumulada en glúteos y muslos es lo que forma la piel de naranja. En ocasiones, esto también es un problema de salud; ya que la circulación empieza a verse dificultada.

Por ello, el primer paso para eliminar la celulitis es elaborar una crema anticelulítica, y mejor si es casera. ¿Cómo hacerla?

Ingredientes

  • Una cucharada del café.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Una cucharada de aceite de almendras.
  • El jugo de medio limón.

Lee también: Cómo potenciar solo con agua tus remedios anticelulíticos

Preparación

Según avala una investigación realizada en 2018 por la Universidad de las Americas, el café actúa como tónico y exfoliante; ya que es capaz de reactivar la circulación en las zonas críticas. Además, hay quien lo utiliza también para elaborar cremas capaces de facilitar la rotura de cúmulos de grasa y aportar firmeza a la piel.

Combinado con el jugo ácido del limón, los resultados en la piel mejorarán y conseguirás una receta perfecta para combatir la celulitis de forma natural.

  • Lo primero es mezclar los ingredientes en un bol.
  • Ahora, en el mismo bol, incluye un poco del propio gel de ducha. Recuerda que si tiene acción hidratante, será mejor.
  • Remuévelo bien y tenlo a punto para el segundo paso: masajear.

Paso 2: masaje para reducir la celulitis

Los masajes sirven para mejorar la circulación sanguínea y reactivar el drenaje linfático mientras te relajas.

Ya sea en las piernas, la cabeza o el cuello; alivian dolores, tensiones y rigideces musculares permitiendo, además, evitar la retención de líquidos y disminuir el nivel de hormonas del estrés.

celulitis

Si cada día te realizas este masaje en los muslos, por ejemplo, verás como poco a poco reduces la incidencia de la celulitis. Pero has de ser constante, tanto por la mañana como por la noche.

Paso 3: pasos previos al masaje anticelulítico

Lo primero es darse una ducha; ya que es mejor que la piel esté limpia y libre de impurezas. De hecho, lo ideal es que en la zona de las piernas y las pantorrillas te dejes caer un chorro de agua fresca para así reactivar la circulación, sobre todo, en caso de que tengas varices.

A mano tendrás ya la crema de café y aceites que antes habrás elaborado, y a la cual le habrás añadido un poco del gel hidratante para ducha. Así que ponte una buena cantidad (tamaño de una almendra) de crema anticelulítica en las manos para ir calentándola.

No te pierdas: Consejos para dar masajes relajantes

Paso 4: técnica del masaje

Empieza el masaje de abajo arriba, es decir, desde las pantorrillas hasta la zona de los muslos. En este sentido, lo ideal es moverse dirección hacia el corazón de forma ascendente; favoreciendo así la circulación. Mientras tanto, se incidirá en la zona que va desde la rodilla hasta los muslos, ya que es ahí donde se concentra la celulitis.

Los movimientos deben ser largos, circulares y lentos para ir subiendo hacia el estómago (en el caso de que también tengas un poco de grasa acumulada aquí). Pero recuerda que en esta zona el masaje será circular y más suave; procurando que no falte la crema de café.

Masaje celulitis

Utiliza la palma de las dos manos y también los nudillos para ejercer un poco más de fuerza y presión. No obstante, ten en cuenta que no se trata de sentir dolor; sino solo dar algún que otro pellizco en la piel, recogiéndola y luego estirándola con ayuda del índice y el pulgar.

Si hay alguna zona a la que no seas capaz de llegar o donde te sea difícil efectuar el masaje, puedes ayudarte de un cepillo de madera específico para esta tarea. Varios estudios han demostrado que son adecuados y favorecen la circulación, entre ellos, el siguiente trabajo elaborado por el inventor Chia-Yu Cheng.

Anímate a realizar este automasaje para combatir la celulitis

Como ves, es un masaje fácil de hacer cuya clave está en ser constantes durante mañana y tarde, cada día.  

Asimismo, intenta seguir una dieta sana donde no falten los líquidos, los antioxidantes y las frutas. Sin olvidar realizar también algo de ejercicio al día, aunque sea media hora. ¿Qué tal si empiezas hoy mismo?

  • Baryluk Anna, Łuniewska Magdalena, Garczyński Wojciech, Gębska Magdalena y Weber Nowakowska Katarzyna(2017). Estudio de caso del efecto anticelulítico y adelgazante del masaje al vacío. Zenodo. https://doi.org/10.5281/ZENODO.1064166
  • Chia-Yu Cheng. (1996), Método de masaje con cepillo de piel. Solicitud presentada por Jun Sui Kan Sei Cosmetics International Ltd. https://patents.google.com/patent/US5840048A/en
  • Maldonado López, J. S. (2018). Plan de negocios para la creación de una empresa dedicada a la producción y comercialización de jabón masajeador para la prevención y disminución de celulitis localizada en el cuerpo humano (Tesis de pregrado). Universidad de las Américas, Quito. http://dspace.udla.edu.ec/handle/33000/9391
  • Orchard, A. y van Vuuren, S. (2017). Aceites esenciales comerciales como posibles antimicrobianos para tratar enfermedades de la piel. Medicina alternativa y complementaria basada en la evidencia, 2017, 1- 92. https://doi.org/10.1155/2017/4517971