Avena en el embarazo: ¿por qué es un desayuno ideal?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 20 febrero, 2019
Thady Carabaño · 20 febrero, 2019
Desayunar con avena puede ser la mejor forma de comenzar el día durante el embarazo e, incluso, más allá del periodo de lactancia. A continuación te contamos más al respecto.

El consumo de avena en el embarazo está muy recomendado por los médicos y especialistas en nutrición. Y aunque este cereal está lleno de beneficios para la salud de todos, durante el embarazo, resulta muy favorecedor.

Por lo general, se recomienda aprovechar la avena en el desayuno. Bien sea cruda o cocinada, en hojuelas o en harina, la avena tienes múltiples beneficios tanto para la mujer como para el bebé.

Cabe destacar que sería ideal que su consumo supere los días de la preñez y forme parte de los hábitos cotidianos de toda la familia.

Beneficios de la avena en el desayuno

Después de 8 horas sin haber consumido ningún alimento, es fundamental realizar un buen desayuno. Si la recomendación general es que nadie debería saltarse el desayuno, mucho menos debe hacerlo una mujer embarazada, ni siquiera en los días de las pesadas nauseas matutinas.

La avena es una excelente opción para el desayuno de una embarazada, porque constituye una fuente de energía extraordinaria para comenzar el día.

Bol de avena.

Beneficios para la mujer

  • La avena ayuda a regular el tránsito intestinal y, por ende, combate el molesto estreñimiento que afecta a muchas embarazadas.
  • Mejora la respuesta a la insulina, con lo cual, previene la diabetes gestacional.
  • Mantiene estables los niveles de glucosa en la sangre, lo que ayuda a aliviar las náuseas matutinas.
  • Estimula la producción de progesterona y estrógenos, dos hormonas esenciales para un embarazo saludable.
  • Dado que es muy rica en hierro, el consumo de avena en el embarazo ayuda a combatir la fatiga y el cansancio.

Beneficios para el bebé

Dado que la avena es rica en folatos que contribuyen al crecimiento de los tejidos maternos durante el embarazo, es muy recomendada como complemento de la dieta durante los 9 meses de gestación.

Otro motivo por el cual se recomienda el consumo de avena en el embarazo tiene que ver con los nutrientes (en especial, la proteína y el fósforo) que favorecen el crecimiento y desarrollo normal del aparato óseo del bebé.

Descubre: ¿Por qué es tan saludable la avena? Tips para consumirla

¿Cómo aprovechar la avena en el embarazo?

Hay muchas formas de comer avena en el embarazo. Afortunadamente, este cereal es muy versátil y admite todo tipo de combinaciones. De allí que se pueda disfrutar como plato principal o como ingrediente de diversas recetas.

Es importante evitar el consumo de cereales procesados aunque contengan avena. La industrialización elimina gran parte de los nutrientes del cereal y añade demasiada azúcar, colorantes y sabores artificiales que no aportan ningún beneficio.

Antes de adquirir panes o galletas a base de avena comerciales, opta por las alternativas caseras. A continuación te compartimos tres recetas.

Panquecas de avena

  • 2 huevos.
  • 3 plátanos.
  • Miel de abejas (al gusto).
  • Una pizca de canela.
  • 1 cucharada de mantequilla (10 g).
  • 2 tazas y media de avena (250 gramos).
  • 1 cucharada de esencia de vainilla (10 ml).
  • 2 cucharadas de aceite de maíz (20 g).
  • 1 vaso de agua o bebida de avena (250 ml).

Preparación

  • Licúa la avena, los huevos, una cucharada de aceite, la canela y la vainilla.
  • Tritura los plátanos con un tenedor.
  • Incorpora los plátados triturados a la mezcla de avena y revuelve con el mismo tenedor.
  • Calienta bien un sartén engrasada con la otra cucharada de aceite.
  • En lo que esté bien caliente, baja el fuego y agrega una porción de la mezcla de avena y plátanos.
  • En lo que aparezcan unos pequeñas burbujas en la masa, ya se puede voltear.
  • Deja que se dore la panqueca por cada lado.
  • Disfrútala con un poco de miel y frutas.

Tortitas de avena.

Batido de avena

  • 1 litro de avena.
  • 2 cucharadas de avena (20 gramos).
  • 1 o 2 piezas de fruta de tu preferencia.
  • Azúcar moreno o miel (al gusto).
  • Opcional: una pizca de canela.

Preparación

  • Coloca en remojo la avena durante toda una noche. En caso de que se te olvide, puedes dejarla en remojo una hora antes de comenzar a preparar tu batido.
  • Una vez lista la avena, agrega el resto del agua y licúa junto con la fruta de tu preferencia.
  • Endulza a gusto con azúcar moreno o miel.
  • Sirve con unos cubos de hielo, si lo deseas.

Te interesa saber: Motivos para consumir avena todas las mañanas

Galletas de avena

  • Uvas pasas (opcional).
  • 1 taza de azúcar moreno (100 g).
  • 2 tazas y media de avena en harina u hojuelas (250 g).
  • 1 barra de mantequilla (125 gramos).
  • Opcional: una pizca de canela.

Preparación

  • Mezcla y amasa la mantequilla con el azúcar, la avena y la canela. Si la masa queda muy blanda puedes ponerla unos 30 minutos en la nevera para que endurezca.
  • Enmantequilla y enharina una bandeja.
  • Precalienta el horno a 180°C.
  • Haz las galletas de la forma de tu preferencia.
  • Puedes agregar una o dos uvas pasas por galletas.
  • Las galletas deben ir al horno durante 10 a 15 minutos. No hay que dejarlas dorarse ni endurecerse demasiado, pues al enfriarse se endurecerán más.
Galletas de avena.

Una recomendación

A la hora de aprovechar la avena en el embarazo, es importante variar la forma, para evitar caer en la monotonía. Y, recuerda, es fundamental buscar el producto más natural posible.

*Nota: las mujeres embarazadas deben tener precaución a la hora de añadir canela a sus recetas, ya que no es del todo inocua.