Avena en el embarazo: ¿por qué es un desayuno ideal?

Thady Carabaño 18 junio, 2018
Incorporar la avena en la dieta de la embarazada es uno de los hábitos alimenticios que debería perdurar más allá de la gestación. Desayunar con avena es la mejor forma de comenzar el día.

La avena en el embarazo es un desayuno ideal. Ya sea que la consumas de forma cruda o cocinada, en hojuelas o en harina, la avena tienes múltiples beneficios para la mujer embarazada y para el bebé en formación.

La avena en el embarazo puede ser la clave para superar muchas de las dolencias propias de la gestación. Sería ideal que su consumo supere los días de la preñez y forme parte de los hábitos cotidianos de toda la familia.

Beneficios de la avena en el desayuno

Después de 8 horas en que no se ha consumido ningún alimento, el desayuno es una comida fundamental. Si la recomendación general es que nadie debería saltarse el desayuno, mucho menos debe hacerlo una mujer embarazada, incluso en los días de las pesadas nauseas matutinas.

Bol de avena.

La avena es rica en nutrientes. Por su alto contenido en hidratos de carbono complejos, es una fuente de energía extraordinaria para comenzar el día. Es rica en zinc, calcio, hierro y ácido fólico, necesarios para la correcta formación del bebé. A estos beneficios se suma:

  • Estimula la producción de insulina, lo que evita la diabetes estacional.
  • Mantiene estables los niveles de glucosa en la sangre lo que ayuda a aliviar las nauseas matutinas.
  • Ayuda a regular el tránsito intestinal por su contenido de fibra.
  • Se alivia el molesto estreñimiento que afecta a muchas embarazadas.
  • Estimula la producción de progesterona y estrógenos, dos hormonas esenciales en un embarazo saludable.

Ideas para consumir avena en el embarazo

La mejor forma de comer avena en el embarazo es cruda o cocida. Además, es muy versátil. Puede prepararse de muchas maneras para que el consumo de avena en el embarazo sea una experiencia deliciosa.

Es  importante evitar el consumo de cereales procesados aunque contengan avena. La industrialización elimina los nutrientes de la avena y añade demasiada azúcar, colorantes y sabores artificiales que no aportan ningún beneficio.

Si vas a adquirir panes o galletas a base de avena, es preferible que optes por los elaborados o comercializados en tiendas naturistas. Si te animas a hacerlos por ti misma, te dejamos tres recetas básicas. ¡Anímate y disfruta!

Panquecas de avena

  • 1 taza (250 gramos) de avena en hojuela o copos, o también puede ser harina de avena.
  • 3 plátanos o bananos.
  • 2 huevos.
  • 1 taza (250 mililitros) de agua o avena.
  • 5 gramos de canela.
  • 1 cucharada (10 gramos) de esencia de vainilla.
  • 2 cucharadas (20 mililitros) de aceite de maíz.
  • 1 cucharada (10 gramos) de mantequilla.
  • Miel
Tortitas de avena.

Te interesa leer: Los beneficios de consumir leche de avena

Preparación

  • Licúa la avena, los huevos, una cucharada de aceite, la canela y la vainilla. También se puede hacer la mezcla con un batidor de mano.
  • Tritura los bananos con un tenedor.
  • Incorpora los bananos triturados a la mezcla de avena y revuelve con el mismo tenedor.
  • Calienta bien un sartén engrasada con la otra cucharada de aceite.
  • En lo que esté bien caliente, baja el fuego y agrega una porción de la mezcla de avena y bananos.
  • En lo que aparezcan unos pequeños hoyos en la masa, ya se puede voltear.
  • Deja que se dore la panqueca por cada lado.
  • Disfrútala con mantequilla y miel.

Batido de avena

  • 2 cucharadas (20 gramos) de avena en hojuela o harina.
  • 4 vasos (1 litro) de agua.
  • 1 cucharada pequeña (5 gramos) de canela.
  • Fruta de tu preferencia (2 cambures o bananos, 1 manzana sin piel o 1 taza de papaya en cubos).
  • Azúcar moreno o miel al gusto.
  • Hielo.

Preparación

  • Deja la avena remojando en un vaso de agua de 30 a 60 minutos previos a la elaboración del batido.
  • Agrega el resto del agua y licúa junto con la fruta de tu preferencia.
  • Endulza a gusto con azúcar moreno o miel.
  • Sirve con unos cubos de hielo.

Galletas de avena

  • 1/2 taza (125 gramos) de mantequilla.
  • 1/2 taza (125 gramos) de azúcar moreno.
  • 1 taza (250 gramos) de harina de avena o en hojuela.
  • 1 cucharadita (5 gramos) de canela.
  • Uvas pasas (opcional).
Galletas de avena.

Preparación

  • Deja la mantequilla a temperatura ambiente para que esté blanda.
  • Si quieres una galleta de una textura más fina hazla con harina de avena. Si prefieres una textura más gruesa o integral hazla con las hojuelas.
  • Mezcla y amasa la mantequilla con el azúcar, la avena y la canela. Si la masa queda muy blanda puedes ponerla unos 30 minutos en la nevera para que endurezca.
  • Enmantequilla y enharina una bandeja.
  • Enciende el horno a 180°C.
  • Haz las galletas de la forma de tu preferencia.
  • Puedes agregar una o dos uvas pasas por galletas.
  • Las galletas deben ir al horno de 10 a 15 minutos. No hay que dejarlas dorarse ni endurecerse demasiado, pues al enfriarse se endurecerán más.

Leer también: 4 recetas de avena imprescindibles

Una recomendación final

El consumo de avena en el embarazo es una costumbre que debería extenderse hasta el período de lactancia, ya que estimula la producción de leche materna. Los ácidos y aminoácidos esenciales de la avena pasan al bebé a través de la leche de su madre, lo que es extraordinario para su crecimiento.

La avena es un cereal que se digiere con fácilmente y es de lenta absorción, lo que lo convierte en un gran alimento para la mujer embarazada que debería ser consumido por toda la familia.

Te puede gustar