Ayuda a tu hijo a dar sus primeros pasos

Lucía Ramírez · 1 julio, 2018 · Última actualización: 11 enero, 2019 11 enero, 2019
Ayudar a tu hijo a dar sus primeros pasos es muy importante. Desplazarse de un lado a otro da cierta autonomía al pequeño, pero también indica su nivel de desarrollo.

Uno de los momentos más atesorados de un padre o madre es ver a su hijo dar sus primeros pasos. ¿Por qué razón? Entre muchas otras, porque aprender a caminar es una prueba importante del buen desarrollo del niño.

De hecho, los primeros pasos es algo que nos permite observar con claridad si el pequeño presenta algún trastorno del sistema nervioso, o bien, es un niño sano. Pero, ¿cómo puedes ayudar a tu hijo a dar sus primeros pasos?

Actualmente, existen diversas posturas sobre el desarrollo de la marcha. Pon un lado, hay quienes afirman que caminar es algo innato; pero otros autores argumentan que es un proceso que se aprende por medio de la imitación y del ensayo-error.

Lo que sí sabemos es que el proceso de la marcha en cada niño es distinto. Por lo tanto, conlleva cierto tiempo de maduración. No obstante, antes de ayudar a tu hijo a dar sus primeros pasos, es necesario señalar que aprender a caminar directamente con el desarrollo motor del niño.

El sistema motor

Es una parte del sistema nervioso central que se encarga de la programación, control y ejecución de movimientos. Estas señales son enviadas desde el cerebro (corteza motora) hasta los músculos. Los músculos, a su vez, interpretan las órdenes del cerebro, y es así como provocan movimiento.

Niño dando sus primeros pasos

Es interesante señalar que al ser humano le lleva más tiempo desarrollar la marcha que a otros animales. Los caballos, o incluso los pájaros, pueden conservar el equilibrio desde que nacen o a los pocos días. Sin embargo, en el caso de los humanos, necesitan un periodo más largo para ponerse de pie y caminar.

En otras palabras, para que un niño pueda dar sus primeros pasos, necesita desarrollar una compleja conexión neuronal con los demás miembros de su cuerpo. Y para lograrlo hay que ser paciente.

Te recomendamos leer: 8 cosas que nunca deberías hacerle a los bebés

La evolución para los primeros pasos del niño

Desde que un bebé nace se producen ciertos automatismos de marcha; aunque no es posible que tengan la fortaleza necesaria como para sostener el peso de su cabeza y cuerpo con sus propias piernas. Sin embargo, incluso los pequeños avances preparan al bebé para aprender a caminar.

Algunos ejemplos son el rastreo, mantenerse erguido con ayuda de un adulto, gatear, colocarse de pie sujetándose de algún elemento. Así, entre los 12 y 15 meses, el niño consigue dar sus primeros pasos y empezar a caminar de manera independiente.

De modo que, si deseas ayudar a tu hijo a dar sus primeros pasos, tienes que hacer hincapié en fortalecer su sistema motriz y también en desarrollar fuerza en sus extremidades inferiores. A continuación, te explicamos algunas sugerencias que puedes poner en práctica.

Fortalece sus piernas

Fortalecer los músculos y la estructura de sus piernas muy positivo para que tu hijo pueda dar sus primeros pasos. Un ejercicio muy efectivo es ayudarle a hacer movimientos de bicicleta con sus piernas para después contraerlas en dirección a su abdomen y dejar que las estire hacia ti con fuerza.

Bebé con un andador

Prepárale un área libre y segura

Cuando los pequeños están en proceso de caminar, suelen estar expuestos a caídas y accidentes. Por tal motivo, prepara un área segura para él con superficies blandas pero firmes, como una alfombra.

Asimismo, procura que no existan objetos con ángulos que puedan lastimarlo. Para ello, puedes forrar las esquinas de los muebles, tapar los enchufes eléctricos y quitar objetos con los que pueda tropezarse.

Visita este artículo: Cargadores de bebés: ventajas y desventajas

Tu hijo necesita seguridad

Cuando el pequeño empieza a caminar, su marcha suele ser inestable, insegura y sin coordinación. Te darás cuenta que camina con los pies separados para tener mayor equilibrio. Por ello, es necesario que sienta tu presencia y cariño. Así, cuando se caiga, podrás reconfortarlo y animarlo a intentarlo de nuevo.

Es importante no dramatizar con las caídas. Si notas que se cae, resta importancia al suceso negativo. Es mejor enfatizar en la fuerza que necesita para levantarse de nuevo y seguir.

Proporciona un buen calzado

Otra medida que debes considerar es conseguirle un calzado apropiado. Algunos expertos consideran que el bebé no debe usar zapatos hasta que inicie la marcha. Mientras llega ese momento, puedes proteger sus pies con unos calcetines o zapatos sin suela. Así evitarás posibles lesiones en los pies y piernas.

El mejor calzado para un niño que da sus primeros pasos es aquel que proteja el pie sin ser rígido. Debe ser de piel suave, sin suelas duras o refuerzos. En cuanto el pequeño haya ganado más experiencia, puede utilizar zapatos más rígidos, parecidos a los de una persona adulta.

Conclusiones

Como puedes notar, ayudar a tu hijo a dar sus primeros pasos es muy importante. Desplazarse de un lado a otro da cierta autonomía al pequeño pero también es una muestra de su desarrollo. Procura respetar su ritmo individual y no lo fuerces, ya que esto podría ser contraproducente.

Ten en cuenta que para los 12 o 15 meses el niño apenas está aprendiendo a caminar y le tomará de 4 a 6 años perfeccionar la marcha. Así que sé paciente y dale la mano siempre que sea necesario.