Ayuda a tu hijo a conseguir sus objetivos

Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
9 julio, 2019
Al ayudar a tu hijo a conseguir sus objetivos le estás dando una de las lecciones más importantes de su vida, la cual le permitirá tomar buenas decisiones para sentirse pleno y satisfecho. Sin embargo, ¿cómo puedes ayudar a tu hijo en este aspecto?

¿Por qué es importante ayudar a tu hijo a conseguir sus objetivos? Ser padre o madre implica más que alimentar o brindar un techo a los hijos. El verdadero objetivo de los padres es proveer lo necesario al hijo para que este consiga ser autosuficiente, tome buenas decisiones y alcance la plenitud.

No obstante, en ocasiones se nos olvida que los hijos crecerán y vivirán su propia vida. Es importante señalar que ellos serán el propio motor que los impulse para alcanzar sus metas a pesar de las circunstancias de la vida.

Como es evidente, deseamos verlos entusiasmados, felices y satisfechos. Si ese es tu caso, es importante que consideres cómo ayudar a tu hijo a conseguir sus objetivos.

¿Qué significa ayudar? La ayuda es un arte. Como todo arte, requiere una destreza que se puede aprender y ejercitar. También requiere empatía con la persona que viene en busca de ayuda. Es decir, requiere comprender aquello que le corresponde y, al mismo tiempo, la trasciende y la orienta hacia un contexto más global.

Bert Hellinger

Cómo ayudar a tu hijo a conseguir sus objetivos

Educar a los hijos incluye enseñarles a definir qué es lo que quieren ser y los medios por los que pueden alcanzar sus metas. Es tu responsabilidad enseñarles a planear su futuro. Para ello debes permitirle tomar conciencia de sí mismo, sus habilidades, las dificultades o posibilidades a la hora de construir su propio proyecto vital.

Padre incentiva a su hija a lograr sus sueños.

El proyecto de vida es un planteamiento y una búsqueda que se elabora con la finalidad de resolver las necesidades humanas de una persona a futuro. Esto incluye aspectos como la calidad de vida, educación, familia, pareja, desarrollo profesional, religión, postura política, etc.

Realizar el proyecto de vida a edades muy tempranas puede ser muy complejo puesto que la identidad y personalidad aún no están bien definidas.

Sin embargo, en este artículo nos concentramos en dos aspectos muy importantes que les ayudarán a tomar decisiones importantes en el futuro: la constancia y el esfuerzo.

Enséñale el valor del esfuerzo

De acuerdo con la especialista Ma. Consolación Calderón España, en su artículo «La educación de la constancia: Valor fundamental en la formación de la persona», señala que la creación de hábitos se inicia desde la infancia.

Asimismo, la autora cita un fragmento del Tratado de educación femenina de San Jerónimo en el que dice de la persona: “Procúrese que tome gusto por lo que es la fuerza a recitar de manera que no sea trabajo sino placer, no necesidad sino voluntad”. En otras palabras, se necesita esfuerzo para alcanzar metas, pero debe trabajarse por disfrute y no por obligación.

El esfuerzo es estar consciente que, para que poder alcanzar una meta, es necesario trabajar duro de manera continua. Si no nos esforzamos, pocas veces lograremos alcanzar cualquier propósito. No obstante, es necesario tener un motivo claro, entusiasmo y fuerza de voluntad para no perderse en el camino.

Todo crecimiento depende de la actividad. No hay desarrollo físico o intelectual sin esfuerzo, y el esfuerzo significa trabajo

Calvin Coolidge

Continúa leyendo: ¿Estoy creando el mejor entorno para mis hijos?

Cómo puedes ayudar a tu hijo a conseguir sus objetivos desde el esfuerzo

En primer lugar, es vital permitirle desarrollar voluntad propia y autoconocimiento; de esta manera podrá comprometerse con los objetivos que se proponga. Además, será más sencillo trabajar con él en este aspecto.

Niño ganador feliz.

Otro paso importante es definir objetivos de acuerdo a su edad y capacidad tanto a corto como a mediano plazo. Estas medidas servirán para que el niño conozca la satisfacción “demorada” y no solo la instantánea. Sin embargo, ambas deben relacionarse con el esfuerzo.

También debes enseñarle con disciplina. Por esto no queremos decir que seas autoritario e inflexible. Simplemente debes ser firme y exigirle que cumpla con lo que ha prometido anteriormente. De este modo tu hijo desarrollará autoexigencia para alcanzar cualquier meta. Por otra parte, no se acostumbrará a una vida cómoda, sin compromisos.

La constancia

«Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia,
pronto llegará a ser mucho».

-Hesiodo-

La constancia es la virtud que permite actuar con perseverancia en las decisiones, acciones o propósitos pese a las dificultades. Una persona que está decidida, actúa con determinación, combate el miedo, la frustración y el desánimo. Por esta razón la constancia es una de las mejores actitudes para ayudar a tu hijo a conseguir sus objetivos.

Cómo enseñar la constancia

Uno de los puntos más importantes para desarrollar la constancia es la paciencia. Sin ella, tu hijo podría desesperarse al no obtener los resultados inmediatamente o incluso, frustrarse. Por eso muéstrale que puede alcanzar sus objetivos si va por partes, paso a paso, como afirmaba Hesiodo.

Niño ganando una carrera de bicicleta.

Otra forma en la que puedes ayudar a tu hijo es proponiéndole practicar un deporte o actividad que requiera constancia. Él mismo verá que, si entrena y practica, puede mejorar su desempeño de manera progresiva.

Además, es importante darle ánimos y no permitir que se dé por vencido ante las dificultades. Asimismo, puedes reforzar su conducta al celebrar con él sus pequeños avances. Ambas acciones tienen mucho valor.

Te interesará leer: La importancia de la familia en el crecimiento de un niño

Tu guía y ejemplo es muy importante para ayudar a tu hijo a conseguir sus objetivos. Darle la oportunidad de sentir satisfacción por su esfuerzo y constancia le servirá de estímulo. De esta manera le enseñarás un modelo para seguir superando retos a lo largo de su vida.

  • Ruble, D. N., Taylor, L. J., Cyphers, L., Greulich, F. K., Lurye, L. E., & Shrout, P. E. (2007). The role of gender constancy in early gender development. Child Development. https://doi.org/10.1111/j.1467-8624.2007.01056.x
  • Fjørtoft, I. (2001). The natural environment as a playground for children: The impact of outdoor play activities in pre-primary school children. Early Childhood Education Journal. https://doi.org/10.1023/A:1012576913074
  • Taylor, A. F., Kuo, F. E., & Sullivan, W. C. (2002). Views of nature and self-discipline: Evidence from inner city children. Journal of Environmental Psychology. https://doi.org/10.1006/jevp.2001.0241