¿Cómo ayudar a los niños con miedo a la oscuridad?

Si un niño tiene miedo a la oscuridad los padres deben apoyarle y ayudarle a superarlo. En ningún caso deben burlarse de él, ya que podrían prolongar la situación

De niños, los seres humanos somos vulnerables a atemorizarnos. El miedo a la oscuridad es una situación común en todas las personas y forma parte del desarrollo de los niños.

El deber de los padres al enfrentarse con esta situación es ayudarlos a canalizar esos miedos y superarlos. En este artículo ofreceremos recomendaciones para saber cómo ayudar a los niños con miedo a la oscuridad.

Estos tips ayudarán al niño a superar los miedos a medida que van creciendo. Si se ataca esta fobia desde que nacen, cuando los pequeños crecen ya lo superan.

Sin embargo, hay ocasiones en las que no se saben enfrentar y lo llevan hasta la adolescencia o adultez.

A continuación presentamos una guía para ayudar a los niños con miedo a la oscuridad.

1. Divertirse

Divertirse

Un consejo muy bueno que es importante aplicar es el realizar actividades didácticas, como juegos, que ayuden a vencer este miedo a la oscuridad.

  • Una actividad muy divertida que les gustará mucho a los niños es jugar con las sombras. El que haga la mejor figura con las manos gana.
  • Es una alternativa que ayudará a que el niño venza ese miedo.

Te recomendamos leer: Alimenta a los niños con amor y sus miedos morirán de hambre

2. Una lámpara

Utilizar una pequeña lámpara con luz tenue o graduar la luz de la habitación del niño es una técnica que genera tranquilidad.

De esta forma, se va venciendo poco a poco el pánico a dormir con la luz completamente apagada.

3. No consentir su miedo

No consentir su miedo

Si el niño llora para que lo atiendan, encender la luz no debe ser la solución. De ser así ¿cómo se contribuye a que lo supere?

Si llora, se debe buscar la manera de tranquilizarlo, estando con él y acompañándolo. Si no se enfrenta a este temor que le atormenta, no superará la fobia cuando el cuarto quede a oscuras.

Por lo tanto, no dormirá solo en su habitación por varios años.

4. Hablar con ellos

La comunicación es fundamental. Se debe hablar con los niños, haciéndoles entender que el lugar donde habitan es seguro.

De esta manera, sabrán que no deben tenerle miedo a la oscuridad. Sobre todo, hay que hablar de lugares que comúnmente generan ese temor: debajo de la cama, el armario o los pasillos.

Si el niño identifica estos lugares, su temor irá disminuyendo.

5. Contar historias para vencer el miedo

Contar historias para vencer el miedo

Exponer al niño a que viva una situación por la que se tiene miedo es una manera de ayudarle a vencer el miedo a la oscuridad.

Si se involucra en estas situaciones, a través de historias en su imaginación, podría vencerlo con mayor facilidad.

6. Prohibido burlarse

Aunque puede parecer algo lógico, algunos padres involuntariamente se burlan de esas situaciones. En ocasiones ocurre por lo que diga el niño o por que le cause gracia.

Esa sensación de burla ocasiona que el niño no salga de ella tan fácilmente y, más bien, la prolonga.

7. No alterarlo

No alterarlo

Aunque esto también suene lógico, es mejor evitar que el niño pase por situaciones que lo alteren, al menos hasta que venza el miedo.

Si la familia está pasando por situaciones irregulares como algún robo, no se debe hablar de esto delante del menor. Este acontecimiento podría alterar sus nervios y en la noche hacerlo pasar por un ataque de pánico.

Ver también: Tus hijos recogen los miedos que siembras

8. Música

Cuando van creciendo, la música es excelente opción para vencer el miedo. Si tiene un aparato de radio pequeño o un dispositivo digital, puede ser una buena opción.

Poner música de un género suave puede utilizarse para que el pequeño se relaje y se duerma. A continuación, los padres apagarían el dispositivo.

Si se repite esta acción, al pasar unas semanas, a los pequeños se les olvidará y superarán el temor.

Todos estos tips son claves para ayudar a los niños a vencer el miedo a la oscuridad. Lo más importante es ayudarlos a estar bien, como madre o como familiar.

Este miedo no es un juego ni un invento de los niños. Es real y, a veces, hasta los adultos lo atraviesan.

Por esta razón es tan importante saber identificar qué es lo que pasa con el miedo, para poder canalizar sus temores y ayudar a enfrentarlos juntos.

No existe fobia alguna que no se venza enfrentándola. Los distintos métodos que hemos mostrado son de gran utilidad para poder contrarrestar este común temor.

Con ellos, los pequeños del hogar se sentirán a salvo en todo momento.