Ayudar a un niño a adaptarse a una nueva escuela

Antonella Grandinetti · 8 febrero, 2019
Cambiar de colegio no es sencillo para los niños. Necesitan un periodo de adaptación para sentirse cómodos con la nueva realidad. Aprende aquí a ayudarles.

El primer día en una nueva escuela es un momento que genera gran ansiedad y temor en la mayoría de los niños, sin importar su edad. De hecho, el periodo de adaptación suele durar un par de meses hasta que el niño se sienta realmente cómodo con su maestra y compañeros.

Como padres, es nuestro deber ayudar a nuestros hijos a superar esa ansiedad, mirar el vaso “medio lleno” y descubrir todo lo bueno de la nueva experiencia. No te pierdas nuestros consejos.

¿Por qué aparecen los miedos y la ansiedad?

Niño abrazado a su madre con miedo.
El miedo a lo desconocido es una de las causas de la ansiedad al colegio.

Más allá de la edad que tenga tu hijo, la aparición de la ansiedad y diferentes miedos suele ser un hecho cuando hablamos de un cambio de esta magnitud. No es difícil comprender lo que les sucede a los niños, tan sólo necesitamos ejercitar la empatía.

Una nueva escuela implica un nuevo comienzo para los pequeños (y no tan pequeños). Entre los principales factores que producen miedo y ansiedad encontramos:

  • Lo desconocido: todo es nuevo y el niño no sabe cómo funcionan las cosas ni con qué se va a encontrar.
  • No tener amigos: una nueva escuela significa ingresar en un curso donde todos se conocen. El niño entra en un grupo armado donde no tiene ni un amigo. Es lógico que esta situación le genere temores.
  • Perder amigos: otro miedo bastante habitual es creer que se perderán los amigos de la antigua escuela, que se olvidarán de él y no les verá nunca más.

Recuerda: el periodo de adaptación varía de un niño a otro en razón de su edad (los niños pequeños suelen adaptarse más rápido que los mayores) y su personalidad (los niños tímidos suelen necesitar más tiempo para adaptarse). ¡Ten paciencia y acompaña a tu hijo!

Quizá te interese: “8 tips a la hora de negociar con tus hijos”

Cómo ayudar al niño en la nueva escuela

Si bien es probable que el cambio a una nueva escuela te genere a ti también un poco de ansiedad, debes mantenerla bajo control. No olvides que los padres somos el espejo en el que se miran nuestros hijos. Somos su ejemplo a seguir.

Veamos ahora algunos buenos consejos para ayudar al niño a adaptarse a su nueva escuela:

Antes del cambio de colegio

Un abrazo entre madre e hija.
El diálogo y la empatía serán aspectos necesarios para iniciar los nuevos hábitos.
  1. Anuncia el cambio sólo cuando sea un hecho: hablar de posibilidades con tus hijos sólo les generará estrés. Comunícales que irán a una nueva escuela sólo cuando estés seguro de que eso sucederá.
  2. Explica los motivos: hablar con tus hijos sobre las razones que impulsan el cambio es la única forma de que entiendan la necesidad del mismo. Aunque sean pequeños, tienen capacidad de razonamiento. Ármate de paciencia para recibir sus preguntas y ¡dialoga!
  3. Brinda información importante: cuéntales cuándo comenzarán en la nueva escuela, cómo se organizarán sus días, cómo funciona el colegio y todo lo que consideres necesario para minimizar la ansiedad de tus hijos.
  4. Sé empático: es un momento difícil para tus hijos. Ponte en su lugar y no pierdas la calma. Tus hijos necesitan tu comprensión, amor y apoyo.
  5. Visita el colegio: conocer la nueva escuela antes del comienzo de clases (o del momento del cambio) puede ser determinante para que tus hijos puedan hacerse a la idea. Pregunta en el colegio si es posible visitarlo.
  6. Aprovecha las actividades extraescolares: si el colegio ofrece actividades fuera del horario de clase, puede ser una buena idea inscribir a tu hijo en alguna de ellas. Escoge una actividad que disfrute y deja que poco a poco se habitúe a la nueva escuela y sus nuevos compañeros. De esta manera, llegado el momento no se sentirá tanto como “el nuevo”.

Lee también: “6 consejos para desarrollar talentos en tus hijos”

El primer día de clases

Madre acompañando a su hija a la escuela.
Debemos crear un primer día apacible que reduzca su ansiedad.
  1. Despierta a tu hijo con amor: aprovecha para desayunar con él sin prisas e intenta calmar su ansiedad.
  2. Acompáñale a la nueva escuela: da igual la edad que tenga, necesitará tu apoyo para enfrentarse a sus nuevos profesores y compañeros. ¡Sé su pilar!
  3. Escúchale: hazle sentir que comprendes sus miedos e inseguridades. Escucha a tu hijo, deja que se desahogue contigo.
  4. Sé puntual: tanto cuando le dejes como cuando le recojas. Es importante que tu hijo llegue a tiempo por la mañana y es fundamental que te encuentre esperándole al salir del colegio.
  5. Si tu hijo llora (en el caso de los pequeños), asegúrale que todo irá bien pero ¡no vuelvas a casa con él!
  6. Presta atención a las señales: algunos niños no cuentan todo lo sucedido en el colegio o tienen problemas para exteriorizar sus sentimientos. Obsérvale e intenta detectar si presenta cambios de personalidad o actitudes, para así saber cómo está viviendo el cambio.

Durante el periodo de adaptación

Niños en clases
El periodo de adaptación es diferente según la condición de cada niño.
  1. No olvides que hablamos de un periodo de adaptación: es imposible asegurar cuánto tiempo necesitará tu hijo para sentirse cómodo en la nueva escuela. Respira profundo y recuerda que cada persona necesita una cantidad de tiempo diferente.
  2. Nunca pierdas la paciencia si tu hijo dice que no quiere ir al colegio: la adaptación puede ser muy complicada. Escucha a tu hijo y acompáñale, no sumes estrés a su vida con recriminaciones o gritos.
  3. Contacta con otros padres del curso: averigua qué niño le cae bien a tu hijo y conversa con su padre. Quizá puedas invitarle a tu casa a jugar o a comer, así ayudarás a tu hijo a romper el hielo.
  4. Escucha más de lo que hablas: permite a tus hijos expresarse, intenta comprenderles y no des moralinas. Cada persona vive el proceso de cambio de forma diferente.

El proceso de adaptación a una nueva escuela puede ser largo y complejo, dependiendo de las características de cada niño. ¡Ármate de paciencia y empatía! Solo así podrás ayudar a tus hijos.