El azúcar refinado puede afectar seriamente los senos sanos

El azúcar refinado es el tipo de endulzante más consumido en todo el mundo sumado a que, además, es el utilizado en todo tipo de pasteles, panes, dulces, salsas, golosinas y muchas otras comidas que se adquieren en el mercado. Su consumo frecuente genera una adicción igual a la del cigarrillo, así como otros tipos de drogas; lo más preocupante de todo es que, como cualquier tipo de droga,  a largo plazo, este producto puede causar serios daños en la salud y consecuencias que pueden ser irreparables.

El azúcar, al igual que las drogas, fue creada artificialmente por los humanos y sus efectos en la salud son muy graves.  Este producto, que se utiliza a menudo como parte de la alimentación, no supone un aporte nutricional significativo y, por el contrario, con el tiempo puede causar enfermedades importantes como la diabetes y el cáncer.

Un reciente estudio demostró que el azúcar puede afectar la salud de los senos

Actualmente, se sigue investigando el azúcar y, con el paso de los años, se siguen haciendo grandes hallazgos sobre sus efectos en la salud. Un reciente estudio realizado por científicos de Canadá  y publicado en la revista BMC Public Health reveló que solo tres bebidas azucaradas por semana puede aumentar la densidad del tejido mamario y aumentar el riesgo de cáncer de mama.

La investigación contó con la participación de 776 mujeres en edad fértil y 779 mujeres que ya habían llegado a la etapa de la menopausia. Los científicos midieron la densidad de los pechos de cada mujer, y también hicieron un test con una serie de preguntas relacionadas con la frecuencia con que consumían alimentos con azúcares refinadas como, por ejemplo, dulces, refrescos y las cucharadas de azúcar diarias en sus cafés y jugos.

Azucar.refinada.efectos.en.la.salud.2

La conclusión, revelada por la investigadora principal, la profesora Caroline Diorio, determinó que hay una correlación entre el consumo de azúcar y la densidad del tejido mamario. Las mujeres que ya habían llegado a la etapa de la menopausia tuvieron un aumento de la densidad de los senos por consumo excesivo de grasa, mientras que las mujeres que aún no llegaban a esta etapa tuvieron una densidad mayor en sus senos por consumo excesivo de azúcar.

Con este hallazgo los investigadores encendieron una vez más las alarmas sobre el consumo excesivo de azúcar pues, aunque muchos consideren que no la consumen en exceso, lo cierto es que esta puede estar presente donde menos lo imaginamos.

El aumento de la densidad del tejido mamario aumenta el riesgo de cáncer de mama y ​​lo más preocupante de todo es que hace que sea más difícil de detectar y diagnosticar a tiempo el cáncer. Estos resultados deben reforzarse con más investigaciones, pero los científicos consideran que es suficiente para alarmar sobre los graves efectos que puede tener el consumo excesivo de este “alimento”, que es tan poderoso (y peligroso) como las drogas.

¿Qué más puede pasar cuando se consume azúcar?

Azucar

Sin ser exagerados, el azúcar puede causar daños serios en el organismo, tanto como las drogas. Las personas que consumen azúcar frecuentemente en su dieta desarrollan a largo plazo enfermedades peligrosas como la diabetes, la demencia, la esquizofrenia, la depresión, el sobrepeso, la obesidad, o el cáncer, entre otros. A corto plazo, hay otros problemas de salud relacionados con el consumo de azúcar como, por ejemplo, el estreñimiento,  el debilitamiento del sistema inmunológico, las alergias, las flatulencias, o los malestares digestivos, entre otros.

En relación al cáncer, recientes estudios también hallaron que el azúcar es el nutriente de las células malignas que hacen crecer los tumores. Las células cancerígenas tienen más facilidad para desarrollarse y propagarse en un cuerpo lleno de hidratos de carbono simples y azúcares refinados, provenientes de los alimentos procesados y los dulces.

La industria alimentaria es culpable

El consumo excesivo de azúcar es imparable en todo el mundo y la principal responsable de este fenómeno es la industria alimentaria, que ha encontrado en ello uno de los mejores negocios en términos económicos. El azúcar hace parte de la dieta de más del 90% de las personas en todo el mundo y, por la adicción que genera, es muy difícil que esa tasa reduzca.

El azúcar es un alimento que interfiere en el apetito del organismo y provoca en la persona un deseo insaciable de seguirla comiendo. Allí precisamente es donde la industria alimentaria se beneficia pues, gracias a ello, las personas nunca dejarán de comer este producto.