¿Existen bacterias en el corazón?

10 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La flora bacteriana se encuentra en diversas partes de nuestro cuerpo, y por ello es natural preguntarse si estos microorganismos habitan también lugares como el corazón.
 

Diversos sistemas corporales se encuentran condicionados por las bacterias, lo que nos hace preguntarnos: ¿existen bacterias en lugares tan recónditos como el corazón?

Las bacterias son microorganismos que nos acompañan en el entorno y en el interior del cuerpo. Estos pequeños seres vivos son esenciales, tanto para el funcionamiento de los ecosistemas como para los procesos fisiológicos humanos, tales como la digestión de los alimentos.

El microbioma y su localización

En primer lugar, es necesario delimitar el concepto de microbioma para comprender la importancia de la presencia de bacterias en lugares tan complejos como el sistema cardíaco.

Las bacterias son unos microorganismos unicelulares con unos pocos micrómetros de diámetro que se agregan formando colonias, según su funcionalidad. Estas agrupaciones constituyen microbiomas localizados en distintas partes de los cuerpos de los seres vivos, incluyendo el ser humano.

Algunas de las zonas corporales con microbiomas bien definidos son:

 
  • Tracto intestinal. Aquí la carga bacteriana puede representar hasta 1,5 kilogramos del peso de una persona adulta.
  • Vagina.
  • Piel.
  • Ojos.
  • Boca.

La mayoría de las zonas ricas en diversidad bacteriana se encuentran asociadas a mucosas o áreas de contacto con el exterior. Por ello, podemos adivinar que cuando estas se infiltran en sistemas cerrados, tales como el nervioso o el circulatorio, algo va realmente mal.

bacterias en el cuerpo
Hay bacterias en todos lados, incluso en el cuerpo humano

Para saber más: ¿Qué es la microbiota normal?

La endocarditis como presencia de bacterias en el corazón

La respuesta a la pregunta inicial de si existen bacterias de forma normal en el corazón es rotunda: no. Y, como hemos adelantado previamente, el hecho de encontrarlas en este sistema de flujo cerrado es indicativo de una patología que ha de tratarse con la mayor presteza posible.

 

Las bacterias, a pesar de ser buenas aliadas en el funcionamiento del tracto intestinal y de protegernos ante otros patógenos en ciertos casos, también son seres vivos oportunistas. Por ello, la existencia de una infección en cualquier parte del cuerpo, por ejemplo la boca, puede desembocar en una endocarditis o presencia de bacterias en el tejido cardíaco.

El cuerpo es un caldo de cultivo perfecto para el crecimiento bacteriano. Si no se mantienen a raya en episodios de infección, estos microorganismos tratarán de colonizar todos los sistemas posibles.

Sintomatología

La endocarditis se define como la presencia de bacterias u otros gérmenes en el endocardio, que esel recubrimiento interno de las válvulas y cavidades del corazón. Según el portal de salud MayoClinic, la sintomatología de esta afección es la siguiente:

  • Fiebre y escalofríos.
  • Un soplo cardíaco, que aparece por primera vez o difiere del ya existente.
  • Fatiga.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Sudoraciones nocturnas.
 
  • Dolor en el pecho al respirar.

Factores de riesgo de endocarditis

Por lo general, el sistema inmunitario destruye las bacterias nocivas que entran en el torrente sanguíneo. Se evita que se asienten en órganos que no les corresponden, con el riesgo que ello conlleva.

En muchos casos, las bacterias pueden pasar incluso por el corazón, sin llegar a proliferar en él. Es cuando el órgano ya está delicado de antemano. Las bacterias suelen asentarse en los tejidos que ya se encuentran dañados por patologías previas:

  • Los gérmenes son más propensos a adherirse a válvulas cardíacas artificiales que a las normales.
  • Ciertos defectos cardíacos congénitos, como arritmias o válvulas irregulares, pueden promover este tipo de infecciones.
  • Unas válvulas cardíacas dañadas por enfermedades previas, o con cicatrizaciones, son menos eficaces a la hora de hacer frente a la instalación de bacterias en ellas.
bacterias en el corazón
La endocarditis es una condición muy grave derivada de la presencia de microorganismos en el corazón
 

Quizá te pueda interesar: ¿Qué es una bacteriemia?

¿Cómo llegan las bacterias al corazón?

En general, no es común que una endocarditis suceda en personas sanas, pues las bacterias pueden llegar a pasar al torrente sanguíneo y aún así no instalarse en el endocardio. Aún así, ciertos hábitos ponen en riesgo de contacto al corazón con microorganismos no deseados:

  • El consumo de drogas por vía intravenosa, por ejemplo, facilita mucho a las bacterias acceder al torrente sanguíneo a través de la aguja, y así poder instalarse en el corazón.
  • La utilización de agujas sin esterilizar para tatuajes o piercings también.
  • Los catéteres y otros procedimientos cardíacos promueven que microorganismos se cuelen en el corazón por contacto directo.

En general, la endocarditis no supone un problema para la población general, pero es necesario llamar a la precaución: siempre que se presente una infección bacteriana, por leve que parezca, es necesario acudir al médico. Así se evita que las bacterias entren al torrente sanguíneo y ocupen otros órganos.

 
  • Mayoclinic, Endocarditis. Recogido a 9 de junio en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/endocarditis/symptoms-causes/syc-20352576#:~:text=La%20endocarditis%20es%20una%20infecci%C3%B3n,a%20zonas%20da%C3%B1adas%20del%20coraz%C3%B3n.
  • Manzano, María Carmen, et al. "Acute coronary syndrome in infective endocarditis." Revista Española de Cardiología (English Edition) 60.1 (2007): 24-31.
  • Kestler, M., et al. "Endocarditis caused by anaerobic bacteria." Anaerobe 47 (2017): 33-38.
  • Mayd, Joyce Maass. "Endocarditis infecciosa." Revista Médica Sinergia 1.3 (2016): 3-6.