Baguette viennoise

Entre los beneficios de preparar nuestro propio pan encontramos que le podemos incluir las variaciones que queramos, como chips de chocolate o fruta, y que nos aseguramos de que es totalmente artesanal

El baguette viennoise es un pan de origen austríaco muy similar al brioche (de origen Francés). Este pan destaca por su textura fina y suave, con un exterior casi sin costra. Normalmente se presenta en una barra alargada con un sabor ligeramente dulce.  Lo mejor de este baguette es que se realiza con ingredientes que seguramente tienes en tu cocina, así que termina siendo muy económico.

El pan de viena como se lo conoce, suele variar un poco de tamaño, pudiendo llegar a medir entre treinta y cincuenta centímetros. Se consigue fácilmente en las panaderías, pues es muy apreciado en los hogares. Una sugerencia es ponerle sirope de frutas o chispas de chocolate a la masa, para exaltar su exquisito sabor. Sin embargo, si lo que deseas es impresionar a tus invitados o darle a tu familia una muestra de amor vienés, te dejamos con esta fantástica receta.

Ingredientes

  • 15 gramos de levadura
  • 500 gramos de harina
  • 40 gramos de sal
  • 300 gramos de agua
  • 30 gramos de leche
  • 40 gramos de azúcar
  • 100 gramos de mantequilla reblandecida

mantequilla casera

Preparación

Para preparar este pan, debes cuidar muy bien las cantidades, pues el secreto de su textura esponjosa radica en la relación entre la cantidad justa de ingredientes y su correcta incorporación.

Coloca la leche a temperatura ambiente en un recipiente hondo y agrégale poco a poco la levadura. Remueve bien hasta que se hayan incorporado por completo los ingredientes y reserva la mezcla para usarla después.

En un recipiente aparte, empieza a adicionar el resto de los ingredientes en polvo, también puedes usar bandeja o una tabla de picar previamente enharinada, hazlo de la siguiente manera:  Tamiza la harina lentamente sobre la superficie en la que vas a trabajar, coloca la sal y el azúcar, uniendo todos los ingredientes hasta que estén muy bien mezclados.

Forma una especie de volcán, hazle un agujero en el medio y vierte en él un poco de la mezcla que has hecho con la leche y la levadura. Trata en la medida de lo posible que no se derrame, empieza a amasar y agrega poco a poco lo que te queda de la mezcla de la leche, hasta que la hayas incluido toda. Continúa amasando hasta que tengas un resultado homogéneo.

Cuando la masa adquiera la textura que deseas, ponle la mantequilla reblandecida, intégrala bien y deja reposando la masa en un recipiente que cubrirás con un paño. El tiempo varía un poco, pues la masa debe subirse y a veces lo hace más rápido y otras más lento. Generalmente se espera durante una hora.

Empieza a darle forma al pan. Puedes dejarte llevar y jugar con las formas de masa, hacerle líneas, trenzarlo o simplemente hacer las barras tradicionales. Para crear las barras debes crear unas líneas gruesas y largas (mínimo veinte centímetros) y hacerle unas líneas en la parte que queda expuesta. Cuando la masa tenga la forma que deseas, ponla sobre una bandeja para hornear y deja que repose una hora más, faltando 15 minutos para la hora, puedes poner a precalentar el horno a 230°C.

Una vez la masa ha reposado lo suficiente, lleva la bandeja al horno y deja que se prepare durante 20 minutos. Cuando este proceso ha concluido, debes dejar que el pan se enfríe durante unos minutos antes de llevarlo a la mesa.

pan brioche

Consejos adicionales

  • Antes de empezar debes limpiar muy bien todas las superficies sobre las que vas a trabajar. La masa suele contaminarse con mucha facilidad, así que ten cuidado, la higiene en la cocina es muy importante y no querrás que por un descuido se arruine tu receta.
  • Para facilitar la incorporación de la leche y la levadura, te sugerimos tamizarla primero, así evitarás que se formen grumos.
  • La mantequilla reblandecida es la mantequilla que ha estado fuera de la nevera por un par de horas, por lo tanto se puede trabajar con ella fácilmente a pesar de que no está derretida.
  • Para que tu baguette viennoise adquiera brillo, dale pinceladas con una clara de huevo, antes de introducirlo al horno, una vez ahí, deja el pan hasta que la clara le de brillo.‎
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar