La baja durante el embarazo: qué debemos saber

Daniela Colmenares 17 junio, 2018
¿Quieres pedir la baja maternal? Lee sobre cómo las embarazadas necesitan un permiso laboral para poder tener un embarazo calmado y un postparto óptimo.

¿Sabes cuándo debes tomar la baja durante el embarazo? Tranquila, futura mamá, este permiso laboral te dará muchos beneficios. Esa decisión depende de ti, de los síntomas que tengas durante la gestación y las recomendaciones de tu médico. Quizás tu mayor duda cuando estés embarazada es saber en qué momento debes dejar de trabajar.

Lo más recomendable es pedir la baja laboral dos meses antes del parto, considerando las complicaciones físicas que se presentan durante los últimos meses del embarazo. En la actualidad, la mayoría de las madres procuran trabajar hasta el último día de la gestación. Sin embargo, se debe considerar el tipo trabajo que realiza la mujer embarazada.

Aunque el embarazo es una etapa de cambios para tu cuerpo y no una enfermedad, algunos trabajos requieren que estés de pie o sentada en una misma posición durante largas horas. Además, debes considerar el esfuerzo físico que realizas en tu trabajo y cómo puede afectar a tu bebé.

La baja durante el embarazo dura alrededor de 16 semanas que debes disfrutar de manera ininterrumpida. Al menos 6 semanas debes tomarla después del parto. Si tendrás un parto múltiple, este período de descanso se extiende 2 semanas por cada hijo adicional.

¿Por qué es importante la baja durante el embarazo?

Cuando te conviertes en mamá, tu principal preocupación es el bienestar de tu pequeño. La finalidad de la baja durante el embarazo es cubrir la pérdida económica que tiene la mujer embarazada por el hecho de no poder trabajar con normalidad, si su actividad laboral supone un riesgo para ella o el feto.

Madre trabajadora.

Es un derecho que todas las embarazadas tienen. Sin importar si trabajan de forma independiente o para una empresa. Tampoco necesitan haber cotizado un tiempo mínimo, tal cual como sucede con la baja de maternidad.

Menos estrés para la madre embarazada

La mayoría de los estudios sobre los efectos del estrés en el embarazo afirman que cuando la gestante alcanza un alto grado de estrés, puede tener efectos nocivos en su salud y en el desarrollo del feto.

Si tu jornada laboral te llena de estrés, es incompatible con las condiciones ideales que requiere el embarazo. Estar estresada durante el embarazo podría traer graves consecuencias como un parto prematuro, complicaciones obstétricas, bajo peso al nacer, incluso, podrías sufrir un aborto espontáneo.

Para liberar presión y aliviar el estrés puedes realizar ejercicios de respiración, meditaciones o salir a caminar. Debes vivir el embarazo a plenitud y con calma, para evitar cualquier tipo de complicación a la hora del parto, tanto para ti como para tu bebé.

Te interesa leer: ¿Por qué puede ocurrir un aborto espontáneo o aborto natural?

Menos esfuerzo físico

Debido a los cambios hormonales que tu cuerpo experimenta durante el embarazo tus articulaciones están más sueltas. A esto se le llama laxitud ligamentosa y hace que las gestantes sean más propensas a sufrir alguna lesión como esguinces.

Si tu trabajo requiere de mucho esfuerzo físico es más probable que sufras de alguna lesión en las articulaciones si estás embarazada. Recuerda que durante el embarazo debes ser más cuidadosa y mantener el esfuerzo físico al mínimo, sobre todo en los últimos meses de gestación.

Garantizar el sano desarrollo del bebé en el vientre de la madre

Si quieres mantener la salud de tu bebé en un estado óptimo, lo más aconsejable es que pidas la baja durante el embarazo. Pasa del ajetreo y estrés laboral a la tranquilidad de descansar y dedicarte por completo a tu bebé.

Si sientes que tu trabajo te mantiene ansiosa y te causa mucha fatiga, considera tomar la baja. De esta forma no pondrás en riesgo la salud de tu bebé durante su desarrollo en el útero.

Mujer embarazada.

Las mujeres embarazadas que se encuentran expuestas a situaciones de estrés o sufren de ansiedad, reducen el flujo sanguíneo que llega al bebé. Además, el estrés libera cortisol y, entre más alto sea el nivel de cortisol en el líquido amniótico que envuelve al bebé, más bajo podrá ser el nivel de coeficiente intelectual del bebé cuando crezca.

¿Qué dice la Organización Internacional del Trabajo sobre las mujeres embarazadas?

Una investigación de la OIT en conjunto con el Departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad y el Departamento de Empresas, sugiere que la baja durante el embarazo no solo beneficia a las gestantes, también es una medida que protege a las empresas y la sociedad en general.

Si una organización otorga la baja durante el embarazo contribuye a que las trabajadoras se sientan a gusto, comprometidas y motivadas a continuar laborando en esa empresa. Además, si la compañía distribuye las funciones del puesto que ocupa la gestante, no se verá en la necesidad de invertir tiempo o dinero capacitando a una nueva persona que ocupe dicho puesto.

La maternidad debe convertirse en algo común en las empresas y para que esto suceda es necesario hacer un cambio en las políticas laborales. Estas deberían considerar las necesidades de las mujeres que desean ser madres.

¿Cuáles son las consecuencias de no pedir la baja durante el embarazo?

La lista de consecuencias por no tomar un descanso del trabajo mientras estás embarazada es larga. Los riesgos de no tomar la baja durante el embarazo son diversos y varían según el puesto de trabajo de cada mujer. Podemos agruparlos de la siguiente manera:

  • Físicos: ciertos movimientos, levantar mucho peso e incluso los cambios bruscos de temperatura pueden afectar tu salud y bienestar durante el embarazo.
  • Psicológicos: en este tipo de riesgos, destacan aquellos trabajos que impliquen mucho estrés o con largas jornadas laborales.
  • Biológicos: se refieren, principalmente, a aquellas mujeres que están expuestas a contagiar algún tipo de virus o enfermedad. Las mujeres que trabajan en el sector médico, veterinario o mujeres que cuidan niños están expuestas a esta clase de riesgos.
  • Químicos: las profesionales que se dedican a la industria agrícola, sanitaria o artesanal se exponen con mayor facilidad a químicos que pueden perjudicar la formación del feto en el vientre.
  • Ergonómicos: trabajar siempre en la misma postura, de pie o sentada puede perjudicar la columna vertebral de la madre y causar dolores en articulaciones.

Transmitir tensiones al bebé

Recuerda que mientras él sea parte de tu cuerpo sentirá las mismas cosas que tú sientes. Esto sucede porque el cuerpo libera diferentes hormonas con cada sentimiento que experimentas.

Mujer embarazada cansada.

Si estás feliz, tu cuerpo liberará endorfinas y seratonina, por lo tanto tu pequeño estará de buen humor. Pero, si estás  nerviosa, ansiosa o estresada, tu presión cardíaca aumenta. Por ende, también la de tu hijo. Por lo tanto, es de suma importancia que disfrutes de un embarazo sin tensiones o preocupaciones.

Riesgo de un parto prematuro

La mayoría de los médicos recomiendan tomar la baja durante el embarazo para aliviar las situaciones de estrés. También para darle más tiempo a la madre de cuidar su salud.

Si una mujer gestante no cuida de su alimentación o descuida por completo las recomendaciones de su médico, es más propensa a tener un parto prematuro. Los partos prematuros son aquellos que se dan antes de la semana 37 de embarazo. Estos traen consigo una gran lista de riesgos:

  • El bebé puede nacer con los pulmones inmaduros y presentar problemas de respiración.
  • Neumonía.
  • Un bebé prematuro puede ser incapaz de resistir ciertas infecciones.
  • El niño puede nacer con ictericia. Provocada por un exceso de bilirrubina en sangre.
  • Los infantes nacidos antes de las 34 semanas de embarazo son más propensos a sufrir una hemorragia intraventricular.
  • Los bebés prematuros tienen un sistema digestivo inmaduro. Pueden ser incapaces de absorber los nutrientes que necesitan para su crecimiento.
  • La falta de nutrientes puede provocar que el bebé desarrolle anemia.

Debes leer: 7 técnicas para facilitar el trabajo de parto

Conclusión

Pedir la baja durante el embarazo es uno de los derechos laborales más importantes que tienes como mujer. Las actividades que realizas en tu jornada laboral puede ponerte a ti y a tu bebé en una situación fisiológica muy vulnerable. El estrés que puedes tener en el trabajo puede representar una condición de riesgo mayor en el embarazo.

Si eres madre primeriza, lo mejor es que tomes la baja durante el embarazo. De esta forma podrás cargar energías antes del parto. Asimismo, cuando tu hijo nazca, tendrás aún 6 semanas para dedicarte completamente a él.

Te puede gustar