Cómo bajar la hinchazón después de extraer una cordal

Aída Campos 26 julio, 2017
La extracción de una cordal requiere un procedimiento quirúrgico serio. Debido al maltrato que sufren las encías y los huesos de la boca, es normal que al cabo de unas horas presentes hinchazón en las mejillas

Las cordales o muelas de juicio suelen aparecer entre los 16 y los 29 años. Su extracción se debe basar en los criterios de un especialista.

Por lo general, extraer una cordal responde al hecho de no contar con suficiente espacio en la cavidad bucal.

En ocasiones, al salir las muelas de juicio, se produce presión sobre las otras muelas y dientes. Esto puede causar dolor, inflamación en las encías e incluso puede llegar a dañar nervios.

Por tanto, se hace necesario realizar una cirugía para extraerla.

Los cuidados caseros deben ser tomados con precaución, ya que el mínimo error puede conllevar a resultados peligrosos como una infección.

La inflamación es una reacción natural del cuerpo cuando tus tejidos han sido lastimados.

Es normal que la hinchazón se presente alrededor de la boca y mejillas, e incluso debajo de los ojos, cerca de los pómulos. Usualmente aparece entre 5 y 12 horas luego de la cirugía y puede prolongarse hasta por 3 o 4 días.

Así que ¡ten paciencia! La hinchazón puede ser tratada para minimizar el dolor y la incomodidad.

Recuerda siempre seguir al pie de la letra las recomendaciones de tu dentista. Paralelamente, puedes optar por alguna de las que te sugerimos a continuación.

Aplicar hielo o una compresa fría

compresa caliente

Esta técnica tiene efectividad durante las primeras 24 horas luego de la cirugía. Si lo deseas, incluso puedes aplicarla antes que aparezca la hinchazón.

  • Envuelve unos 10 cubitos de hielo en una toalla. También puedes congelar un recipiente con agua o una compresa especial. Lo importante es que sea frío.
  • Aplica suavemente sobre la zona inflamada por la parte externa de tu rostro.
  • Para evitar la hinchazón de tu piel, aplica la compresa durante turnos de 15 minutos, y deja descansar tu piel por otros 5.
  • Repite durante un par de horas, siempre y cuando te mantengas despierta.

Lee también: Alivia la pesadez de piernas con un cubito de hielo

Aplicar compresas calientes

El calor ayuda a desinflamar los músculos, pero debes tener precaución de no aplicar sobre tu piel una fuente con temperaturas demasiado altas.

Esta técnica se hace efectiva luego de 24 horas de haber realizado la extracción.

  • Elige una fuente de calor. Puede ser un recipiente que hayas llenado con agua tibia (temperatura media).
  • También puedes usar una plancha de ropa para aplicar calor sobre toallas de manos. Otra opción es calentar agua y remojar toallas pequeñas mientras esté caliente.
  • Comprueba la temperatura con la mano. Recuerda que el objetivo es calentar el área inflamada por el exterior, no quemarla o lastimarla.
  • Aplica sin hacer presión sobre tus mejillas en el área hinchada.
  • Sostén la compresa durante 20 minutos.
  • Retira la compresa y descansa otros 20 minutos más.
  • Repite la rutina durante varios ciclos por unos 2 días.

Elevar la cabeza por encima del resto del cuerpo

Ejercicio para el cuello

La gravedad puede jugar a tu favor. Al mantenerte en una posición que eleve tu cabeza por encima del resto de tu cuerpo, el exceso de líquido provocado por la hinchazón regresará a tu torrente sanguíneo y desinflamará las encías.

  • Se recomienda dormir semisentado los primeros 2 o 3 días.
  • Coloca almohadas bajo tu cabeza y procura acostarte de manera cómoda, relajando el resto de tu cuerpo.
  • Recuerda no dormir nunca del lado donde tienes la herida: de esta forma evitarás una inflamación aún más grave.

Es importante que luego de la operación descanses, al menos, 10 horas al día durante las siguientes 48 horas.

Bolsitas de té de manzanilla

La manzanilla es una de las hierbas más usadas como remedio casero para tratar la inflamación o picazón.

También ayuda a contener la hemorragia y la inflamación que puede presentarse luego de la extracción de la cordal.

  • Te recomendamos calentar unas cuantas bolsitas de té.
  • Luego que se hayan enfriado un poco, pero sin perder completamente el calor, colócate una dentro de la boca y muérdela suavemente para liberar el líquido.
  • Procede a hacerlo durante unos 15 minutos y luego descansa por media hora como mínimo antes de repetir esta acción.

Recuerda nunca aplicarla directamente sobre la herida. De manera similar, puedes ingerir un poco del té de manzanilla, ya sea caliente o frío.

Otras consideraciones

dormir

  • No uses enjuague bucal. Muchos contienen agentes fuertes para la eliminación de las bacterias en tu boca y pueden lastimar la herida.
  • Evita comer alimentos sólidos. Procura mantener una dieta blanda para impedir infecciones y una mayor inflamación.
  • Intenta descansar lo suficiente. Es importante que te tomes un par de días de descanso de tu trabajo, escuela o tareas domésticas.
  • El reposo te garantizará una presión arterial estable que influye en una curación exitosa de tu encía.
Te puede gustar