¿Qué hacer para bajar los niveles de triglicéridos?

Sebastián Castaño · 9 agosto, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 14 noviembre, 2018
El ejercicio físico, además de una dieta equilibrada, baja en grasas y carbohidratos refinados pero rica en ácidos grasos omega-3, puede ayudar a bajar el nivel de triglicéridos en sangre.

Cuando vamos al médico muchas veces los médicos solicitan que nos hagamos un análisis de colesterol, y junto a este, uno de triglicéridos. Sin embargo, al igual que el colesterol es un concepto ampliamente conocido, pocas personas saben que no mantener unos niveles adecuados de triglicéridos puede afectar a la salud. 

Los triglicéridos es la forma en la que el organismo almacena energía. Lo que ocurre es que el cuerpo lo hace en forma de grasa. En realidad, lo que almacenan las células constituyentes del tejido adiposo, que son las que crean “la grasa”, son los triglicéridos.

Para que la grasa llegue a constituirse como depósito de energía debe haberse transportado previamente por la sangre. La concentración de esos triglicéridos que están siendo transportados por el sistema circulatorio es lo que aparece en los análisis de sangre.

Es fundamental acudir a revisiones rutinarias con nuestro médico. En concreto, para tener controlados elementos en nuestro cuerpo como pueden ser los niveles de triglicéridos, y así evitar enfermedades de gravedad. Además, manteniendo unos hábitos de vida y alimenticios saludables y de la mano de algunos remedios naturales, es posible ayudar a prevenir este tipo de problemas.

¿Por qué se deben mantener niveles bajos de triglicéridos?

Hay dos razones primordiales que explican por qué es verdaderamente importante mantener niveles correctos de triglicéridos.

En primer lugar, habría que señalar que unos niveles altos de triglicéridos en sangre pueden ser la causa que desencadene una pancreatitis aguda. Esta es una enfermedad caracterizada por la inflamación del páncreas. La pancreatitis es una enfermedad grave en la que el paciente puede correr un alto riesgo de morir si no se da una solución eficaz con rapidez.

Por otro lado, los triglicéridos son un factor independiente de riesgo cardiovascular. Es decir, los triglicéridos comportan lo que suele denominarse como un riesgo lipídico residual. Esto puede traducirse en la posibilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular, aun manteniendo un nivel “normal” de colesterol.

Bajar-de-peso-ayuda-a-bajar-los-niveles-de-triglicéridos
Aunque desempeñan funciones muy importantes, el tener más de la cuenta puede provocar complicaciones serias de salud.

Formas de mantener y bajar los niveles de triglicéridos

En todo caso, es fundamental consultar el problema con un especialista. Solo de la mano de un médico y siguiendo las pautas que el mismo indique seremos capaces de mantener los triglicéridos en unos niveles adecuados.

Además, como mencionábamos anteriormente, mantener unos hábitos de vida saludables y una dieta adecuada también son factores que contribuyen a la salud de la persona. Por ende, también a la presencia de unos niveles bajos o correctos de triglicéridos y colesterol en sangre.

Además, existen ciertos remedios naturales que de forma complementaria pueden ayudar a cumplir este objetivo.

Mantener una dieta adecuada y baja en grasas

Como indican los profesionales de la Fundación Española del Corazón, para mantener adecuadamente los niveles de triglicéridos en sangre lo más importante seguir una alimentación que sea baja en grasa saturada. La grasa saturada es la presente en los productos de origen animal como la mantequilla, la nata, las carnes grasas, los lácteos enteros.

Aunque también aparece en algunos alimentos de origen vegetal como el aceite de coco y de palma, frecuentemente utilizado en la elaboración de repostería y bollería industrial.

Reemplazando estos alimentos, es favorable hacer uso de alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados. Por ejemplo, el aceite de oliva y aquellos en los que predominen los ácidos grasos omega-3. En este último grupo destacan los pescados azules como la caballa o el atún, también las nueces y el aceite de canola.

Por otro lado, también es conveniente que esa dieta no sea excesivamente rica en hidratos de carbono y debe ser pobre en azúcares refinados y fructosa, pues el organismo tiende a convertirlos en triglicéridos. También el alcohol está contraindicado en las hipertrigliceridemias, por lo que hay que prescindir de él si se tienen altos los triglicéridos.

Otro factor fundamental que ayuda a mantener los niveles de triglicéridos es evitar el tabaco.

Consumir más alimentos con omega-3

Las primeras investigaciones que existen sobre los efectos del omega-3 en relación con el sistema circulatorio se realizaron en las poblaciones de esquimales de Groenlandia. La dieta de los esquimales se basaba en el pescado; mamíferos marinos y aceite de pescado, y, por lo tanto, era muy rica en omega-3.

Los investigadores notaron que la mortalidad por enfermedades cardiovasculares en Groenlandia era mucho menor que en poblaciones industrializadas con menor consumo de pescados. De este modo, en estudios posteriores se ha podido confirmar que los ácidos grasos omega-3 ayudan a disminuir la trigliceridemia.

De hecho, recientemente, se ha lanzado al mercado el producto Megared. Este es un complemento alimenticio de omega-3 formulado con aceite puro de Krill. Megared ha obtenido una adhesión óptima al programa PASFEC (Programa de Alimentación y Salud de la Fundación Española del Corazón) y el sello que lo reconoce como un producto que cumple con los criterios establecidos por la Fundación Española del Corazón.

Independientemente, otras fuentes de ácidos grasos omega-3 son:

  • El pescado azul, el atún, la caballa, la trucha y las sardinas.
  • Aceite y semillas de lino.
  • La chía.
  • Algunas frutas: la piña, las fresas.
  • La lechuga y las nueces.
  • El aguacate.

Alimentos grasos buenos

En todo caso, es fundamental que un médico supervise los complementos o dietas que estemos manteniendo. No todos somos iguales y es posible que nuestro cuerpo requiera unos suplementos diferentes a los de otro.