“Bajas calorías”, “Dietético” y “Light”: ¿son lo mismo?

9 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
Para asegurarnos de que los productos que consumimos son bajos en calorías deben indicarlo como tal, ya que las denominaciones “dietético” y “light” no nos aseguran esa reducción de calorías

Bajas calorías, dietético y light son unas de las palabras más utilizadas en ambientes de salud y estética. Aparentan ser sinónimos, pero tienen significados diferentes.

Esto es desconocido por la mayoría de las personas, lo cual trae consecuencias negativas en los planes de alimentación, especialmente en aquellos que tienen como objetivo bajar de peso.

Si bien el marketing a veces unifica estos conceptos, es importante conocer sus diferencias para poder elegir adecuadamente los alimentos que vamos a consumir. Continúa leyendo y sorpréndete del verdadero significado de cada uno de estos términos.

Llamar a cada cosa por su nombre

El punto de partida para lograr una nutrición sana y mantener una buena figura, es elegir correctamente los comestibles. Para ello, es importante diferenciar bien las siguientes palabras:

Ver también: Personas con horarios de trabajo nocturnos, 6 consejos dietéticos

Dietético

Letrero sin gluten y sin lactosa

En general, están destinados a satisfacer las necesidades específicas de determinados grupos poblacionales como: celíacos, hipertensos y diabéticos; lo cual no exige necesariamente que tengan bajas calorías.

Por lo tanto, el consumo de estos productos dietéticos no siempre favorece la pérdida de peso. Para que ello suceda, los alimentos deben tener la mitad de las calorías del producto original.

  • Los ejemplos van desde leche, galletas y café dietéticos, hasta caramelos libres de gluten.
  • Su consumo dependerá de la necesidad de cada persona.

Light

Coca cola light y zero

Esta palabra es la más abstracta en su significado, por su amplio uso popular. Muchas marcas etiquetan sus productos con este eslogan; sin embargo, no todas coinciden en el criterio utilizado.

Lo que quiere decir es que la cantidad de algún ingrediente ha sido reducido o remplazado. En este caso, tampoco significa que sus calorías son menores necesariamente.

  • Por ejemplo, algunos quesos, dulces o galletas son reducidos en grasas, pero no lo son en calorías.
  • Por lo tanto, los productos “light” pueden contener una cantidad de energía muy similar al producto original.
  • La reducción mínima del valor energético de estos alimentos es del 25%.
  • Así pues, aunque tenga la etiqueta «light», no deben comerse en exceso. Creer que se pueden tomar sin medida es la razón por la que muchos no consiguen bajar de peso.

Te puede interesar: 3 postres light para no sentir culpabilidad

Bajas calorías

Este término se refiere a los alimentos que tienen alrededor del 50% menos de calorías que el de referencia. Esto se logra reduciendo o también sustituyendo alguno de sus componentes.

  • Para ello, por ejemplo, se reemplazan hidratos de carbono (azúcares) por edulcorantes o se reduce el aporte de grasas.
  • En el caso de los alimentos naturales, los frutos del bosque como la frutilla (fresa), frambuesa, mora, arándano, entre otros, tienen menos calorías que el promedio general.

Por lo tanto, cuando encuentres este termino en las etiquetas, habrá mayor posibilidad de que exista una reducción de calorías.

Sin embargo, como en el caso anterior, la etiqueta «bajo en calorías» no es sinónimo de que se puedan tomar en exceso. En la moderación de las porciones está la clave para aprovechar sus cualidades. 

Bajas calorias

Vida sana y buena alimentación

Más allá de las particularidades de cada producto, cuando se busca enriquecer al cuerpo con buenos nutrientes sin perder el atractivo físico, lo recomendable es evaluar nuestra realidad corporal para definir objetivos saludables y realistas a largo plazo.

Para ello, muchas personas se asesoran con profesionales, como nutricionistas o personal trainers. Sin embargo, es importante organizar una dieta equilibrada, realizar ejercicios y disminuir los excesos en la alimentación.

El primer paso, a partir de ahora, es que leas atentamente las etiquetas y rótulos nutricionales de los productos. Con ello conocerás su verdadera composición química.

  • Pérez-Guisado, J. (2008). Las dietas cetogénicas: fundamentos y eficacia para la pérdida de peso. Archivos Latinoamericanos de Nutricion.
  • Organización Mundial de la Salud. (2015). OMS | Obesidad y sobrepeso. Nota descriptiva No, 311. https://doi.org/http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/
  • Carcamo, G., & Mena, C. (2006). Alimentación saludable. Horizontes Educacionales. https://doi.org/10.1021/ma0205055
  • Hill, W. R. (2017). Light. In Methods in Stream Ecology: Third Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-416558-8.00007-X
  • Luque Pino, J., & Adserá Bertran, A. (2014). Definición de Caloría (Kcal).