Balón gástrico: ¿en qué consiste?

24 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
El balón intragástrico produce una pérdida de peso desde el momento que se coloca. Su función consiste en ocupar parte del estómago para prolongar la sensación de saciedad. Te contamos más al respecto.

El balón gástrico es una de las técnicas más utilizadas en la actualidad para tratar la obesidad. Sin embargo, no se emplea en primera instancia, sino que se reserva para aquellos casos en los que las medidas dietéticas, el ejercicio u otros tratamientos no han dado resultado.

La obesidad es uno de los problemas de salud más extendidos y preocupantes. Ahora bien, se define como obeso a alguien cuyo índice de masa corporal es superior a 30 kg/m2. Hay diferentes grados y tipos de obesidad, por lo que cada caso debe ser estudiado de manera concreta.

Debido a los riesgos que acarrea, su tratamiento es multidisciplinario, es decir, intervienen varios profesionales para brindar diversas opciones terapéuticas. En este caso, compartimos todo lo relacionado con el balón gástrico.

¿Qué es el balón gástrico?

El balón gástrico también se denomina «globo intragástrico». Consiste en la colocación de un balón de silicona en el estómago. El mismo está lleno de suero y lo que hace es ocupar parte del estómago, de modo que produce una continua sensación de saciedad.

Al reducir el volumen del estómago libre, la cantidad de alimentos que se ingieren es menor. El procedimiento para colocarlo es sencillo y no requiere ser ingresado. En concreto, se introduce el dispositivo a través de una sonda introducida por la boca.

Una vez colocado, se va llenando el balón con el suero hasta alcanzar el tamaño deseado. La recuperación es muy rápida y es una técnica que no requiere incisiones ni cicatrices. Además, poco después de colocar el balón intragástrico se comienza a perder peso de manera notable.

¿Qué es el balón gástrico?
El balón gástrico es un dispositivo que se coloca en el estómago con el fin de ayudar a los pacientes obesos a perder peso.

Podría gustarte: La obesidad influye en la gravedad de una gripe

Requisitos para llevar un balón gástrico

Aunque parezca una técnica milagrosa, el balón gástrico no está exento de riesgos ni complicaciones. De hecho, es necesario que la persona que se lo va a colocar sea consciente de que lo más importante es tener un estilo de vida saludable y una dieta adecuada.

Solo se debe utilizar en personas que han intentado perder peso mediante dieta y ejercicio y no han obtenido resultado. De lo contrario, puede ser que la persona pierda peso pero lo vuelva a recuperar con el tiempo.

A menudo, el balón intragástrico se coloca en personas con un IMC superior a 30. No debe haber antecedentes de ninguna cirugía de estómago. También es importante que el paciente esté dispuesto a llevar un seguimiento médico estrecho a partir de ese momento.

Lo cierto es que la pérdida de peso aporta grandes beneficios a la salud. Hay muchas patologías que se asocian a la obesidad, como el reflujo gastroesofágico, la apnea del sueño o la diabetes tipo 2. Por eso, siempre debe haber una concienciación previa del paciente.

Quizá te interese: Xenical: un fármaco antiobesidad

¿Qué riesgos presenta esta técnica?

Aunque, como hemos señalado, se trata de una técnica sencilla, en algunos casos puede haber complicaciones. De hecho, es normal que el balón intragástrico produzca molestias como náuseas o dolor los primeros días.

En algunas ocasiones, el balón intragástrico puede desinflarse. Esto es un riesgo doble, ya que puede viajar a siguiendo el trayecto del aparato digestivo y causar una obstrucción intestinal. También existe un mayor riesgo de úlceras o de una perforación estomacal.

¿Qué riesgos presenta esta técnica?
Como todo procedimiento, la colocación del balón gástrico acarrea riesgos para los pacientes. En algunos, aumenta la presencia de úlceras.

¿Qué hay que recordar sobre el balón gástrico?

El balón gástrico es una técnica empleada por su efectividad contra la obesidad. Sin embargo, es exclusiva para aquellos pacientes que no responden bien a otros tratamientos contra esta condición. Por eso, no se sugiere para todos las personas con exceso de peso y tampoco debe ser un método de primera elección para adelgazar.

La obesidad es un problema de salud que acarrea muchos riesgos. Si bien existe este y otros tratamientos, siempre debe cambiarse la alimentación y evitar el sedentarismo para superarla. Es necesario buscar apoyo médico y de profesionales en nutrición.

  • Tate CM, Geliebter A. Intragastric Balloon Treatment for Obesity: Review of Recent Studies. Adv Ther. 2017;34(8):1859-1875. doi:10.1007/s12325-017-0562-3
  • Choi SJ, Choi HS. Various Intragastric Balloons Under Clinical Investigation. Clin Endosc. 2018;51(5):407-415. doi:10.5946/ce.2018.140
  • Kim SH, Chun HJ, Choi HS, Kim ES, Keum B, Jeen YT. Current status of intragastric balloon for obesity treatment. World J Gastroenterol. 2016;22(24):5495-5504. doi:10.3748/wjg.v22.i24.5495
  • Stavrou G, Tsaousi G, Kotzampassi K. Life-threatening visceral complications after intragastric balloon insertion: Is the device, the patient or the doctor to blame?. Endosc Int Open. 2019;7(2):E122-E129. doi:10.1055/a-0809-4994
  • Kim SH, Chun HJ, Choi HS, Kim ES, Keum B, Jeen YT. Current status of intragastric balloon for obesity treatment. World J Gastroenterol. 2016;22(24):5495-5504. doi:10.3748/wjg.v22.i24.5495