Aprende a elaborar un bálsamo casero y natural para los eczemas

Aunque lo principal será descubrir su origen para poder tratarlos desde la raíz, podemos preparar este bálsamo en casa para aliviar el picor y mejorar el estado de los eczemas

Por eczemas nos referimos a cualquier tipo de dermatitis o inflamación de la piel, que suelen ir acompañadas de picor y enrojecimiento, entre otros síntomas.

Desde algunos trastornos leves y puntuales hasta la dermatitis atópica, tratar los eczemas es siempre complicado y poco efectivo, además de los efectos secundarios que conllevan muchos fármacos.

En este artículo te proponemos un bálsamo que te puedes preparar en casa con ingredientes naturales y que te permitirá tratar de manera efectiva todos los tipos de eczemas.

¿Se pueden curar los eczemas?

Se pueden curar los eczemas

Curar los eczemas es una tarea difícil pero no imposible. El problema es que la mayoría de fármacos que se recomiendan tienen la función de aliviar los síntomas, pero no de curar el trastorno.

Una de las dificultades es que las causas son muy diversas, ya que pueden estar relacionadas con la alimentación, las hormonas o el sistema nervioso, por ejemplo.

Para curar los eczemas deberemos actuar de dos maneras:

  • Buscar la causa que lo origina y realizar un tratamiento con alimentos y suplementos naturales.
  • Aplicarnos un bálsamo elaborado con ingredientes naturales, de propiedades calmantes, reguladoras y antiinflamatorias.

Lee también: 6 formas de mantener sano tu sistema nervioso

Ingredientes

Qué necesitamos para nuestro bálsamo

En la preparación del bálsamo usaremos las siguientes cantidades:

  • 3 cucharadas de cera de abeja (45 g)
  • 3 cucharadas de aceite de coco virgen extra (45 g)
  • 2 cucharadas de aceite de caléndula (30 g)
  • 15 gotas de aceite esencial de lavanda.

Propiedades de los ingredientes

Cera de abeja

La cera de abeja se usa mucho para elaborar cosmética casera. Es un ingrediente excelente para la piel, ya que tiene propiedades emolientes, antiinflamatorias, bacteriostáticas y cicatrizantes.

Además, al ser sólida nos permite combinarla con otros ingredientes líquidos como los aceites para conseguir una textura cremosa fácil de aplicar.

Aceite de coco virgen extra

Este aceite vegetal es cada vez más popular, tanto para su consumo como para su uso externo, gracias a su gran contenido en vitaminas y minerales.

Es antibacteriano, antifúngico y antivírico, lo cual nos ayuda a combatir cualquier posible infección. Además, es muy nutritivo, regula el sebo y se absorbe muy bien en todo tipo de pieles.

Aceite de caléndula

Este aceite macerado destaca por sus propiedades calmantes, por lo que es muy útil para la irritación y el picor que puede ocasionar el eczema.

Además, la caléndula reduce las inflamaciones e hidrata la piel. Es ideal para pieles sensibles, incluso para bebés.

Aceite esencial de lavanda

El aceite esencial de lavanda no puede faltar en nuestros cosméticos caseros ya que, además de sus propiedades reguladores y calmantes, tiene la virtud de potenciar los efectos del resto de ingredientes y aporta un aroma delicioso.

Destaca también por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias, además de facilitar la regeneración de las células cutáneas. También es analgésico, por lo que es una buena opción si los eczemas llegan a ser dolorosos.

Podemos conseguir estos ingredientes en farmacias o herbolarios. Debemos buscar siempre productos naturales de calidad, ya que en algunas ocasiones podemos confundirnos con aceites o esencias sintéticas sin propiedades terapéuticas.

¿Cómo lo elaboramos?

Calendula

 

  • La cera de abeja es sólida, por lo que el primer paso será volverla líquida, calentándola al baño María.
  • Cuando esté líquida, la dejaremos entibiar un poco y, antes de que se solidifique, le añadiremos el aceite de coco, el de caléndula y el esencial de lavanda.
  • Mezclaremos bien los ingredientes y los pondremos en un recipiente de cristal para adquiera la textura adecuada.
  • No es necesario conservar este bálsamo en la nevera, aunque sí en un lugar oscuro y seco.

Visita este artículo: Propiedades medicinales y estéticas de la caléndula

¿Cómo lo usamos?

Propiedades medicinales y estéticas de la caléndula

Para que el bálsamo sea efectivo debemos ser constantes en el tratamiento y aplicárnoslo con un ligero masaje para que se absorba bien, al menos, dos veces al día.

Podemos aplicar este bálsamo en cualquier parte del cuerpo, evitando zonas sensibles como los ojos. Se puede usar también en el cuero cabelludo y en la parte externa de los genitales.

Lo debemos dejar actuar al menos media hora si vamos a lavarnos después, aunque también podemos dejar que se reabsorba en la piel.

Como hemos comentado, para que el tratamiento funcione también debemos descubrir la causa del eczema.

Para ello podemos acudir a un naturópata o dermatólogo que nos realice las pruebas necesarias.