¿Cómo bañar a un bebé recién nacido?

Daniela Colmenares·
18 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
14 Diciembre, 2018
El baño del bebé es fundamental para su bienestar. Pero este implica ciertos cuidados cuando se trata de un recién nacido, especialmente, si aún tiene el cordón umbilical.
 

¿Algunas vez te has preguntado cómo bañar a un bebé recién nacido? A todos nos gusta sentirnos limpios, pero es muy diferente la forma en que nos bañamos los adultos a la indicada para asear a un bebé con pocos días de vida.

Si tienes algunas dudas de cómo vivir este momento con tu pequeño, nosotros seremos tu guía. Por ello, a continuación, te presentaremos algunos consejos que no puedes dejar pasar antes de asear a tu recién nacido.

Bañar a un recién nacido

Bañar a un recién nacido

Antes de ser padre, uno no se pone a pensar en cómo bañar a un bebé recién nacido, ni en todo lo que ello implica. Cuando los padres son primerizos, tienden a creer que se debe bañar al bebé todos los días en una bañera, usar colonia y demás productos.

Hay formas equívocas de bañar a un bebé que pueden traer consecuencias para el pequeño. El uso de un champú o un jabón inadecuado, así como atender una llamada mientras se lava al niño, son solo dos errores que cualquiera puede cometer al iniciar el baño de su bebé.

A continuación, te presentamos las recomendaciones que debes seguir cuando laves a un recién nacido con cordón umbilical y las que debes llevar a cabo en el caso de que el bebé ya no tenga el cordón umbilical.

 

Lee también: Los cuidados en los primeros meses del bebé

Bañar a un bebé con cordón umbilical

A la hora de bañar a tu recién nacido cuando todavía no se le ha caído el cordón umbilical, es recomendable que sigas estos consejos:

  • Lava al bebé con una esponja empapada en agua tibia, según se aconseja en este estudio publicado en el Iranian Red Crescent Medical Journal. De esta manera, evitarás cualquier quemadura a tu bebé recién nacido. No es necesario bañarlo todos los días si le cambias a menudo el pañal y lo refrescas con toallas húmedas.
  • Coloca una toalla debajo del bebé para evitar que se resbale o que todo se empape con el agua. Al terminar su baño, ten siempre una toalla seca para mantener limpio todo.
  • Lo más recomendable, como señala este trabajo llevado a cabo por investigadores de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, es no utilizar jabón a la hora del baño y, si se utiliza, que sea un jabón neutro sin aditivos. Asimismo, para evitar que caiga alguno de estos productos en sus ojos, coloca tu mano en la frente para así impedirlo.
  • Recuerda tener una toalla suave para secar a tu pequeño. Es preferible que esta tenga capucha. Así, tendrá su cabeza en la temperatura ideal. Es bueno que tengas tres toallas limpias, como mínimo.
  • También, puedes hacer este baño de esponja en tu tina o en su bañera de plástico para mayor comodidad. Recuerda que debe estar a tu altura para evitar lesiones en la espalda.
  • Si se ha mojado el cordón umbilical, nada grave sucederá. Simplemente, sécalo con una toalla suave y continúa el baño de tu bebé. Dicho cordón se caerá a las en los 5 y los 15 primeros días de vida.
 

Recuerda ser muy delicado con tu pequeño. Cubre al recién nacido con una toalla y ve descubriendo cada extremidad al momento de lavarlo. Si la hora del baño no es molesta para tu bebé, puedes enjuagarlo delicadamente sin tener una toalla.

Bañar a un bebé sin cordón umbilical

Sin el cordón umbilical

Considera los siguientes consejos para bañar a un bebé recién nacido ya sin el cordón umbilical y hacerlo de la mejor manera:

  • Coloca agua en la bañera o tina de plástico. Debe tener una temperatura entre 38 y 40 ºC. y la ambiental ha de estar sobre los 26-27 ºC, como señala este artículo publicado en la Revista de Enfermería. Coloca una cantidad de agua que no llegue al pecho de tu bebé.
  • Empieza a lavar a tu pequeño desde la cabeza a los pies. En este orden, evitarás que el niño tenga contacto con secreciones o alguna bacteria.
  • Gíralo suavemente para lavar su espalda y nalgas. Recuerda que, en esta posición, tu hijo debe estar apoyado en un brazo tuyo para evitar cualquier accidente durante el lavado.
  • Diviértete con tu bebé mientras lo bañas. Sonríele y habla con él. Ambos podéis disfrutar de este momento, principalmente, si estás pasando por la exterogestación.
 

Te recomendamos leer: La higiene íntima del recién nacido

La hora del baño de tu bebé

La hora del baño es un momento mágico entre tu bebé y tú. Seguramente, alguien toque a la puerta, llamen al teléfono o debas atender otra situación. De ser así, colócale una toalla a tu niño y llévalo cargado a donde sea que vayas. Jamás debes dejarlo solo en la bañera, ya que fácilmente puede ocurrir un accidente.

Esperamos que hayas aprendido a disfrutar de este gran momento con tu bebé y que estos consejos te sirvan de ayuda cuando tengas dudas en el momento del baño.