Baños para pies cansados

Yamila Papa Pintor · 22 enero, 2020
La mejor forma de comenzar el fin de semana de manera relajada, serena y agradable es mimando nuestros pies. Tu salud (y tu humor) te lo agradecerán.

Los pies son la parte de nuestro cuerpo que suele sufrir más con el día a día, ya que no sólo aguantan el peso del cuerpo, sino que tienen que soportar el calzado, y no suelen recibir cuidados correctos. Conoce algunos baños para pies cansados, por que es tiempo de que comencemos a mimar más a nuestros pies.

Los pies, puntos centrales de curación

La cultura Oriental reconoce en los pies los puntos centrales para la curación de todas las enfermedades que se puedan sufrir. Por ello, desde hace siglos definen las zonas reflexológicas, canales de energía que están conectados con el resto del organismo y los órganos principales.

Sin embargo, actualmente no existen evidencias científicas que avalen esta disciplina, según afirman diversos estudios. Si sufrimos algún tipo de dolencia, lo correcto es acudir a un médico, no a un naturólogo ni a un reflexólogo.

Cuando realizamos un baño caliente para los pies, se eliminan toxinas y metales acumulados, ya que se abren poros cutáneos y los vasos sanguíneos y linfáticos aumentan su permeabilidad, beneficiando también los sistemas linfáticos, circulatorios y respiratorios.

Diferentes baños para pies cansados

Las opciones son variadas pero siempre hay que tener en cuenta que un baño para pies cansados debe hacerse al menos una vez a la semana. Se recomienda los viernes por la tarde, para eliminar toda la tensión de una semana agotadora.

De la misma forma, asegúrate de no ser alérgico a ninguno de los elementos que vas a utilizar. ¡No querrás sufrir una irritación!

Se puede acompañar este “tratamiento” natural con música tranquila, velas y sahumerios, con el fin de sentirnos más serenos. Estos son algunos de los baños para pies:

1-Se deben preparar dos baños, uno con agua caliente (usar primero) y otro con agua fría. En ambos se colocan 1 cucharada de sal gruesa, 10 gotas de esencia de lavanda y bicarbonato de sodio.

2-Elaborar una pomada con 25 gramos de hojas trituradas de gingko biloba y 90 gramos de lanolina, realizando una tintura. Dejar macerar dos semanas, filtrar el líquido y calentar a baño maría. Aplicar masajeando los dedos y luego las plantas.

3-Hervir agua y colocar un puñado de manzanilla, de laurel y de menta. Colar y agregar una cucharada de bicarbonato. Tomar el baño para pies con el agua tibia.

4-Sumergir los pies con agua tibia y sal gruesa durante 20 minutos.

Además de utilizar estos baños para pies, es bueno saber que muchas veces la causa del cansancio puede ser un drenaje venoso o linfático incorrecto, por lo que los masajes son la solución.

Se puede utilizar aceite de oliva como lubricante o cualquier otro aceite. También, acostados boca arriba, levantar las piernas y dejarlas en alto unos minutos. Cuidar la alimentación es fundamental: evitar la sal, las carnes rojas y las grasas.