Batido purificador de remolacha y zanahoria, para el hígado y la sangre

Tanto la remolacha como la zanahoria son alimentos ricos en antioxidantes que favorecen la salud. Por otra parte, ayudan a regular el tránsito intestinal.

La combinación de remolacha y zanahoria en un batido puede resultar tanto deliciosa como refrescante. Y, dado que estos dos ingredientes contienen componentes que favorecen considerablemente la salud, se han hecho muy populares en lo que respecta a la ‘purificación del organismo’.

Los procesos de desintoxicación consisten, básicamente, en un reajuste de los hábitos alimenticios y en una mayor atención a la hidratación, a fin de obtener la mayor cantidad de beneficios posible. Esto va de la mano con el deseo de eliminar del organismo, todo aquello que no aporta nada bueno, como vienen a ser las famosas toxinas.

Una alimentación inadecuada, la ingesta de ciertos medicamentos de forma regular, la contaminación ambiental e, incluso, el estrés, son enemigos cotidianos que pueden perjudicar al organismo. De allí, la necesidad de consumir alimentos ricos en nutrientes.

A continuación, haremos un breve repaso acerca de los componentes y propiedades de la remolacha y la zanahoria para comprobar su impacto en el organismo, como batido ‘purificador’.

Acerca de la remolacha

La remolacha es un alimento rico en folatos, oxalatos, betanina, tiamina, carbohidratos, vitamina C y minerales como el hierro, el potasio y el magnesio. También es rica en fibra y antioxidantes.

Contiene beta-carotenos, carotenoides y  flavonoides. Son ellos los que le ofrecen ese color carmesí tan atractivo, y ellos quienes actúan como eficaces limpiadores hepáticos, en especial si sufrimos de hígado graso.

En el año 2012 se publicó un estudio en la New England Journal of Medicine, que indicaba que, al cabo de los meses, los pacientes con hígado graso mostraban una mejoría significativa al consumir jugo de remolacha.

Otros estudios también apuntan que la ingesta de ciertos alimentos, como el batido de remolacha y zanahoria, podría ayudar a cuidar la salud y proveer al organismo de suficientes antioxidantes.

De seguro has escuchado que los antioxidantes son necesarios para el organismo, pero: ¿Qué es lo que hacen en realidad estos elementos?

En resumen, combaten el envejecimiento prematuro y frenan la acción de los radicales libres, con lo cual, los antioxidantes ayudan a proteger las células del desgaste. A su vez, ayudan a optimizar el funcionamiento de nuestro organismo.

La gran acción de la remolacha

Al ser rica en fibra, la remolacha ayuda a promover el tránsito intestinal y, por ende, la eliminación de desechos y toxinas que puedan dificultar o impedir la correcta absorción de nutrientes. Así, se evita también el exceso de lípidos en las células hepáticas y colesterol LDL en la sangre.

En vista de sus componentes, la remolacha viene a ser un alimento que activa el metabolismo y ayuda a degradar grasas.

Por ello, este batido a base de remolacha y zanahoria será una buena forma de disfrutar de una bebida energética natural. Puedes beberla al empezar el día o antes de las comidas principales.

Acerca de la zanahoria

La zanahoria es un alimento que contiene vitaminas varias, potasio, calcio, ácido fólico, fósforo, carbohidratos, betacarotenos y fibra. Cabe destacar que cuando se consume cruda, esta tiene un bajo índice glucémico, por ello se recomienda tomarla de esta manera.

Si hay una vitamina esencial para cuidar, optimizar y regenerar las células hepáticas es la vitamina del complejo B. La zanahoria te puede ofrecer un buen aporte de ella.

Las células madre de la zanahoria son ricas en  pro-vitamina A. Cuando llega a nuestro flujo sanguíneo se trasforma en retinol, el cual nos permite reparar células dañadas por las toxinas.

Jugo de remolacha

Receta del batido de remolacha y zanahoria

Ingredientes

  • 2 zanahorias (30 g).
  • 1 taza de agua (100 ml).
  • 2 mandarinas (50 g) o zumo de naranja.
  • 1 remolacha mediana (previamente cocida).

Preparación

  • Limpiar y pelar las zanahorias.
  • Cortar las zanahorias en trozos pequeños.
  • Pelar y separar los gajos de las mandarinas.
  • Corta la remolacha en trozos pequeños y finos para facilitar el licuado.
  • Procesar todos los ingredientes en la licuadora hasta obtener una mezcla homogénea, sin grumos.

Este batido de remolacha y zanahoria también se puede preparar con manzana, jengibre y limón. Ambas opciones son sumamente saludables y gustosas y, si lo consumes de forma regular, notarás mucha más energía a diario.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4892939/ https://www.um.es/documents/...pdf/6fe14d92-9813-435c-9dac-2132ed04a977 http://www.nutricion.org/recursos_y_utilidades/PDF/Instrucciones_Rueda_Antiox.pdf http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-Disposition&blobheadervalue1=filename%3DT034.pdf&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs&blobwhere=1352883450648&ssbinary=true