Baumkuchen (Bizcocho rayado) - Mejor con Salud

Baumkuchen (Bizcocho rayado)

Para conseguir el acabado rayado es importante que tengamos paciencia y esperemos a que las capas se cocinen antes de añadir las siguientes para que no se mezclen los colores

El Baumkuchen o bizcocho rayado es un pastel procedente de la repostería alemana, también conocido como “La reina de las tartas”, y es un postre que presenta una variedad de colores que es muy difícil de olvidar.

El baumkuchen es una tarta muy popular elaborada con una masa esponjosa, que le da mucha textura y suavidad.

Su preparación es muy simple, aunque requiere un poco de trabajo y, en general, para tener un buen resultado final debemos dedicarle un poco de tiempo.

Ingredientes

Bizcocho

  • 7 huevos
  • 250 g de mantequilla
  • 100 g de maicena
  • 250 g de azúcar
  • 15 g de harina de repostería
  • 10 g de sal
  • 25 g de cacao en polvo
  • 15 g de extracto de vainilla

Cubierta

  • 200 ml de nata
  • 20 g de mantequilla
  • 200 g de chocolate de cobertura negro

bizcocho cebra

Preparación

Para el bizcocho:

  • Coloca la mantequilla en un recipiente hondo, añádele el azúcar y bate con la batidora hasta que la mezcla doble su tamaño. Como resultado obtendremos una preparación esponjosa y suave.
  • Rompe los huevos y pon las claras y las yemas en recipientes separados.
  • Mezcla las yemas una a una hasta que tengas un resultado homogéneo.
  • Agrega un poco de sal a las claras y móntalas a punto de nieve.
  • Junta las yemas con la mezcla de azúcar y mantequilla, revolviendo hasta que todo quede bien incorporado.
  • Tamiza en un mismo recipiente la harina y la maicena.
  • Junta la mezcla resultante con la mantequilla, el azúcar y las yemas.
  • En la medida en que vayas agregando debes ir revolviendo. Te sugerimos hacer esto lentamente para evitar la aparición de grumos.
  • Cuando todo se encuentre bien mezclado, ve agregando poco a poco las claras montadas, mediante un movimiento circular.
  • Divide la mezcla en dos partes: en una añade el cacao y en la otra agrega el extracto de vainilla. Esto le dará los colores o rayas que hace tan característica a esta receta.
  • Precalienta el horno a 200 °C.
  • Enmanteca y enharina un molde para bizcocho (lo ideal sería uno de 20 centímetros de diámetro).
  • Agrega 3 cucharadas soperas de una de las mezclas (ya sea la que tiene cacao o la que tiene vainilla).
  • Reparte la masa en el fondo del molde hasta lograr una capa fina.
  • Mete el molde en el horno durante 3 minutos,  y sácalo.
  • Añade otras 3 cucharadas soperas de la otra mezcla. Reparte hasta lograr una capa pareja.
  • Vuelve a meter al horno durante 3 minutos.
  • Repite este procedimiento hasta haber añadido la totalidad de las mezclas.
  • Una vez finalizado este proceso puedes dejar enfriar la tarta dentro del molde.
  • Pasados 15 minutos puedes desmoldar. Esto se hace con la finalidad de que el bizcocho no se deforme.
  • Lo ideal sería dejarlo enfriar por completo en el molde, aunque esto tomaría un poco más de tiempo.
Autor: Marcel

Autor: Marcel

Para la cobertura:

  • Trocea el chocolate y resérvalo. Lo ideal es que logres trozos muy pequeños.
  • En una cacerola pon a hervir la nata a fuego medio.
  • Cuando haya llegado a punto de ebullición, apaga el fuego y añádele los trozos de chocolate y la mantequilla.
  • Revuelve lentamente hasta que el chocolate se haya fundido por completo.

Espera unos minutos a que el chocolate se temple y, una vez desmoldado tu bizcocho, empieza a bañarlo con el chocolate. Déjalo caer inicialmente en el centro, para irlo expandiendo poco a poco.

  • Este postre se puede decorar de la forma que mejor te parezca. Puedes adicionar trozos de frutas y almíbar, chispas de chocolate, barquillos o lo que se te ocurra para darle un toque personal a tu bizcocho.
  • Lleva tu postre a la nevera durante unos 15 minutos para que el chocolate tome consistencia.
  • Cuando finalices la refrigeración tendrás tu postre listo para llevar a la mesa.
  •  Recuerda consumirlo con alguna bebida o con helado.