Bebé estrella y bebé arcoíris marcan una maternidad diferente

Marilu Caldera·
30 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
06 Enero, 2019
El bebé estrella y el bebé arcoíris son las dos caras de la maternidad diferente, llamada así porque es una experiencia que cambia los esquemas habituales de la concepción.

Bebé estrella y bebé arcoíris son términos no técnicos que aluden a lo que significan estos pequeños para sus madres. Estas son mujeres marcadas por la pérdida de un bebé y la llegada de otro que devuelve el color a sus vidas.

No es que el segundo reemplace al primero, sino que se complementan para crear en la madre cambios que le ayudan a fortalecerse cada día. Así, estos bebés harán que se transforme la vida de sus padres.

Bebé estrella

El bebé estrella es aquel que se forma dentro de la madre, pero no logra alcanzar la madurez y nace sin vida. Este ser, sin embargo, existió y fue querido por sus padres. No llegó a conocer el mundo ni a sentir los brazos de sus papás, pero alcanzó a llenar de amor sus corazones. Como las estrellas que brillan en el cielo, esa criatura seguirá siendo recordada por siempre.

De hecho, muchas de esas madres guardan en su memoria, de manera imborrable, el recuerdo de cuando les dieron la triste noticia. Llega, entonces, el necesario duelo por muerte perinatal, es decir, la necesidad de honrar la vida que llevó durante meses en su vientre. Ante la intensidad del dolor, mirar al cielo y seguir la evanescente estela que dejan tras de sí las estrellas fugaces parece ofrecer consuelo.

Asimismo, como muestra este estudio publicado en la Revista Mexicana de Pediatríalos profesionales sanitarios han de tener una relación de empatía con la mamá para darle apoyo durante las diferentes fases del duelo.

Si todo marcha bien, con el tiempo, el duelo se va transformando en inspiración. El corazón herido de la madre deja paso al amor hacia esa otra criatura que, como un cuerpo celeste con trayectoria opuesta a la del primer ser, llega para quedarse.

Mujer embarazada.

Bebé arcoíris

El bebé arcoíris, otro término con carácter popular y no científico, es aquel pequeño que llega tras un aborto involuntario, muerte fetal o muerte neonatal de un embarazo anterior. Tan bello e inspirador como un arcoíris, este bebé renueva de esperanzas a su madre después de una dura pérdida.

Cuando la madre tiene la capacidad de transformar el dolor en amor, surge el bebé arcoíris. Es decir, es el comienzo de una nueva etapa, llena de ilusión y de amor, en la que siempre habrá lugar para el recuerdo de la primera criatura.

Bebé estrella y bebé arcoíris, las dos caras de una maternidad diferente

El deseo de toda gestante es llevar a término a su bebé. Sin embargo, existe la maternidad diferente, es decir, aquella en la que la madre tiene dos hijos, un bebé estrella y bebé arcoíris. Esta maternidad no se elige. Como tantas otras cosas en la vida, sencillamente, llega. Y es diferente porque cambia los esquemas de la concepción.

Bebé arcoíris.

En la actualidad, los embarazos que no tienen final feliz son un tema tabú. Las madres que los sufren acallan su sufrimiento. Pero la llegada a sus vidas del bebé arcoíris les trae la fortaleza que necesita toda madre para seguir adelante.

Te invitamos a que leas también: La preparación al parto y sus beneficios.

Preguntas frecuentes ante un nuevo embarazo

Cuando la madre queda embarazada nuevamente después de una pérdida, es inevitable que la angustia la invada. Comienzan las preguntas, las preocupaciones y el miedo. “¿Tendré otro bebé estrella?”. “¿Está mi cuerpo preparado para traerlo al mundo?”. “¿Estoy lista para ser madre de nuevo?”. “¿Cuándo disminuirán los riesgos del aborto?”. Por supuesto, es normal que, tras una pérdida, las incógnitas se incrementen.

Después de la semana doce, comienza a disminuir el riesgo de un aborto involuntario. A partir de ese momento, los padres pueden relajarse y empezar a disfrutar del bebé arcoíris. Desde entonces, este pequeño está ayudando a su mamá a renovar sus esperanzas y a encontrar la confianza necesaria para emprender la nueva maternidad.

Algunos factores que inciden en las pérdidas gestacionales

A continuación, mostramos algunos de los factores que pueden estar relacionados con la pérdida de un bebé. Todo ello lo señala en esta información del National Insitute of Child Health and Human Development (NIH). Así pues, los dividiremos en factores relacionados con el feto, con la placenta y con la madre.

Fetales

  • Anomalía congénita o genética letal.
  • Infección crónica o aguda.
  • Retraso de crecimiento intrauterino.

Placentarios

  • Cordón umbilical anudado.
  • Abrupto placentario (desprendimiento de la placenta).
  • Envejecimiento grave de la placenta.
  • Rotura prematura de membrana.

Maternos

  • Embarazo prolongado: cuando supera las 42 semanas.
  • Enfermedades crónicas de la madre.
  • Preeclampsia y eclampsia.
  • Infecciones durante el embarazo.

Pese a los medios que existen en la actualidad, no siempre es posible controlar todos estos factores. De ahí que no esté en manos de nadie evitar que haya bebés estrella. Mucho más positivo es no guardar para nosotras solas el dolor que una maternidad diferente implica. Hablar de ello, compartir los sentimientos que una experiencia así proporciona es el primer paso para superar la pérdida.

Quizás te interese leer: Enfermedades durante el embarazo que toda mujer debe conocer.

Maternidad nueva.

La mamá y su bebé estrella

En definitiva, ahora que sabes a qué se refieren estos dos conceptos de los que hemos hablado, cuando le preguntes a una madre cuántos hijos tiene y te responda dos cuando solo ves uno, ya lo sabes: muy probablemente lleve en su corazón un bebé estrella.