Beber agua antes de comer puede ayudarte a perder peso - Mejor con Salud

Beber agua antes de comer puede ayudarte a perder peso

Es importante que evitemos el agua fría, ya que puede dificultar la digestión de los alimentos. El agua tibia, en cambio, nos sacia y nos ayuda a depurar el organismo

Si en estos momentos estás intentando perder algo de peso, seguro que habrás empezado por eliminar de tu dieta las bebidas con gas o azucaradas, así como los zumos de supermercado.

Lo más adecuado es incrementar en nuestra dieta el consumo de vegetales frescos, fruta entera y, sobre todo, agua. Ahora bien, ¿qué momento del día es el que eliges para beber agua?

Debes saber que lo más adecuado es ir bebiendo pequeños sorbos a lo largo de nuestras jornadas y, ante todo, evitar beber, por ejemplo, dos o tres vasos seguidos. El estómago tiende a llenarse demasiado y no depura de igual modo nuestro organismo.

Hoy en nuestro espacio queremos enseñarte por qué beber agua antes de las comidas nos ayuda a perder esos kilos de más. ¿Te lo vas a perder?

Un estudio con buenos resultados lo avala

Beber agua antes de las comidas

Beber un vaso de agua antes de cada comida resulta más beneficioso de lo que pensamos. Y no lo decimos nosotros, lo avalan una serie de interesantes investigaciones donde se concluye con algo muy revelador: nos ayuda a perder peso.

La investigación se llevó a cabo en la Universidad de Birmingham  y se publicó en la revista “Obesity” así como en el diario británico “The Independient“. En el experimento participaron 84 personas y se pudo comprobar que el sencillo acto de beber un vaso de agua (200 ml) antes de las comidas les permitió bajar entre 2 y 4 kilos en dos meses.

Descubre los mejores alimentos para perder peso

Veamos ahora el resto de la información:

  • Beber agua antes de las comidas no nos permitirá perder peso por sí solo si no lo acompañamos de una dieta adecuada, variada y equilibrada.
  • Los pacientes que formaron parte de este estudio llevaban además una vida activa. Se les recomendó evitar el sedentarismo.
  • Las personas que solo se limitaron a mejorar su dieta y a hacer algo de ejercicio perdieron entre medio kilo y un kilo. Aquellos que bebían un vaso de agua antes de las comidas, perdieron entre 2 y 4 kilos. La diferencia es notable.
  • El objetivo central es beber un vaso de agua nada más levantarnos, otro antes de la comida central del día y el último, antes de nuestra cena.
  • El resto del día podemos ir bebiendo pequeños sorbitos para evitar la deshidratación, pero los instantes clave son, sin duda, los momentos previos a las comidas.

¿Por qué beber agua antes de comer es beneficioso?

Persona bebiendo agua de un vaso

Todos sabemos que beber agua es saludable y necesario para nuestro organismo. No obstante, en ocasiones nos cuesta, en especial si nos vemos obligados a beber sin tener sed.

Ahora bien, nuestro organismo necesita estar hidratado y de ahí que sea fundamental, por ejemplo, estar pendientes de que niños y ancianos beban la cantidad suficiente de agua para poder disponer de un adecuado equilibrio interno.

  • El agua nos ayuda a eliminar toxinas.
  • Hidrata nuestros órganos.
  • Trasporta minerales a las células y permite que se lleven a cabo todos los procesos metabólicos.
  • El agua no tiene calorías y, por lo tanto, no engorda.

Conoce también 10 beneficios de beber agua tibia con limón

Beber agua antes de las comidas regula la ingesta de calorías

Según la “American Chemical Society” beber un vaso de agua antes de comer nos ayuda a estar saciados. El estómago se siente más lleno y regula la sensación de hambre impidiendo sobre todo que cometamos excesos con las calorías.

es importante señalar que beber agua antes de las comidas no va a hacer tampoco que nos sintamos “hinchadas“. No llena nuestro estómago sin más, sino que se consigue también estimular el funcionamiento renal para que podamos depurar mejor el organismo.

Evita el agua fría antes de las comidas

Agua fria

Este es otro dato que debemos tener muy en cuenta. Hay gente que está muy acostumbrada a beber agua fría. Resulta más agradable y nos viene muy bien en épocas de calor.

No obstante, es mejor evitarlo. Las razones son las siguientes:

  • El agua fría eleva demasiado el  pH del organismo y lo descompensa, provocando alguna dificultad a la hora de digerir los alimentos,  por lo cual se dificulta la misión gástrica.
  • El agua fría es muy recomendable en esos momentos en que nos sentimos cansadas después de hacer ejercicio o tras un gran esfuerzo. Nos hidrata de forma rápida y baja la temperatura del cuerpo.

Conoce también por qué es bueno empezar el día con un vaso de agua

En cambio, beber agua a temperatura ambiente e incluso tibia antes de las comidas o nada más levantarnos es muy adecuado para conseguir todos estos aspectos:

  • Actúa como un buen diurético y facilita la depuración de toxinas.
  • El agua a temperatura ambiente mejora las digestiones y nos permite cuidar de nuestros intestinos sin que estos sufran el impacto de un líquido muy caliente o muy frío. Esto es muy adecuado en caso de sufrir colon irritable.
  • El agua tibia nos protege frente a infecciones y combate la presencia de virus y bacterias neutralizándolas.
  • El agua tibia optimiza la mayoría de procesos enzimáticos del organismo. Se procesan mejor y los intestinos absorben mejor los nutrientes.
  • Nos permite digerir y depurar las grasas, algo esencial para favorecer la pérdida de  peso.