¿Beber mucho té hace mal a los dientes?

Dado que el té puede tener el mismo efecto que el café en nuestros dientes es importante que lo consumamos lo menos cargado posible y que, a continuación, nos cepillemos los dientes

Sabemos que los dulces son perjudiciales para nuestra salud oral, pero muchas veces no tenemos en cuenta otros alimentos o bebidas que también nos pueden dañar los dientes.

¡Uno de ellos es el té! Sí, el mismo que consumimos para reconfortarnos en invierno, aliviar el dolor de estómago o incluso para adelgazar.

En este artículo te contamos si beber mucho té hace mal a los dientes y qué tipos de infusión son recomendables. ¡No te lo pierdas!

El té: ¿El bueno o el malo de la película?

El té negro, al igual que el café, mancha los dientes debido a su composición: los taninos. Este componente se aloja en las minúsculas fisuras de esmalte que hay en las piezas dentales y provoca que estén más rugosas.

Además, aumenta la posibilidad de acumular sarro, retener bacterias y producir caries. Por supuesto, a mayor cantidad de taninos en una bebida, más cantidad de manchas y dientes amarillos.

Pensemos por un instante qué ocurre con una tela (como nuestra camisa preferida) cuando se vuelca té encima… Se mancha, ¿verdad? ¡Algo similar pasa en nuestros dientes sin que nos fijemos en ello!

el bueno o el malo de la película

Está claro que, con semejante presentación, desterraremos el té de nuestra dieta diaria. Pero no hace falta ser tan drásticos. Beber con moderación puede ser una buena manera de contrarrestar sus efectos.

También tenemos la posibilidad de agregar leche para neutralizar los ácidos y, por supuesto, beber más cantidad de agua para “barrer” y limpiar bien la zona.

¿Qué sería un consumo “moderado” de té? Esta es una consulta que muchos se hacen. Todo dependerá de varios factores. Los expertos en nutrición aconsejan que, como máximo, 2 tazas al día (unos 5 gramos de hierbas en total) es lo ideal.

En cuanto al mejor momento del día para disfrutar de una rica infusión… ¡Cuando más te guste! Algunos lo eligen en el desayuno, otros para antes de dormir, también están los que prefieren a media mañana y los que optan por un té tras el almuerzo.

No obstante, volviendo a la pregunta inicial de si es bueno o malo el té para la salud de los dientes debemos decir que, lamentablemente, está en la lista de los peores alimentos y bebidas que podemos elegir si queremos lucir una sonrisa brillante como la de publicidad de dentífrico.

¿Quieres conocer más? Lee: 8 formas de tener un desayuno saludable y delicioso

Beber té

Quizás pensemos que beber té es mejor que el café pero, en realidad, no es así. El té negro mancha los dientes tanto o más que las demás bebidas oscuras, incluyendo el vino y los refrescos de cola.

Entonces nuestro pensamiento será: “bebo té de hierbas”. Si bien son mejores en lo que respecta a las manchas dentales porque decoloran menos, también tienen su desventaja. ¿Cuál es? Erosionan más el esmalte de los dientes que el té negro.

¿El té es malo para los huesos y dientes?

Otra pregunta relacionada con el consumo de infusiones. Un estudio realizado en la ciudad de Detroit (Estados Unidos) quiso comprender por qué un grupo de pacientes tenían dolores crónicos en los huesos de la cadera, brazos y piernas.

Tras diversos exámenes se llegó a la conclusión de que estas personas tenían una buena cantidad de fluoruro en la sangre. ¿A qué se debían estas altas concentraciones? A la ingesta excesiva de té.

El té es malo para los huesos y dientes

No obstante, para que los dientes y otros huesos se debiliten debemos beber demasiado al día (unas 5 tazas, por lo menos). Puede parecernos una cantidad bastante considerable pero hay personas que, sin darse cuenta, pasan esa proporción al consumir varias infusiones en diferentes momentos de la jornada.

¿Cómo evitar que el té manche los dientes?

No hace falta dejar de beber té para siempre si queremos lucir unos dientes blancos y relucientes. Tampoco pensar que con cada taza ingerida estaremos haciendo un mal irreparable a nuestros huesos.

Lo que si tenemos en nuestras manos es la capacidad de reducir la cantidad de ingestas si últimamente estamos consumiendo demasiado.

Algunos consejos que pueden ayudar para que no te pierdas la oportunidad de disfrutar de un rico té:

Haz enjuagues de agua

Una vez termines de saborear tu infusión favorita enjuaga la boca con agua a temperatura ambiente. También sería bueno que bebieses un vaso de agua para arrastrar los taninos de la boca.

Bebe té más claro

No dejes el saquito mucho tiempo en la taza. Cuando apenas haya teñido el agua, retíralo. De esta manera evitarás que esté muy fuerte y manche tus dientes.

Bebe té más claro

Añade leche o crema

Un té con leche o crema puede ser riquísimo y perfecto para tus mañanas o tus días en la oficina. ¡Y no estarás consumiendo la infusión cargada!

No le eches azúcar

Como ya sabemos, no es buena para nuestra salud. Te recomendamos el azúcar mascabado o la estevia. Así el hecho de beber un té no estará contribuyendo a la formación de caries.

No olvides leer: Stevia, el edulcorante de los diabéticos

Opta por el té verde

No solo es perfecto para verano e invierno y sirve para adelgazar, sino que también mancha menos los dientes en relación al té negro.

Cepilla más

Una vez que hayas terminado el té puedes cepillarte bien para que los compuestos de la infusión no se fijen a tus dientes. Para ello haz movimientos circulares y sin ejercer demasiada presión porque daña el esmalte.

Cepilla más

Usa hilo dental

No puede faltar en tu bolso o neceser. Los dientes suelen decolorarse en los bordes y juntas con otras piezas porque es allí donde el cepillo no puede hacer su trabajo.

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar