Bebés nacidos por cesárea reciben un “baño” de bacterias vaginales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 8 enero, 2019
Daniela Castro · 8 febrero, 2016
Una novedosa técnica permite que nacidos mediante cesárea entren en contacto con la flora bacteriana de la vagina de sus madres. De esta manera pueden recibir parte de los beneficios de los microorganismos maternos.

Una de las principales diferencias entre el parto vaginal y la cesárea es el microbioma que adquieren los recién nacidos. Mientras que en el primer caso el bebé entra en contacto con la flora bacteriana de la vagina de su madre, los bebés nacidos por cesárea quedan privados de la misma.

Por este motivo, en el microbioma de los bebés nacidos por cesárea predominan las bacterias de la piel.

Teniendo en cuenta que los microorganismos que obtienen los neonatos a través del parto vaginal contribuyen a fortalecer su sistema digestivo, metabólico e inmunológico, los investigadores se han cuestionado si los pequeños que nacen vía cesárea tienen algún tipo de desventaja.

Para averiguarlo, y de paso encontrar un método que permita enriquecer sus bacterias aunque el nacimiento suceda mediante intervención quirúrgica, un equipo de investigación estadounidense creó una técnica que consiste en incubar gasas esterilizadas en la vagina de varias madres a punto de dar a luz.

El objetivo era limpiar con ellas a los bebés en los dos minutos posteriores a su nacimiento por cesárea, con el fin de transferirles los microorganismos maternos.

Investigación de bebés nacidos por cesárea

Recién nacido

Para determinar si la aplicación de flora vaginal tiene efectos positivos sobre los bebés nacidos por cesárea, el grupo de investigadores analizó las muestras de 18 niños:

  • 7 nacidos por parto vaginal
  • 11 a través de cirugía, de los que 4 fueron tratados con este novedoso método.

Tras un mes de seguimiento, se encontró que los niños nacidos por parto abdominal y bañados en las bacterias de su madre tenían un microbioma con unas características parecidas a la de los nacidos por parto vaginal. Eso sí, la transferencia de microbios no es completa.

José Clemente, profesor de la Escuela Icahn de Medicina del hospital Monte Sinaí de Nueva York y coautor de este estudio, explica que “antes de nacer, los niños se desarrollan en un entorno libre de bacterias. Es al pasar por el tracto vaginal cuando reciben un baño de ellas”.

También añade que este método es importante porque “al nacer por cesárea y no estar expuesto a microbios vaginales, el bebé adquiere un microbioma muy distinto al de los nacidos vaginalmente”.

Tanto él como muchos otros científicos coinciden en que la flora bacteriana de la mujer no solamente le ayuda a evitar el ataque de peligrosos patógenos, sino que además, al transferirse en el parto, cumple un papel protector en su hijo.

En este sentido, destaca la microbiota vaginal como primer inóculo bacteriano que recibe el bebé al pasar por el canal del parto. Según las hipótesis, es fundamental para el desarrollo de un sistema inmunológico fuerte.

¿Quieres conocer más? Lee: Cuáles son las causas de la irritación vaginal y cómo tratarla de forma natural

Estudio preliminar del método

Estudio preliminar

Teniendo en cuenta que el coste de este método es mínimo, se cree que en el futuro podría llegar a emplearse de forma habitual.

Sin embargo, los científicos aclaran que por ahora los hallazgos forman parte de una investigación preliminar, pues se requieren más análisis e investigaciones para determinar cuantos beneficios recibe el bebéf al ser sometido a esta restauración del microbioma.

“Esto es un estudio piloto que se hace para determinar si un método es seguro y factible, que es precisamente lo que hemos probado en este artículo”, destaca Clemente.

Aumentan los bebés nacidos por cesárea

Cesárea

La Organización Mundial de la Salud asegura que solo entre el 10% y el 15% de los nacimientos exigen una cesárea, ya sea para proteger la vida de la madre o del bebé.

Sin embargo, en 2013, el uso de esta intervención en España ascendió a 27,3% de los nacimientos, mientras que en otros países el porcentaje es aún mayor. Colombia registra un 43,4%, México sube hasta el 46,2% y Brasil registra la tasa mayor, con un 55,6%.

Lo que más llama la atención en estos casos es que, conforme aumentaron las cesáreas, también se incrementó el índice de trastornos inmunitarios como el asma, la artritis juvenil o diversas inflamaciones intestinales.

Pese a que muchos de estos problemas tienen su origen en los cambios en la dieta o el uso de antibióticos, no se descarta la posibilidad de una relación con alteraciones en el microbioma, pues los mayores casos se presentan entre los que nacieron vía cesárea.

Ver también: ¿Cómo te puedes recuperar más rápido después del parto?

No obstante, salvo en algunos estudios hechos con roedores, aún no se determina cuál es la relación entre la forma de nacer, las bacterias y las enfermedades que se acaban sufriendo.

  • Dominquez-Bello MG et al. Delivery mode shapes the acquisition and structure of the initial microbiota across multiple body habitats in newborns. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2010;107:26:11971-5.
  • Lucia, M., & Mott, M. L. (2002). PARTO. Revista Estudos Feministas ISSN: https://doi.org/10.1590/S0104-026X2002000200009
  • Materno-fetal, S. D. M. (2012). Protocolo Cesarea. Hospital Universitari Clínic Barcelona.
  • Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Venezuela., O. (2016). Microbioma Humano. Revista de Obstetricia y Ginecología de Venezuela. https://doi.org/10.1038/nature