Por qué algunos bebés solo se duermen si están cerca de la madre

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 27 febrero, 2019
Thady Carabaño · 8 julio, 2018
Es normal y natural que los bebés se duerman cuando la madre está cerca. No le pasa solo a algunos, les pasa a todos. Pero nos empeñamos en “enseñarlos a dormir solos”.

«¿Por qué mi bebé solo se duerme a mi lado?», pregunta una madre primeriza, llorosa y cansada después de varias noches de mal dormir. La respuesta es simple: porque es natural, los bebés solo se duermen si están cerca de la madre.

Después de pasar nueve meses dentro de nuestro cuerpo, habría que preguntarse: ¿Cómo podemos creer que va a ser distinto después de nacer?.

Es lo normal, o debería serlo

Los bebés necesitan y buscan el contacto físico, para sentirse tranquilos y protegidos, tal y como estaban en el útero materno. Lo necesitan mientras están despiertos, para dormirse y mientras duermen y al volverse a despertar.

Así fue durante los nueve meses de la gestación y así seguirá siendo durante un tiempo más. Primero, porque tiene que vivir los nueve meses de exterogestación; y segundo, porque sus patrones de sueño no serán regulares hasta que alcance los 5 o 6 años.

Padres durmiendo con su bebé.

Sin embargo, algunos consideran que desde que nacen deben dormir en su propia cuna, en su propio cuarto. Otros aceptarán que esté de 4 a 5 meses en su cuna en el cuarto de sus padres, pero no más.

Los bebés no saben de lapsos de tiempo ni nada de eso, solo duermen si están cerca de la madre, porque es lo único que conocen.

Debes leer: ¿Qué es la exterogestación?

El colecho es una opción

El sueño de los bebés es una de las angustias más frecuentes entre las que se estrenan como mamá. Mientras buscan «recetas mágicas» para lograr que duerma más tiempo no ven la solución más fácil: el colecho.

Durante generaciones los niños durmieron con sus padres, y los padres con los abuelos. A veces durmieron compartiendo el mismo cuarto, la mayoría de las veces la misma cama.

El colecho lo siguen practicando muchos padres, sin que en la decisión medie la clase social, las costumbres culturales o el país de origen.

Bebé durmiendo con su madre.

Entre 1980 y 1990, aparecieron las teorías de Ferber y Lozoff a interrumpir el sueño plácido de los bebés junto a su madre.

Muchos médicos, psiquiatras y especialistas apoyaron la tendencia de dejar al bebé durmiendo solo, pero olvidaron que los bebés humanos son mamíferos.

Como todo ser que es alimentado por los pechos de su madre, los bebés solo se duermen si están cerca de la madre; mientras lo amamanta y lo acunan, escuchan el corazón de su madre, huelen su piel y se duermen.

Dormir cerca de la madre

Los más famosos manuales achacan los problemas de sueño de los bebés a los padres, que al acunar o mecer a los bebés, estos «desaprenden» lo que ya hacían de «forman natural».

¿Les suena lógico? ¿De verdad creen que el bebé está solo en el útero ? ¿Se dan cuenta de que los bebés en el útero siempre están acunados, mecidos y oyendo el corazón de su madre?.

Bebé durmiendo con los padres.

Las mujeres embarazadas caminan, suben y bajan escaleras, conducen un vehículo, bailan, tienen sexo y hacen ejercicios. Incluso en los embarazos con indicaciones de reposo total, el bebé oye y siente a su madre.

Todo ese movimiento, todos esos sonidos, acompañan a los bebés mientras duermen en el útero, lo que no se parece en nada a dormir solo en una cuna estática en un cuarto silencioso.

Por si quedan dudas

No son algunos bebés, son todos los que se duermen si están cerca de la madre, porque es lo natural. Pero nos empeñamos en dejarlos solos en una cuna. Ellos lloran y duermen mal, los padres también, cuando es tan fácil dejarlos cerca de mamá.

Te interesa leer: ¿Cómo enseñar a tu hijo a dormir toda la noche?

Aunque muchos de nuestros padres o abuelos durmieron con nosotros, en vez de hacer lo mismo, estamos enfrascados en buscar una nueva investigación científica que nos reconfirme que los bebés pueden volver a dormir cerca de mamá y papá. En vez de confiar en lo que nos pide el corazón y nuestro hijo.

  • Rocío Sánchez-Carpintero Abad. (2008). Trastornos del sueño en la niñez. Protocolos de Neurología.
  • Velayos Jorge, J. L., Moleres, F. J., Irujo, A. M., Yllanes, D., & Paternain, B. (2007). Bases anatómicas del sueño. Anales Del Sistema Sanitario de Navarra.
  • Izzedin-Bouquet, R. (2009). El método de observación de bebés de Esther Bick. Perinatol Reprod Hum.