6 sorprendentes beneficios de los abrazos que no conocías

¿Sabías que los abrazos, además de reconfortarnos, pueden ayudarnos a reducir los niveles de estrés y ansiedad y a fortalecer nuestra salud cardiovascular?

Conoce en este artículo la importancia y los beneficios de los abrazos. Son, sin duda, una de las manifestaciones afectivas más arraigadas en todas las civilizaciones de la humanidad.

La necesidad de dar y recibir afecto es imprescindible para los seres humanos. Ya desde pequeños buscamos el amor de nuestros padres, protegiéndonos en su abrazo.

Este refugio sentimental nos proporciona muchas de las características psicológicas que formarán nuestra personalidad para toda la vida.

Beneficios de los abrazos

1. Mejoran la autoestima

en tu lugar hubiera hecho lo mismo

El contacto físico en las relaciones humanas mejora la seguridad y la autoconfianza. Nos fuerza a permitir que otra persona, con su abrazo, entre en nuestro espacio íntimo.

  • Con este contacto directo de cuerpo a cuerpo, le abrimos de forma simbólica nuestra confianza a la otra persona.

Podemos afirmar que abrazarse nos humaniza. Cuando abrazamos a alguien, le estamos dando un mensaje directo de cariño, de aprecio y empatía. 

  • Este sencillo gesto levanta nuestra moral, nos aporta calor humano y fuerza anímica. Es un acto en el que tanto damos como recibimos.

¿Quieres conocer más? Autoconfianza: empieza a apostar por ti mismo

2. Nos enseñan otra manera de comunicarnos

El lenguaje corporal es un fiel reflejo de nuestro estado emocional. Con nuestros movimientos físicos estamos estableciendo también una comunicación, aunque no sea verbal.

  • En este sentido, el abrazo entre dos personas proyecta un mensaje que, de forma intuitiva, ambos reciben y entienden.

Podemos abrazar movidos por la alegría de un reencuentro. Podemos darnos un abrazo para consolar una pena o como muestra de sentimientos, ya sean de amor en una pareja, de amor entre hermanos o entre amigos.

El abrazo es parte de este lenguaje corporal que, en definitiva, ayuda a mejorar la comunicación entre las personas.

3. Reducen el estrés y la ansiedad

dar abrazo

Pocas cosas en la vida calman una situación de ansiedad o pánico de forma más efectiva y rápida como un abrazo. Los abrazos, ante un momento de crisis emocional, ayudan a tranquilizar a la persona.

  • El contacto físico reduce el estrés y transmite tranquilidad en un momento de angustia o nerviosismo.

Por lo tanto, podemos decir que, entre los beneficios de los abrazos, está la mejora de nuestra salud emocional. Al reducir el estrés nos aporta más momentos de serenidad y, en definitiva, de alegría y bienestar.

Los abrazos ayudan en épocas difíciles, cuando el volumen de trabajo nos desborda o cuando aparece alguna situación que nos sobrepasa. Nadie es tan invencible como para no necesitar ser abrazado en algún momento crítico.

4. Mejoran la salud de nuestro corazón

Los abrazos también son parte de una manifestación física del amor. Del mismo modo que cuando besamos a alguien que amamos, al abrazar al ser querido también provocamos efectos reales en nuestro organismo. En concreto, se produce un aumento de los niveles de oxitoxina.

La oxitocina es un poderoso neurotransmisor que proporciona placer, quita el malestar físico y mental. Además, también mejora el sistema cardiovascular y la salud de nuestro corazón.

Abrazar, por lo tanto, es la manera más placentera y natural de prevenir o mejorar las enfermedades cardiovasculares.

¿No lo sabías? Los abrazos que nos dan nuestros hijos son regalos para el corazón

5. Reducen el miedo a la muerte

perdona a tus padres

Tanto los abrazos como las diferentes formas de contacto físico cariñoso o amistoso nos reconfortan. De hecho, reducen el miedo con que nos enfrentamos a la muerte.

  • Esto nos supone una gran fortaleza interior y, a la vez, una necesidad por abrazar a las personas que también lo necesitan.
  • El simple hecho de estrechar entre nuestros brazos a una persona, a un animal o, incluso, a un árbol, nos ayuda a afrontar con más serenidad las situaciones que se vayan presentando.
  • También nos facilita aceptar con resignación el inevitable momento en que acaba nuestra vida.

6. Aumentan los niveles de serotonina

La serotonina es una sustancia química que segrega nuestro cuerpo y que actúa como un neurotransmisor.

Cuando incorporamos los abrazos en nuestra forma de relacionarnos con nuestros seres queridos, hacemos que aumenten los niveles de serotonina y, por lo tanto, la sensación de placer y felicidad.

Debemos tener en cuenta que, en estados depresivos o de mucho estrés, los niveles de serotonina están por debajo de lo normal. Por ello, uno de los beneficios de los abrazos es que equilibran la cantidad de esta sustancia, encargada también de regular los niveles de deseo sexual.

Categorías: Bienestar Etiquetas:
Te puede gustar