5 beneficios de los arándanos para la piel

Daniela Echeverri Castro·
07 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
05 Agosto, 2020
Los arándanos contienen sustancias como la vitamina C y las antocianinas, cuya asimilación contribuye al cuidado de la piel. ¿Por qué se recomiendan? ¿Cuáles son sus beneficios? En este espacio los detallamos.

Los arándanos se han popularizado como un fruto saludable para la piel. Debido a su concentración de vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes, hay quienes los incluyen en la dieta para reducir el riesgo de envejecimiento prematuro. De hecho, sus extractos se emplean en la elaboración de productos cosméticos para el cuidado cutáneo.

Incluso, por su contenido de sustancias como las antocianinas, parecen contribuir a combatir la inflamación, la psoriasis y los síntomas de otros trastornos dermatológicos comunes. ¿Te interesa saber más al respecto? A continuación, te contamos qué beneficios se le atribuyen y cómo utilizarlos.

Beneficios de los arándanos para la piel

Los arándanos son frutas silvestres que crecen en zonas frescas del hemisferio norte. Son populares en lo que tiene que ver con la gastronomía, ya que se emplean en la elaboración de mermeladas, postres, pasteles y muchas otras recetas. Además, también se destacan en la medicina popular.

Debido a su importante concentración de nutrientes, son un alimento muy recomendado para la dieta. En particular, como lo recopila un artículo publicado en International Journal of Molecular Sciences, concentran cantidades importantes de vitamina C, fibra y compuestos fenólicos.

Estas sustancias no solo disminuyen el riesgo de enfermedades, sino que favorecen la salud de la piel. Ya sea a través de su consumo o de su aplicación tópica, contribuyen a mantener el cutis sano, libre de imperfecciones y con un aspecto joven. Veamos en detalle las bondades que se les atribuye.

Arándanos azules
Los arándanos tienen compuestos que favorecen la eliminación de radicales libres.

1. Disminuyen el riesgo de envejecimiento prematuro

La exposición a los radicales libres del ambiente puede causar signos de envejecimiento prematuro, como manchas, arrugas y piel seca. A medida que pasan los años, el cuerpo disminuye su capacidad para hacer frente a estas moléculas dañinas. Además, factores como la exposición solar, el humo del tabaco y la contaminación aumentan su impacto sobre la piel.

Los arándanos, al concentrar sustancias antioxidantes como la vitamina C y las antocianinas, inhiben la acción de los radicales libres sobre las células y brindan un efecto protector frente a los daños que causan en la piel.

De hecho, un estudio publicado en Journal of Drugs in Dermatology determinó que la aplicación tópica de una matriz que contiene antioxidantes de los arándanos puede proteger la piel ante la formación de arrugas.

Te puede interesar: ¿Qué son los antioxidantes y para qué sirven?

2. Ayudan a estimular la síntesis de colágeno

El colágeno es una sustancia esencial para la salud y belleza de la piel. Con los años, su producción también se ve reducida. Sin embargo, incluir en la dieta alimentos como los arándanos disminuye su degradación y estimula la síntesis en el organismo. ¿La razón? El contenido de antiocianinas y vitamina C.

En un estudio publicado en Molecular Nutrition and Food Research, las antocianinas del arándano ayudaron a reducir la degradación del colágeno. Además, mostraron ser efectivas a la hora de mitigar el fotoenvejecimiento inducido por los rayos UV.

Asimismo, una taza de arándanos aporta hasta el 19 % de las necesidades diarias de vitamina C. Este micronutriente, aparte de actuar como antioxidante, es determinante para una óptima producción de colágeno y una piel sana.

3. Estimulan la curación de heridas superficiales

Los arándanos no son un tratamiento de primera elección para tratar las heridas superficiales en la piel. Aún así, incluirlos en la dieta puede contribuir a la curación de pequeños cortes, quemaduras leves o manchas. Su contenido de vitaminas C y K, además de otros antioxidantes, apoyan el proceso de recuperación.

Cabe destacar que no es conveniente aplicar arándanos de manera directa sobre las heridas, ya que esto puede derivar en una infección. Para aprovechar sus bondades con este fin, comerlos durante el desayuno o la merienda es suficiente.

4. Contribuyen al tratamiento del acné

En la actualidad, los dermatólogos pueden sugerir varios tipos de tratamientos para combatir el acné, en función de su causa. No obstante, a nivel general se recomienda mejorar la alimentación y consumir aquellos ingredientes que proporcionan antioxidantes y fibra, como los arándanos.

Si bien es cierto que estas bayas no curan el acné como por arte de magia, su ingesta es un coadyuvante para reducir la inflamación y actuar contra las bacterias que causan este problema.

Descubre: Tratamientos para el acné

5. Pueden ayudar contra la psoriasis y el eccema

La psoriasis y el eccema son enfermedades cutáneas que deben abordarse de la mano del dermatólogo. Se consideran de carácter inflamatorio y tienden a causar sequedad y descamación. Aunque hay muchas causas asociadas a su aparición, un factor de riesgo son los niveles bajos de antioxidantes.

Los arándanos, al ser una fuente de estas sustancias, pueden ser un complemento para reducir los brotes y su sintomatología. Si bien faltan evidencias para determinar el papel que desempeñan en estas enfermedades, en general se consideran beneficiosos.

Arándanos para uso dermatológico
El uso del arándano para dermatología es tanto tópico como oral. Viene incluido en cremas y se puede consumir el fruto, directamente.

¿Cómo aprovechar los beneficios de los arándanos para la piel?

Los arándanos suelen estar disponibles en el mercado durante todo el año, tanto frescos como congelados. Su incorporación en la dieta es sencilla, ya que son versátiles y dan un sabor delicioso a los batidos, las ensaladas, el yogur y otras preparaciones.

Comerlos es la mejor forma de obtener sus beneficios para la piel, pues proporcionan al organismo cantidades significativas de nutrientes y antioxidantes. Aún así, hay tratamientos tópicos que contienen sus extractos, como pueden ser limpiadores, sueros, cremas y mascarillas.

En cualquier caso, no se recomienda la aplicación directa del fruto en el rostro, ya que contiene un pigmento fuerte que puede causar manchas temporales. Inclusive, si se frotan sobre pieles enfermas, resultan irritantes. Lo mejor es siempre asesorarse con el dermatólogo.

  • Ma L, Sun Z, Zeng Y, Luo M, Yang J. Molecular Mechanism and Health Role of Functional Ingredients in Blueberry for Chronic Disease in Human Beings. Int J Mol Sci. 2018;19(9):2785. Published 2018 Sep 16. doi:10.3390/ijms19092785
  • Zhang S, Duan E. Fighting against Skin Aging: The Way from Bench to Bedside. Cell Transplant. 2018;27(5):729-738. doi:10.1177/0963689717725755
  • Lee SG, Vance TM, Nam TG, Kim DO, Koo SI, Chun OK. Contribution of Anthocyanin Composition to Total Antioxidant Capacity of Berries. Plant Foods Hum Nutr. 2015;70(4):427-432. doi:10.1007/s11130-015-0514-5
  • Grether-Beck S, Krutmann J, Wilkens K, D'Amato K. Effect of a Blueberry-Derived Antioxidant Matrix on Infrared-A Induced Gene Expression in Human Dermal Fibroblasts. J Drugs Dermatol. 2017;16(8):s125-s128.
  • Wang K, Jiang H, Li W, Qiang M, Dong T, Li H. Role of Vitamin C in Skin Diseases. Front Physiol. 2018;9:819. Published 2018 Jul 4. doi:10.3389/fphys.2018.00819
  • Adjepong M, Agbenorku P, Brown P, Oduro I. The effect of dietary intake of antioxidant micronutrients on burn wound healing: a study in a tertiary health institution in a developing country. Burns Trauma. 2015;3:12. Published 2015 Aug 12. doi:10.1186/s41038-015-0012-x
  • Pullar JM, Carr AC, Vissers MCM. The Roles of Vitamin C in Skin Health. Nutrients. 2017;9(8):866. Published 2017 Aug 12. doi:10.3390/nu9080866
  • Kucharska A, Szmurło A, Sińska B. Significance of diet in treated and untreated acne vulgaris. Postepy Dermatol Alergol. 2016;33(2):81-86. doi:10.5114/ada.2016.59146
  • Ji H, Li XK. Oxidative Stress in Atopic Dermatitis. Oxid Med Cell Longev. 2016;2016:2721469. doi:10.1155/2016/2721469