Los grandes beneficios de consumir sandía a diario

Además de ser un perfecto diurético, la sandía es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales que son muy beneficiosos para nuestro corazón y para evitar la aparición de enfermedades

La sandía es esa fruta fresca y siempre apetecible de exquisito tono carmesí que estalla en agradable dulzura en nuestra boca. No obstante, consumir sandía también puede ayudarnos a mejorar algunos trastornos leves de salud.

Descubre en este artículo los grandes beneficios de esta fruta refrescante. Podrás descubrir por qué es efectiva para tratar las inflamaciones, prevenir el envejecimiento o mejorar la diabetes y los trastornos cardiovasculares.

La sandía

La sandía (Citrullus lanatus) es una fruta originaria de África que hoy se consume en todo el mundo. Es dulce y refrescante, y nos aporta una gran cantidad de agua y fibra. En este sentido, es un alimento muy saludable que deberíamos incorporar a nuestra dieta.

Para beneficiarnos de todas sus propiedades recomendamos elegir sandías ecológicas con semillas. Además, un truco para conseguir una buena sandía es elegirla entre las que tengan más peso. Esto nos ayudará a encontrar una que sea dulce y sabrosa.

Los beneficios de consumir sandía

Valores nutricionales

La sandía es la fruta que más agua contiene, casi un 93%. Contiene niveles importantes de vitaminas, minerales e hidratos de carbono. En cada 100 gramos de esta fruta que consumas tendrás los siguientes nutrientes:

  • 89 mg de potasio.
  • 11 mg de magnesio.
  • 4,6 gramos de hidratos de carbono.
  • 0,5 gramos de fibra.
  • 20, 5 kcal.
  • Vitaminas como el ácido fólico y la provitamina A.

Beneficios de consumir sandía

Mejora la salud cardiovascular

Consumir sandía de manera habitual nos ayuda a relajar los vasos capilares y a reducir la inflamación. Además, esta fruta también promueve el metabolismo de arginina, lo cual es muy positivo para el corazón y la hipertensión.

Como detalla este reciente estudio, los nutrientes que permiten mejorar la salud cardiovascular y prevenir problemas del corazón son el licopeno, las vitaminas A, B6 y C, y los minerales magnesio y potasio.

Para aliviar la fatiga muscular

Cuando hacemos un esfuerzo, cuando practicamos deporte o acabamos una larga jornada de trabajo, nuestros músculos almacenan ácido láctico y amoniaco. La composición de la sandía, rica en L-citrulina, es perfecta para que los músculos se relajen y obtengan energía de nuevo.

Por este motivo, es muy recomendable consumir sandía después de hacer un esfuerzo físico. Además, su contenido en potasio refuerza el sistema muscular y nervioso y nos ayuda a rehidratar el organismo.

Conoce 5 causas que originan el dolor muscular y 6 formas de combatirlo

Efecto antioxidante y anticancerígeno

Basta con ver ese atractivo color rojo de la sandía para saber que contiene un alto nivel de antioxidantes. Así, la sandía es ideal para prevenir el envejecimiento y mantener en estado óptimo nuestros tejidos.

Gracias a estos antioxidantes, la sandía puede protegernos frente a determinados tipos de cáncer. Estos mismos nutrientes son los que combaten el estrés y previenen enfermedades como la degeneración macular.

Propiedades depurativas y laxantes

Su alto contenido en agua y fibra ayuda a eliminar elementos tóxicos de nuestro organismo. Esto lo logramos gracias a una mejor función intestinal, la cual facilita la evacuación.

Por lo tanto, consumir sandía es un excelente método natural para prevenir o combatir el estreñimiento. No obstante, debemos destacar que se recomienda comer esta fruta siempre fuera de las comidas, sin mezclarla con otros alimentos.

Para mejorar la vida sexual

Puede parecer sorprendente, pero la sandía, gracias a su compuesto de L-citrulina, promueve la correcta circulación de la sangre en todas las partes del cuerpo. Esto nos ayuda a relajar los vasos sanguíneos y, por lo tanto, es ideal para la disfunción eréctil.

Consumir sandía de manera habitual y en momentos especiales puede ayudarnos, en este sentido, a mejorar nuestra vida íntima en pareja. Podemos hacerlo, por ejemplo, con algunas de las siguientes recetas que proponemos.

Te puede interesar: 5 datos de la artritis reumatoide que debes conocer

Recetas con sandía

Recetas con sandía

A continuación te mostramos tres sencillas recetas que puedes hacer con esta fruta para conseguir que tus postres sean aún más atractivos. Hemos de señalarte también que si eres diabético no es recomendable que los consumas debido a su alto contenido en azúcar.

Sandía con menta

Ingredientes

  •  1 ½ vaso de zumo de sandía (300 ml)
  • 8 rodajas finas de sandía
  • 1 vaso de nata para montar (150 ml)
  • 5 hojas de gelatina
  • Hojas de menta

Preparación

  • En primer lugar, proceder a montar la nata.
  • Calentar el zumo de sandía un poco sin que llegue a estar demasiado caliente.
  • Remojar las hojas de gelatina en agua fría e introducirlas en el zumo caliente para que se vayan disolviendo.
  • Picar las hojas de menta y mezclarlo todo: la nata, el zumo de sandía con gelatina y la menta.
  • Servir el líquido en vasos y dejar que se enfríe y cuaje. Para desmoldarlo basta con poner un poco de calor en el vaso para que salgan en perfecto estado.

Brochetas de sandía con té blanco y melón

Ingredientes

  • 4 sobres de té blanco (20 g)
  • 4 cucharaditas de azúcar (28 g)
  • Sandía y melón al gusto

Preparación

  • Preparar una infusión de té blanco para cuatro personas y la dejamos enfriar.
  • Cortar en cuadrados la sandía y en triángulos el melón.
  • Introducir los trozos en las brochetas y luego llevarlas al interior de las taza de té frío. ¡Delicioso!

Lee también: 8 razones para incluir té blanco en tu desayuno. ¡Te encantará!

Sopa de sandía con licor de naranja

Ingredientes

  • Un trozo de sandía (600 g)
  • ½ melón (500 g)
  • 9 fresas
  • 5 uvas pasas grandes
  • ½ vaso de licor de naranja (100 ml)

Elaboración

  • Cortar a cuadrados el melón y rociarlo con un poco de licor.
  • Dejar macerar 20 minutos.
  • Preparar las brochetas con 2 fresas, 1 pasa y 1 cuadrado de melón en cada palo.
  • Quitar las semillas de la sandía y cortarla para licuarla.
  • Mantener después una media hora en la nevera para que esté más fresco.

Ya solo queda servir en copas el zumo con las brochetas de melón y fresas. Una receta deliciosa y saludable.