Beneficios curativos del caldo de pollo

Carolina Betancourth 25 septiembre, 2014
Además de ser una comida reconfortante, gracias al caldo de pollo obtenemos aminoácidos, que tienen propiedades antiinflamatorias y efectos calmantes, por lo que también nos ayuda a conciliar el sueño

Antes que nada, un caldo de huesos de pollo es muy recomendable para acelerar la curación y la recuperación de enfermedades. En muchas ocasiones hemos escuchado que no hay nada más eficiente para curar el resfriado que un buen caldo de pollo, pues bien, para ello existe evidencia científica.

¿Por qué será beneficioso; qué tiene que ver con un resfriado? Bien, esto va ligado gracias a un aminoácido natural llamado cisteína, el cual puede fluidificar el moco en los pulmones, haciéndolo así mucho más fácil de expulsar. Debemos tener en cuenta que el caldo de pollo es más eficiente hecho en casa que en sopa enlatada o procesada.

Influencia curativa en tu intestino

Muchos científicos ligados con el tema de la salud general, han descubierto en los últimos años que en gran parte la salud depende se nuestro tracto digestivo. Se dice que muchas de las enfermedades modernas parecen ser provocadas por un desequilibrio de la flora intestinal, esto gracias a una mala y muy desequilibrada alimentación, excesiva en azúcares y carente en grasas y bacterias.

El caldo de huesos de pollo desempeña un papel muy relevante ya que es de muy fácil digestión, este ayuda a sanar el revestimiento del intestino y contiene gran variedad de nutrientes

Beneficios del caldo de pollo

pavo-pollo-proteinas

Así como lo venimos nombrando en nuestro artículo, existen diversas razones para llevar a incorporar el tradicional caldo de pollo en nuestra alimentación. A continuación nombraremos los beneficios más significativos con respecto a nuestro estado medicinal.

Contribuye a curar y sellar nuestro intestino

Todo gracias a la gelatina que se encuentra en el caldo de huesos, el cual es un caloide hidrofílico. Este atrae y retiene líquidos, incluyendo jugos digestivos, por lo anterior se afirma que refuerza una buena digestión.

Inhibe infecciones causadas por virus de la gripe

Gripe

Un estudio de más de una década encontró que el caldo de pollo tiene propiedades medicinales, que influyen de manera muy significativa todas las infecciones ligadas a la gripe y sus resfriados.

Reduce el dolor articular y la inflamación

El dolor y la inflamación a nivel de las articulaciones se da gracias al sulfato de condroitina, glucosamina y otros compuestos extraídos del cartílago del hueso del pollo.

Combate la inflamación

La inflamación es combatida gracias a los aminoácidos como la glicina, la prolina, la arginina y otros que tienen efectos antiinflamatorios. A un aminoácido de los nombrados anteriormente (L-arginina), se le han encontrado propiedades muy beneficiosas para el tratamiento de la sepsis (inflamación corporal). Por otra parte, la glicina también posee efectos calmantes, los cuales nos ayudarán a conciliar de mejor manera el sueño.

Promueve huesos fuertes y saludables

Calcio en huesos

Este es uno de los beneficios más asombroso que contiene el caldo de huesos de pollo y esto se produce gracias a las grandes cantidades de calcio, magnesio, entre otros nutrientes que desempeñan un papel muy relevante en la formación de huesos sanos y fuertes.

Receta sencilla para preparar tu propio caldo de pollo

Te recomendamos que prepares tu propio caldo de huesos de pollo, ya que es lo más rentable ¿Por qué? Bien, pues podemos utilizar algunas de las sobras de los huesos y así sacar provecho de su sustancia; también es rentable porque es demasiado fácil preparar nuestro propio caldo de huesos de pollo.

También te recomendamos que el animal del cual vas a obtener los huesos haya sido criado de la mejor manera y en las mejores condiciones, de lo contrario no aportará mucho con respecto a nuestra salud.

Ingredientes para un caldo de pollo casero

  • 1 pollo entero o de 2 a 3 libras con huesos, como cuello, cadera, pechuga, alas y mollejas (Opcionales)
  • 2 – 4 Patas de pollo. (Opcionales)
  • 4 cuartos de agua filtrada fría.
  • 2 cucharadas de vinagre.
  • 1 cebolla grande, picada en pedacitos.
  • 2 zanahorias peladas y picadas en pedacitos.
  • 3 tallos de apio, picados en pedacitos.
  • 1 manojo de perejil.

Preparación

Existen diversas maneras para preparar un caldo de huesos de pollo; aquí les ofreceremos una manera de hacerlo, aunque en libros de cocina también se pueden encontrar otras alternativas.

  • Llena una olla grande con agua filtrada y purificada. (Se recomienda el uso de una olla eléctrica por razones de seguridad, por si tiene que salir mientras está cocinando.)
  • Añada el vinagre y todos los vegetales al agua.
  • Coloca todo el pollo o los trozos de pollo en la olla.
  • Pon a hervir y remueve toda la espuma que sale en la superficie.
  • Hierve a fuego lento.
  • Si estás cocinando todo el pollo, la carne deberá comenzar a separarse del hueso después de 2 horas. Simplemente saca el pollo de la olla y separa la carne de los huesos. Coloca los huesos nuevamente en la olla y deja a fuego lento otras 12-24 horas y sigue con el paso 8 y 9.
  • Si sólo estás cocinando los huesos, simplemente déjalos a fuego lento durante unas 24 horas.
  • Saca los huesos del caldo con una espumadera y cuele el resto con un colador para eliminar cualquier fragmento de hueso.
Te puede gustar