Beneficios de dar papillas de frutas a los bebés

La leche materna es fundamental para un bebé, pero alimentos como las papillas de frutas aportan mucho a su nutrición. Aprende en este post cómo prepararlas. Anímate y préparale papillas de frutas a tu bebé.

La leche materna es el alimento principal para tu bebé y no debe ser sustituido por nada. Sin embargo, puedes complementar la alimentación de tu pequeño con papillas de frutas. Estas aportan distintos nutrientes que contribuirán con el desarrollo de tu pequeño.

Algunos de los beneficios de dar papillas de frutas a tu bebé

Las frutas ocupan el segundo lugar de la pirámide alimenticia, junto con los vegetales. Esto se debe a que son indispensables para gozar de buena salud. Uno de los mayores beneficios de dar papillas de frutas a los bebés es que aportan un alto contenido de agua, hasta un 95%.

Igualmente, contienen fibras vegetales que ayudan a regular el tránsito intestinal del bebé. El lactante tiene un hábito intestinal sumamente variable. Incluso, cuando crece, siendo niño puede presentar cambios a la hora de defecar. Aunque todas las frutas poseen un valor alimenticio parecido, algunas aumentan la consistencia de las deposiciones y otras las disminuyen.

Las frutas también contienen vitaminas y minerales, hidratos de carbono simples y no poseen grasas. Incluir frutas en la dieta de tu bebé hará que tenga más energía. Ello lo acostumbrará a consumir opciones saludables, en vez de alimentos con un alto contenido en azúcares artificiales y grasa.

Asimismo, las papillas de frutas aportan antioxidantes y micronutrientes que previenen ciertas enfermedades, tales como la obesidad, el estreñimiento, el cáncer y problemas de tipo cardiovascular.

Ver también: Efectos dañinos que causan los conservantes de alimentos

Inclusión de las papillas de frutas en la dieta de un bebé

Beneficios-de-las-papillas-de-frutas-para-tu-bebe

En un principio, ofrécele a tu bebé las papillas de frutas en pequeñas cantidades para que así se familiarice con estas, sienta su sabor, las acepte y pueda tolerarlas junto con la leche. Es importante que tengas presente que, aunque tu hijo consuma papillas, estas no deben reemplazar la leche materna.

De hecho, las papillas de frutas deben ser un complemento alimenticio de la lecha materna. Así que cuando tu bebé coma y tolere adecuadamente los purés, ve aumentando progresivamente la cantidad de papilla de frutas.

Frutas que pueden consumir los bebés según su edad

Aunque tu hijo puede consumir papillas de frutas a partir de los 6 meses, algunas frutas son más recomendadas que otras debido al riesgo de desarrollo de alergias. Por ello, debes ir introduciendo las frutas en la dieta de tu bebé de manera gradual y progresiva.

De esta manera, podrás evaluar el grado de tolerancia de tu bebé a las mismas. Debes esperar al menos tres días antes de hacerle probar una nueva papilla de frutas. A continuación, encontrarás las frutas que puedes darle a tu pequeño, según su edad.

A los 6 meses

Melón, uvas (sin piel ni semillas), ciruela, plátano, pera, manzana, kiwi, sandía, piña, papaya y mango.

A partir de los 6 meses

Con respecto a los cítricos como la naranja y la mandarina, hay médicos que recomiendan introducirlas a partir de los 6 meses. Sin embargo, otros sugieren esperar hasta los 12 meses por el potencial alergénico de estas frutas.

A los 12 meses

Que-frutas-puede-tomar-el-bebe-segun-su-edad

Las frutas más recomendadas para niños de 1 año son: duraznos, albaricoques, nísperos y melocotón, entre otras.

A partir de los 12 meses

Algunos pediatras recomiendan que luego del año de vida, se incluyan frutas rojas en la dieta del niño. Sin embargo, otros consideran que son muy alergénicas y las recomiendan después de los 15 meses.

A partir de los 24 meses

Los frutos secos son muy recomendados para niños de 2 años en adelante.

¿Cómo preparar una papilla de frutas?

  • Al momento de escoger la fruta, debe estar lo más madura posible. Evita comprarlas verdes.
  • Debes lavarlas muy bien.
  • Es mejor pelarlas, cortarlas en trozos pequeños y retirarle las semillas, huesos y pepitas.
  • Cocina la fruta, bien sea al vapor o con agua hirviendo.
  • Una vez que esté cocinada, pásala por el triturador de alimentos hasta conseguir una mezcla sin grumos.
  • Sirve la mezcla en un plato y déjala enfriar antes de alimentar a tu bebé.
  • Evita agregarle azúcar, es suficiente con la que aporta la fruta madura. No es saludable acostumbrar al bebé a los sabores dulces, este hábito podría llevarlo a desarrollar obesidad en el futuro.
  • Puedes combinar distintas frutas para que tu bebé experimente diferentes sabores.

Conoce: ¿Cuál es la leche para niños más saludable?

Papillas de frutas para bebés

Receta 1: papilla de mango y manzana

Papilla-de-mango-y-manzana-para-tu-bebe

Ingredientes

  • 1 taza de mango picado.
  • 1 taza de manzanas peladas y en trozos.

Preparación

  • Limpia la fruta y pícala en trozos pequeños.
  • Añade media taza de agua en una olla de vapor.
  • Pon a cocer la manzana y el mango unos 2 minutos hasta que estén tiernos.
  • Introduce la mezcla en un procesador de alimentos o licuador hasta que esté suave.
  • Coloca la mezcla en un plato y déjala enfriar antes de dársela a tu bebé.

Receta 2: papilla de plátano, pera y manzana

Ingredientes

  • 1/4 de manzana.
  • La cantidad que desees de pera.
  • 1/4 de plátano.
  • Medio vaso de agua.

Preparación

  • Retira la piel de la fruta y pícala en trozos pequeños.
  • En un cazo, añade agua y deja cocinar la pera y la manzana durante 15 minutos. Después, retira la olla del fuego.
  • En un recipiente, coloca la manzana y la pera cocidas junto con el plátano.
  • Añade el medio vaso de agua y aplasta las frutas hasta que quede sin grumos.

Si tu pediatra lo permite, puedes añadir media taza de cereales para incluir más hidratos de carbono en la alimentación de tu pequeño. Prepara estas papillas de frutas a tu bebé y verás cómo su nutrición mejora.

  • Marion M. Hetherington, C. Schwartz, J. Madrelle, F. Croden, C. Nekitsing, C.M.J.L. Vereijken, H. Weenen, A step-by-step introduction to vegetables at the beginning of complementary feeding. The effects of early and repeated exposure. Appetite, Volume 84, 2015, Pages 280-290, ISSN 0195-6663, https://doi.org/10.1016/j.appet.2014.10.014.
  • Fisher, J. O., & Dwyer, J. T. (2016). Next Steps for Science and Policy on Promoting Vegetable Consumption among US Infants and Young Children. Advances in nutrition (Bethesda, Md.), 7(1), 261S-271S. doi:10.3945/an.115.009332 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4717881/
  • Vegetable and Fruit Acceptance during Infancy: Impact of Ontogeny, Genetics, and Early Experiences (2016). Mennella JA, Reiter AR, Daniels LM. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26773029