Beneficios de bailar con tu hijo

Una de las formas más fáciles de hacer ejercicio con tus hijos es poner música alegre y empezar a bailar con ellos. Está comprobado que el baile es una actividad que ayuda a controlar la mente y el cuerpo de problemas como el estrés, la ansiedad, la tristeza y muchos otros síntomas negativos que se pueden presentar en el día a día. Pero además de ayudar a nivel emocional, bailar es una de las formas más provechosas de ejercitarse sin necesidad de caer en las rutinas deportivas que suelen ser bastante aburridas.

Cuando fomentamos el baile en nuestros hijos, les estamos enseñando un buen hábito que les hará desarrollar destrezas en el futuro, pero también les estamos aportando muchos beneficios a su salud. Compartir baile con los más pequeños es una buena actividad que favorece tanto a los padres como a los más pequeños. ¿Quieres más razones para bailar con tu hijo?

Mejora la flexibilidad y su salud

Uno de los mayores beneficios que tiene el baile para los más pequeños es que mejora su salud y los previene de diferentes trastornos. La danza implica un movimiento constante que les ayuda a mejorar la flexibilidad de su cuerpo y además, es una gran forma de prevenir problemas como el sobrepeso y la obesidadBailar con tus hijos es una gran forma de que ambos pierdan peso y se motiven a mejorar sus hábitos alimenticios.

Desarrolla sus capacidades físicas

Caminar descalzos

Cuando se practica frecuentemente el baile con los niños, ellos mejoran sus habilidades de movimiento, tienen mejor estado físico y el hecho de practicar pasos repetitivos y coordinados, es algo que estimula su desarrollo psicomotor.

Eleva la autoestima

El baile es una de las mejores formas para elevar la autoestima de nuestros hijos, ya que a través de él podemos destacar sus cualidades y darles una imagen positiva sobre su cuerpo. Estudios demuestran que el baile puede ayudar a que los niños se recuperen de un problema emocional significativo como la pérdida de una mascota o un ser querido.

Hace niños más sociables

la-gastroenteritis-en-los-niños

Cuando bailamos con nuestros niños mejoramos su autoestima y su autoconfianza para relacionarse con las demás personas. El baile es una gran forma de integrar a nuestros hijos con otros niños, para que mejoren su capacidad de comunicación y aprendan sobre el respeto en sí mismos y para con los demás.

Mejora sus capacidades intelectuales

Cuando fomentamos el baile en nuestros hijos desde una temprana edad, el niño refuerza su autoconfianza en su capacidad creativa y esto le permite desarrollar cualquier tipo de talento ya sea relacionado al baile u otra disciplina.

El baile es una forma increíble de fomentar la creatividad en los niños, además de ayudarlos a ser más estructurados, centrados y enfocados en las cosas, ya que al asimilar los pasos de baile, su cerebro forma estructuras, que con el paso del tiempo serán de gran ayuda para actividades de su vida cotidiana y escolar.

Es un excelente ejercicio cardiovascular

El baile es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que podemos realizar, ya que además de divertirnos un buen rato también nos ayudará a quemar calorías. Obviamente este gran beneficio es tanto para los más pequeños como para los más grandes.

Bailar frecuentemente durante más de media hora es ideal para mantener un peso sano, fortalecer los músculos, mejorar la elasticidad, prevenir enfermedades del corazón, mejorar la circulación, entre otros.

Produce felicidad

autoestima niños

Bailar con los niños les permite sentirse más alegres, ya que esta actividad permite que se liberen las energías acumuladas durante el día. Si dedicas por lo menos media hora al día para bailar con tu hijo, hallarás en esto una gran forma de compartir juntos y sentir una sensación de bienestar en el hogar.

¡Recuerda!

Motivar a tus hijos a que se ejerciten y se diviertan a través del baile es una forma de contribuir a su salud y bienestar. Es muy importante hacer esta actividad como algo divertido, ya que de esta forma los niños lo verán como una forma de juego y querrán practicarlo con más frecuencia.

Aunque el baile es un gran estímulo para los niños, no se debe caer en el error de someterlos a practicar esta disciplina si ellos no quieren. Tampoco se debe controlar su peso o condición corporal para practicar algún tipo de baile, ya que esto puede generar consecuencias negativas a nivel físico y mental del pequeño.  La danza debe ser una actividad estimulante y relajante, nunca debe hacerse por obligación.

Finalmente recuerda que tus palabras de aliento y motivación juegan un papel muy importante en el desarrollo de sus destrezas en esta disciplina. No importa cuántas veces el niño sienta que lo hace mal, lo importante es alentarlo y enseñarle a hacerlo bien para que disfrute al máximo de esta actividad y descubra todos los beneficios.