Beneficios de beber agua con el estómago vacío después de levantarte

Al romper el ayuno nocturno con agua nuestro organismo se hidrata y empieza la jornada saciado, por lo que podremos controlar más fácilmente la cantidad de alimentos que consumimos durante el día

El agua es uno de los elementos más importantes que componen nuestro organismo y se estima que el cuerpo contiene entre un 55% y 78%, dependiendo de su tamaño.

Muchos aún ignoran el papel que desempeña este preciado líquido en la salud pues, a menudo, se prefieren otro tipo de bebidas para calmar la sed e hidratarse.

Lo cierto es que el agua tiene un poder sanador que ningún otro líquido puede ofrecer y quienes logran incorporarla en su vida como un hábito diario pueden gozar de los múltiples beneficios que tiene para prevenir y combatir una gran cantidad de afecciones.

¿Estarías dispuesta a beber agua después de levantarte? Su consumo justo en el primer momento del día puede hacer maravillas por el cuerpo y la salud en general.

Por esta razón, hoy vamos a revelarte sus virtudes y todo lo que logras al incorporarla en tu vida.

Mejora la actividad cerebral

cerebro sano

El consumo de agua es la forma más idónea para hidratar el organismo y apoyar cada una de sus funciones.

El cerebro es uno de los órganos que más se beneficia con una adecuada hidratación, ya que esta permite que sus células se oxigenen y, a su vez, lo ayuda a mantener alerta.

Salud renal

Los riñones requieren de una cantidad importante de líquido para funcionar en óptimas condiciones y así deshacerse de los desechos a través de la orina.

Tomar agua en ayunas es una forma de apoyar su trabajo, en especial cuando se sabe que está sobrecargado en tareas.

Visita este artículo: 10 alimentos que favorecen tu salud renal

Buena digestión

Buena-digestión

Un solo vaso de agua en ayunas puede contribuir a combatir afecciones del sistema gastrointestinal como, por ejemplo, el estreñimiento.

Su ingesta se requiere para la adecuada disolución de los nutrientes y gracias a ello el organismo los puede absorber para transportarlos a las células que la necesitan.

Desintoxicación

El organismo día a día acumula grandes cantidades de sustancias de desecho que no necesita para trabajar y que, de no ser eliminadas, pueden originar muchas enfermedades crónicas.

Cuando se bebe agua después de levantarse se apoya el proceso de eliminación de toxinas y de este modo se contribuye a depurar el cuerpo y aumentar el metabolismo.

Piel saludable

Los primeros signos de la deshidratación se pueden notar en la piel puesto que esta pierde iluminación y empieza a sufrir de resequedad.

Adoptar el hábito de tomar agua en ayunas garantiza la buena salud de la piel al ayudar a mantener su elasticidad y firmeza.

Bajar de peso

Bajar-de-peso

Aunque no podemos afirmar que el agua sea un “quemagrasas” natural, lo que sí podemos decir es que es un apoyo imprescindible para aquellos que están tratando de adelgazar.

Al tomarla en ayunas el organismo siente una mayor sensación de saciedad y durante el resto del día es más sencillo controlar la ingesta de calorías.

Protege los músculos y las articulaciones

Aportarle agua al cuerpo antes de ingerir cualquier otro alimento o bebida es una de las mejores maneras de lubricar los músculos y las articulaciones para que funcionen sin problemas en cada una de las actividades del día.

Más energía

Después de la noche, es probable que el cuerpo despierte deshidratado. Al no tener líquido suficiente las células no reciben la oxigenación necesaria y tanto los músculos como el cerebro se pueden ver afectados.

Al proporcionarles agua a primera hora del día se estimula un mayor flujo de oxígeno y esto recargará de energías tanto en lo físico como en lo mental.

Lee también: Cómo llenar tu hogar de energía positiva

¿Cómo empezar a tomar agua en ayunas?

Cómo-empezar-a-tomar-agua

Al principio puede ser un poco complicado adoptar este hábito, sobre todo porque el cuerpo no está acostumbrado. Por ello, se aconseja empezar con uno o dos vasos hasta lograr ingerir 4 vasos antes del desayuno.

Después de su ingesta, tendrán que pasar 30 o 45 minutos para comer un desayuno o tomar otro tipo de bebidas.

Es importante tener en cuenta que el consumo de agua se debe hacer de forma tranquila y gradual, ya que si se toma toda la cantidad recomendada de un solo golpe puede provocar efectos negativos.

Durante el resto del día también se puede ingerir más agua para potenciar sus beneficios, pero no se debe tomar en exceso porque puede provocar sobrehidratación y mayor sobrecarga de trabajo para los riñones.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar