Beneficios de comer huevo regularmente y cómo prepararlo

A pesar de su mala fama, el huevo es un alimento muy nutritivo que nos ayuda a fortalecer los huesos y mejora la memoria, por lo que lo deberíamos incluirlo en nuestra dieta sin miedo.

El huevo es un alimento con un alto valor nutricional, rico en proteínas, ácidos grasos Omega3, vitaminas y minerales que lo hacen básico para la dieta. Existen muchos mitos alrededor de comer huevo regularmente, y esto ha hecho que muchas personas se abstengan de comerlo. Sin embargo, con el paso de los años se han realizado diferentes estudios y se ha determinado que el huevo es un alimento muy nutritivo e ideal para incluir en la dieta en todo tipo de preparaciones. Vamos a desmontar el mito, ¡sigue leyendo!

¿Cuáles son sus propiedades?

El huevo es un alimento que, a pesar de aportar pequeñas cantidades de nutrientes al organismo, su consumo regular tiene un gran valor nutricional. Ofrece múltiples beneficios que vale la pena disfrutar incluyéndolo más en la dieta y sin temor a que afecte nuestra salud.

  • Es rico en proteínas: cuenta con todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita
  • Previene los problemas oculares debido a sus contenidos de luteína y caxantina
  • Son ricos en vitaminas del grupo B (B1, B3, B12, ácido fólico y biotina), A, E y D
  • Son fuente de colina, un aminoácido esencial para el sistema nervioso
  • Tiene minerales como el selenio, el zinc, el fósforo o el hierro

Beneficios para la salud de comer huevo regularmente

Por sus propiedades, el huevo es muy beneficioso para la salud. Es especialmente recomendado para deportistas, mujeres embarazadas y adultos de la tercera edad. Veamos algunos de sus mejores beneficios.

1. Aumenta la energía

Por sus proteínas y grasas saludables, comer huevo regularmente ayuda a mantener el cuerpo con los niveles de energía necesarios para las actividades diarias.

2. Ayuda a reducir de peso

Este beneficio se debe a que el huevo es un alimento con un gran valor nutricional, debido a que es rico en proteína, ácidos grasos omega 3, vitaminas y minerales. Ayuda a mantener la sensación de saciedad por más tiempo y reducen la ansiedad de comer en exceso. Por ello se recomienda incluir con más frecuencia los huevos al desayuno. Cabe aclarar que, como todas las “dietas”, solo funcionarán si se lleva una dieta saludable y rutinas de ejercicio.

3. Mito del colesterol

El huevo ha sido acusado durante muchos años de aumentar el colesterol malo (LDL). Afortunadamente, los diferentes estudios que se han realizado actualmente han demostrado que el huevo no afecta directamente al organismo. La Fundación Hipercolesterolemia lo aclara:

Los principales responsables dietéticos del aumento de los niveles de colesterol en sangre (y en particular del colesterol perjudicial, el c-LDL) son las grasas saturadas y las parcialmente hidrogenadas (también llamados ácidos grasos trans). Por ello, restringir el consumo de este tipo de grasas es más beneficioso para el perfil lipídico del plasma sanguíneo que reducir el colesterol de la dieta. Aunque la mayor parte de los alimentos ricos en colesterol suelen ser también ricos en grasas saturadas, el huevo no lo es.

4. Protege el corazón

La colina que posee el huevo ayuda a reducir los niveles de homocisteína en la sangre, un aminoácido tóxico que daña los vasos sanguíneos.  Las vitaminas, minerales y ácidos grasos omega 3, ayudan a proteger el corazón, reduciendo el riesgo a sufrir ataques cardíacos y derrames cerebrales.

Corazon

Ver también: Consejos para cuidar la salud del corazón

5. Fortalecen los huesos

La vitamina D y el calcio de los huevos fortalecen los huesos y, gracias a esto, previene problemas de salud como  la osteoporosis.Memoria

6. Mejoran la memoria

La colina que contienen los huevos es un nutriente esencial que estimula el desarrollo y la función cerebral. Se relaciona con el mejoramiento de la memoria y nos ayuda a estar alertas.

7. Protegen la vista

El huevo contiene dos antioxidantes llamados leutin y zeaxantina, que se relacionan con la protección de la vista contra el daño que producen los rayos UV.

¿Cómo preparar los huevos?

El huevo es un alimento muy versátil que podemos preparar de múltiples maneras. Las formas más comunes de prepararlos son:

  • Cocido. Se coloca en agua y se pone a fuego lento hasta que hierva. Una vez hierva se deja durante un par de minutos más, se retira del fuego, se le quita la cáscara y se consume
  • Frito. Se vierte en un cazo, preferiblemente con aceite de oliva y un poco de sal
  • Revuelto. Lo ponemos en una sartén como si fuera frito, pero lo revolvemos con una cuchara y si queremos le añadimos cebolla, tomate, ajo, salchicha, carne o lo que queramos
  • Tortilla. Batimos muy bien el huevo antes de introducirlo a la sartén, la freímos con un poco de aceite de oliva y listo

Huevo-frito

Otras formas de consumir huevo… ¡batidos!

La yema de huevo suele ser más nutritiva si la consumimos cruda. Obviamente a nadie le agrada la idea de consumir yema cruda, es por eso que a través de algunas recetas la podemos aprovechar.

Batido de frutas

Necesitarás:

  • 1 huevo
  • 100 ml de leche de coco
  • 1 cucharada de miel
  • 1 plátano
  • 6 fresas

Batido de huevo y chocolate

Necesitarás:

  • 1 cucharada de esencia de chocolate
  • 1/3  de taza de agua
  • 1 huevo batido

Si eres vegano o vegana te dejamos un artículo para que no renuncies al “huevo” y te hagas tus propias recetas. ¿Te animas a probarlo?

  • Huevos – Fundación Hipercolesterolemia Familiar. Colesterolfamiliar.org. 2018. https://www.colesterolfamiliar.org/habitos-de-vida-saludables/dieta-y-nutricion/huevos/
  • Kassis, N. M., Beamer, S. K., Matak, K. E., Tou, J. C., & Jaczynski, J. (2010). Nutritional composition of novel nutraceutical egg products developed with omega-3-rich oils. LWT - Food Science and Technology. https://doi.org/10.1016/j.lwt.2010.04.006
  • Miranda, J. M., Anton, X., Redondo-Valbuena, C., Roca-Saavedra, P., Rodriguez, J. A., Lamas, A., … Cepeda, A. (2015). Egg and egg-derived foods: Effects on human health and use as functional foods. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu7010706