Beneficios de dibujar para los más pequeños

¿Conoces los beneficios de dibujar para tu niño? Te invitamos a conocerlos. El dibujo es ideal para que desarrolle grandes habilidades motrices y mentales. También fortalece el aprendizaje y el desarrollo psicológico y emocional.

Los beneficios de dibujar son muchísimos y a los niños les encanta. No les preocupa el qué dirán, no tienen prejuicios para mostrar sus dibujos, ni barreras emocionales o mentales cuando dibujan.

Con unos cuantos colores y papel,  tu niño puede hacer magia. Algunas veces solo veremos algunos trazos. En otros momentos verás en tu niño a un futuro Salvador Dalí. Además, te puedes sumar a la actividad creadora y estrechar vínculos con tu hijo. ¿No te parece genial?

Pequeños trazos, grandes beneficios

Niños dibujando con un lápiz-
Fomentar la creatividad es uno de los principales beneficios de dibujar.

El dibujo les permite fortalecer el lado racional de su cerebro, el izquierdo, y el lado emocional y creativo que corresponde al lado derecho. Al igual que sucede con el juego, dibujando el niño siente el placer del movimiento.

Cuando un niño domina el movimiento y controla el trazado gráfico madura a nivel psicológico, motriz, intelectual y afectivo. Dibujar es una gran habilidad que podemos incentivar en los niños desde bebés.

El dibujo es una técnica muy completa, ideal para sumar a la educación de nuestros hijos, igual que la música. Por esta razón, te dejamos los beneficios que dibujar trae a los niños, para que animes a tu pequeño artista.

1. Incentiva la imaginación y creatividad

Ellos ignoran lo que son las palabras plasmadas en un papel, por eso puedes verlos caer en la fascinación, cuando observan cuentos con muchos colores y dibujos. Es prácticamente el idioma que entienden.

Cuando tu niño comienza a dibujar, abre paso a la imaginación. Al plasmar trazos en una hoja comienza a representar personajes y objetos que elige de su entorno. También comienza a verbalizar lo que realiza.

Utiliza sus dibujos como soporte de historias increíbles y fantásticas producto de su imaginación. Aprovecha para explora el mundo de tu pequeño, pregúntale por sus dibujos, te sorprenderá la riqueza de su inventiva.

Tal vez te interese: La importancia de alimentar la creatividad de nuestros hijos

2. Desarrolla la coordinación cerebro, ojo y mano

Niño dibujando con diferentes pinturas de colores.
La coordinación es otro beneficio que aporta dibujar en los más pequeños.

Los primeros trazos que plasma no tendrán sentido. En ese momento el niño no ha desarrollado la coordinación entre el cerebro, el ojo y la mano. Por eso su dibujo carecerá de orden y sentido y se saldrá de la hoja de papel.

Deja que tu niño tome el lápiz como quiera, está experimentando. Hará mucha presión sobre su mano, los trazos los hará moviendo el brazo desde su hombro y, a veces, también moverá todo su cuerpo como si estuviera bailando con el lápiz.

Poco a poco, el niño va perfeccionando el dibujo. Descubre que los movimientos que realiza, están relacionados con las líneas que va dibujando en el papel. Dibujar desarrolla la motricidad fina, ya que avanza en el movimiento de los dedos, lo que facilitará más adelante el proceso de la escritura.

3. Marca el crecimiento del niño

Mano de un niño dibujando y pinturas de colores.
El tipo de dibujo marca las diferentes etapas por las que van pasando los niños.

Los dibujos también tienen etapas y procesos, como cuando el niño camina o comienza a hablar. El dibujo pasa por etapas mientras el niño va creciendo y madurando. El niño comienza con trazos descontrolados.

A partir de los 18 meses aproximadamente, le sigue la etapa donde las líneas son más ordenadas, que dura hasta los 3 o cuatro años. Luego, vienen los dibujos preesquemáticos hasta los 6 años de edad.

Es la etapa del inolvidable humano cabezón, un círculo que representa la cabeza y dos líneas verticales que representan las piernas, comunes en esta etapa.

En cuanto haga la primera representación de si mismo y su familia, te garantizamos que literalmente “morirás” de amor.

4. Estimula la concentración y el sentido de observación

Entre los beneficios de dibujar también se encuentra el incentivo a la concentración  y la constancia. Les ayuda a organizar sus ideas y la percepción de lo que lo rodea, ya que el niño recurre a lo que conoce para dibujar.

Esto también estimula el sentido de observación. Hace que el cerebro trabaje en este proceso para lograr representar la realidad en el papel. Fomenta el desarrollo de la percepción visual y del pensamiento abstracto.

5. Favorece su inteligencia emocional

Colorear o pintar favorece la inteligencia emocional de los niños, ya que los niños aprenden a identifican emociones que luego pueden plasmar en el papel con sus colores.

Entre los beneficios de dibujar esta que se refuerza la salud mental de los pequeños. Esta actividad los tranquiliza y los calma, los despeja de problemas o de situaciones complicadas que percibe a su alrededor. Les permite divertirse y disfrutar.

Cuando los niños empiezan a dominar el trazado gráfico, va madurando psicológica, emocional, motora y afectivamente. Ello contribuye con la formación de su personalidad.

Leer más: 3 claves maravillosas para educar a tus hijos en inteligencia emocional

 6. Fortalece su autoestima

Dibujar, pintar o colorear fortalece su autoestima. Los niños buscan destacar con sus proezas artísticas. Eso les trae alegría y satisfacción. Sienten que están haciendo algo importante.

Entonces nos regalan con mucho orgullo sus primeras líneas. Para ellos representa algo histórico y para su desarrollo también. Por eso es tan importante alentarles y aplaudir sus obras de arte.

Aprovecha esa ocasión para demostrar interés por lo que pintan y hacen. Dibujar es una de sus primeras formas de comunicación y expresión. Están explorando un nuevo lenguaje.

7. Desarrolla la sensibilidad

Niño dibujando con un lápiz en una hoja.
Los niños transmiten sus emociones con el dibujo.

A través del arte, los niños van creando puentes entre sus sentimientos y sus conocimientos. Uno de los beneficios de dibujar es que tu niño al plasmar una imagen en un papel, está modificando el mundo que lo rodea y su experiencia con el mismo.

El dibujo le da la oportunidad al niño de crear y desarrollar la sensibilidad. Estará más dispuesto al aprendizaje, gracias a la capacidad expresiva que obtiene en cada trazo.

8. Une a la familia

Por si fuera poco, a los beneficios de dibujar también se suma que estrecha los vínculos familiares. Dibujar junto con sus padres o hermanos es una manera también de estimular el afecto y la conexión.

Aprovecha toda ocasión en la que puedas dibujar junto con tu hijo. A tu hijo pequeño le fascinará ver a mamá, papá y hermanos sumados a esa fiesta de colores.

¿Qué esperas para repartir hojas de papel, pinturas y lápices de colores en las manos de todos?

Para potenciar los beneficios de dibujar

Nunca obligues a tu niño a dibujar, si eso no es lo que quiere en ese momento. Desde que son bebés, puedes acercarlos a las pinturas de colores que pueda regar sobre un papel, pero sin forzar la situación. Respeta su ritmo, ya llegará el día en que dibujar o pintar capten su atención.

El dibujo es una actividad que debe disfrutar plenamente. Deja que escoja los colores y lo que quiera dibujar.

Permítele crear con libertad. Luego aprovecha la ocasión para que te explique lo que dibuja. Además de deleitarse con sus fenomenales explicaciones, estimularás el desarrollo del lenguaje.

Siempre felicita a tu niño por los dibujos que ha hecho. Verás cómo crece la confianza en sí mismo y fortaleces sus aptitudes artísticas.

Y por supuesto, identifica cada obra de arte con su nombre. No sabes si estás ante la presencia de un futuro genio de la pintura. Para ti, ya es un artista inigualable.

  • Feldman, Jean RAutoestima para niños: juegos, actividades, recursos, experiencias creativas. Alfaomega, 2002.
  • López, Moises MatóEl baúl mágico: Imaginación y creatividad con niños de 4 a 7 años. Ñaque, 2006.
  • Pallás, Maria del Carmen Martorell, et al. "Convivencia e inteligencia emocional en niños en edad escolar." European Journal of Education and Psychology 2.1 (2009): 69-78.