Beneficios de escuchar música para la salud

23 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
La música es un complemento cada vez más recurrente en los hospitales, ya que contribuye a disminuir el dolor y favorece la producción de endorfinas.

Escuchar música es una de las actividades más placenteras que podemos realizar. La música es capaz de hacernos sentir emociones, revivir otras, soñar, pensar, hacer catarsis, crear, divertirnos e incluso nos ayuda a conectar con los demás. Claramente, se trata de una una actividad muy beneficiosa, pero ¿cómo se enumeramos todo el bien que nos hace? Veámoslo a continuación.

Escuchar música es eficaz para aliviar el dolor

Mujer feliz

  • La música lenta ayuda a disminuir la respiración y el ritmo cardíaco, lo que evita la sensación de angustia.
  • Puede reducir el dolor crónico de una variedad de enfermedades dolorosas, como la artrosis y la artritis reumatoide. De hecho, la musicoterapia forma parte de programas de tratamiento para este tipo de pacientes.
  • Suele ayudar a quienes padecen migrañas. Contribuye a combatir la cefalea crónica y reducir la intensidad y duración de los dolores de cabeza crónicos, como indica esta investigación publicada en la revista Ene, en el año 2016.
  • Por tanto, se puede afirmar que la terapia musical se utiliza habitualmente en los hospitales para:
    • Reducir la necesidad de medicación durante el parto.
    • Disminuir el dolor posoperatorio.
    • Complementar el uso de la anestesia durante la cirugía.

Esto ocurre porque la música sirve como distractor, da sensación de control y hace que el cuerpo libere endorfinas para contrarrestar el dolor.

Reduce la presión arterial

Al escuchar música relajante en la mañana y la tarde, las personas con hipertensión pueden lograr reducir su presión arterial y mantenerla baja. Ello se desprende de un estudio publicado en la Revista Cubana de Psicología en el año 2003.

Lee este artículo: ¿Por qué mantener la presión arterial baja previene el fallo cardíaco?

Acelera la recuperación después de un accidente cerebrovascular

Según deduce Ávila de un estudio publicado en 2014, una dosis diaria de tus melodías favoritas puede acelerar la recuperación de las hemorragias o parálisis debilitantes.

Cuando los pacientes con accidente cerebrovascular escuchan música un par de horas cada día, la memoria verbal y la capacidad de atención suele mejorar.

Favorece tu inmunidad

Los científicos explican que la música puede crear una experiencia emocional positiva y profunda que conduce a la secreción de las hormonas de estimulación inmunitaria. Esto, a su vez, contribuye a una reducción de los factores responsables de la enfermedad. 

Asimismo, escuchar música también puede disminuir los niveles de cortisol, la hormona relacionada con el estrésLos niveles más altos de cortisol pueden conducir a una disminución de la respuesta inmunitaria.

La música produce un incremento de varias hormonas: la serotonina, la dopamina y la oxitocina.

Aumenta el rendimiento de la memoria y el aprendizaje

Niño tocando violín

Escuchar música o tocar un instrumento puede favorecer el aprendizaje.

En el caso de la música de Mozart y la barroca, activan el cerebro izquierdo y derecho. La acción simultánea del cerebro izquierdo y derecho maximiza el aprendizaje y la retención de información.

Por otro lado, al estudiar se activa el hemisferio izquierdo, mientras que la música activa el hemisferio derecho del cerebro.

Además, las actividades que se acoplan a ambos lados del cerebro, como tocar un instrumento y cantar, hacen que el cerebro sea más capaz de procesar información.

Lee también: Cómo elegir un instrumento musical para tu hijo

Incrementa la concentración y la atención

Como sostiene Tobar en un artículo publicado en Revista EducAcción en 2013, la música relajante mejora la duración y la intensidad de la concentración. Esto, además, sucede en todas las edades y niveles de habilidad.

Mejora el movimiento y la coordinación del cuerpo

Baile para tonificar las piernas

Finalmente, la música reduce la tensión muscular y el movimiento del cuerpo y mejora la coordinación. Asimismo, desempeña un papel importante en el desarrollo, mantenimiento y restablecimiento de la función física en la rehabilitación de personas con trastornos del movimiento.

En resumen, la música es un fenómeno cultural que influye directamente en nuestro estado de ánimo. Escuchar música logra, además, que se activen partes de nuestro cerebro de manera beneficiosa para nuestra salud. Por último, hace que liberemos endorfinas, lo que siempre nos hace sentir mejor.