Beneficios de la sopa de miso

¿Sabías que, gracias a sus ingredientes, la sopa de miso puede protegernos contra infecciones, ayudarnos a reducir los niveles de colesterol malo e incluso prevenir enfermedades coronarias?

La sopa de miso es una receta japonesa que puede ayudar a prevenir enfermedades. Un plato muy nutritivo elaborado a base de miso, tofu, cebolla, zanahorias, algas y otros vegetales. Sencillo, pero que aporta grandes beneficios a nuestro organismo.

El miso es una pasta de color pardo hecha con soja, legumbres o cereales y sal marina. La mezcla se somete a un largo proceso de fermentación láctica que dura entre unos 6 y 36 meses. Para ello es esencial la acción de un hongo muy específico, el Aspergillus Orizae. 

Tipos de miso

Aunque la base del proceso de elaboración sea la misma, hay diferentes tipos de miso. Dependerá, básicamente del tiempo de fermentación:

  • Miso blanco: con una fermentación de un año, aproximadamente y un sabor suave.
  • Miso rojo: su fermentación se prolonga dos años.
  • Miso negro: tiene tres años de fermentación.

El miso se suele utilizar como condimento. Pero también es la base de una sopa que aporta infinidad de nutrientes y que es todo un aliado para nuestra salud.

Nutrientes que aporta la sopa de miso

Sopa de miso

La sopa de miso es baja en grasa y una buena fuente de fibra y proteínas. Además, contiene isoflavonas de la soja, que pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

En la sopa de miso se encuentran vitaminas del grupo B. También es rica en antioxidantes, como las vitaminas A y C, que ayudan a proteger de los radicales libres, y reducen el riesgo de padecer enfermedades como el cáncer.

Y además de ello, la sopa de miso es una fuente de vitamina K y ácido fólico, así como de minerales como el potasio, calcio, magnesio y selenio.

Hay que resaltar que gracias a la soja, la sopa de miso aporta ocho de los aminoácidos esenciales. Por ello, es un plato  muy completo de proteína vegetal y proporciona proteínas saludables y muy pocas grasas saturadas, por lo que es una opción mucho más saludable que las carnes grasas.

Gracias al tofu, contenido en la sopa, aporta ácidos grasos omega-3, ácidos grasos esenciales que el cuerpo necesita para una salud óptima.

Lee también: Todo sobre los ácido grasos omega 3

Beneficios de la sopa de miso

Sopa de miso

La sopa de miso contiene nutrientes que apoyan el sistema inmunitario gracias al tofu, el miso y las algas contenidas en la sopa, que ayudan a proteger el cuerpo de enfermedades y mantenerlo sano. Las vitaminas A y C también ayudan a mejorar nuestras defensas y nos protegen de infecciones

Por su parte, los ácidos grasos son importantes en el funcionamiento cognitivo y en el crecimiento. También pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, ayudando a rebajar el colesterol malo, aumentando el colesterol bueno y disminuyendo la presión arterial.

Esta sopa no solo ayuda a controlar los factores de riesgo para desarrollar enfermedades del corazón. El omega-3 también puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon, mama y próstata.

Y aún hay más, porque la sopa de miso es de fácil digestión, por lo que es una buena opción para las personas que tienen problemas digestivos. El tofu es fácil de digerir y las algas promueven la salud intestinal y ayudan a eliminar las toxinas de los intestinos.

Aprende a elaborar fideos de arroz con salsa de tofu y pimiento

Una receta sencilla de sopa de miso

La sopa de miso se puede preparar de diferentes maneras. Te explicamos una muy sencilla y muy rápida, pero que es deliciosa.

Ingredientes

  • 1 litro de agua
  • 15 g de alga wakame deshidratada
  • 175 g de tofu
  • 3 cucharadas de miso
  • Verduras al gusto (puede ser cebolla, puerro, zanahoria, repollo, et)

Preparación

  • Poner a hervir el agua y echar las algas para que se hidraten.
  • En un poco de agua caliente, disolver el miso.
  • Añadir en el caldo el tofu y las verduras y cocinar 5 minutos. Se puede dejar más tiempo si se desea que las verduras estén muy hechas.
  • Retirar del fuego y añadir el miso, removiendo bien.

Como ves, es una receta muy sencilla, que necesita pocos ingredientes y que es deliciosa. Además, es nutritiva y aporta muchos beneficios a tu organismo. ¿Qué más se puede pedir?